Wednesday, December 01, 2010

1 de Diciembre

Nan (Goldin) y Brian in bed, 1981

Día Mundial contra el SIDA



epicentro (Fernando Gordillo, 2009)



...más de 25 años de Pandemia.
Rock Hudson lo hizo público cuando aún causaba pánico desde dar la mano hasta el mismo aire que se respiraba.
Hoy, que convihvimos con el VIHrus, ...más que nunca:



Silencio = Muerte.


Rechazo = Muerte.



Jimmy Somerville - From This Moment On

14 comments:

theodore said...

Lo que te deja patidifuso es la cantidad de imprudentes (me refiero al colectivo gay que es el que conozco, aunque el hetero seguro que tampoco se queda muy atrás) que pululan por ahí y que se niegan a usar protección con la excusa de que el condón les quita sensibilidad o les baja el morbo. Eso si que es una vergüenza. Es bueno hablar del SIDA en voz alta y que se acaben los silencios y los rechazos, pero también para intentar educar a muchos descerebrados...o si no hay manera, ponerse a salvo de ellos.

Un abrazo.

senses and nonsenses said...

respecto a este tema, creamos un debate muy interesante en esta entrada:
http://unviajeimposible.blogspot.com/2007/12/gift.html

Educación: si no, no hay manera...

Uno said...

Qué feo se volvió todo de repente.

Un abrazo

senses and nonsenses said...

feo es el asunto Wikileaks

theodore said...

Me he leido el post anterior y sus comentarios y realmente fue interesante, si. Gracias por poner el link. Eso me pasa por haberte conocido tan tarde, jeje.

Un abrazo.

Maribel said...

Senses, que razón llevas, sin educación no hay stop que valga, aunque ahora se pueda vivir con el sida no deja de ser una enfermedad muy grave.
Un beso violeta,
Maribel

pe-jota said...

Esto enlaza perfectamente con lo que expuse anteriormente de la libertad perdida, todo se vino abajo, ya nada volvió a ser lo mismo.

pon said...

ecuerdo muy bien a gente a la que dejaba de ver un año y de repente se habían convertido en fantasmas, en espectros andantes, peor que yonkis, auténticas sombras humanas. Recuerdo a mi amigo Chanus que suplicaba que alguien le tocara, nadie le tocaba ya por miedo al contagio. Recuerdo a Ana, yonki, puta y contagiada que no conseguía suficiente para una dosis porque los clientes no querían hacerlo con condón y ella no quería contagiar, y tenía que comerse el mono y el virus. Recuerdo a Chema y Aurora, él le contagió a ella después de una incursión a una sauna gay, y ella se quedó con él, muriéndose los dos juntos, quién nos va a cuidar.
Recuerdo cómo llegó el jaco y justo después el Sida, y cómo entre los dos arrasaron a una generación entera de gente joven y buena. Gente que no sabía por dónde le venían las hostias pero se las llevaron todas en el mismo lado. Y recuerdo cómo algunos estamos sanos de puto milagro.
Vaya mierda.

CRISTINA said...

Educación, información, respeto, medicinas...
Y muchos cuidados y mucho amor, como los que necesitan todas las personas que están enfermas.
He releído aquél debate y sigo sin entender esas formas de hacer y de vivir con algo tan tremendo como el sida...qué pena todo...

Justo said...

Fue meternos en un túnel oscuro y gigantesco, de repente.. enfrentarnos con el dolor a pelo.

(Los amigos infectados, su dificultad para compartir el sufrimiento, y la nuestra; y la incertidumbre siempre de lo que habíamos hecho aquella noche.. y la visita triste a los centros de salud, compensada por el alivio de ver que no teníamos nada, que duraba poco, porque enseguida nos volvía -nos vuelve- a asaltar la duda).

Está claro que hace tiempo que se ve la salida, aunque no haya nunca que bajar la guardia. Pero trato de ver lo positivo: el movimiento LGTB rebrotó con una fuerza inusitada tras este calvario, es como si el dolor se hubiera transformado en rabia y en coraje..

M.Eugenia said...

Afortunadamente, sida no es igual a muerte, por lo menos en el primer mundo, en otros lugares del planeta la cosa cambia.

Como siempre, lo mas importante es educar e informar.
Saludos

senses and nonsenses said...

gracias por vuestros comentarios.
me ha encantado leeros, que llevo varios días sin encender la máquina...

no entro en los imprudentes, en la relajación de costumbres frente a la enfermedad, ni otros kamikazes varias. sólo he leído entre líneas aquel interesante post. pero no estoy seguro si hoy firmaría todo lo que dije.

yo perdí muy pronto a Fernando y a Iñaki. con 21, y apenas 30 años...
mis amigos (mis hermanas), los tres juntos dimos nuestros primeros pasos en el ambiente gay.
ya desde entonces me siento como un superviviente.
después se fueron tantos...

Educación, educación, y educación...

senses and nonsenses said...

gracias por vuestros comentarios.
me ha encantado leeros, que llevo varios días sin encender la máquina...

no entro en los imprudentes, en la relajación de costumbres frente a la enfermedad, ni otros kamikazes varias. sólo he leído entre líneas aquel interesante post. pero no estoy seguro si hoy firmaría todo lo que dije.

yo perdí muy pronto a Fernando y a Iñaki. con 21, y apenas 30 años... mis amigos (mis hermanas), los tres juntos dimos nuestros primeros pasos en el ambiente gay.
ya desde entonces me siento como un superviviente.
después se fueron tantos...

Educación, educación, y educación...

Aventurer@ said...

El Sida se encuentra a la vuelta de la esquina, siempre hay que estar alerta, con educación y prevención y medicación se puede combatir la enfermedad...en los países desarrollados.Pero para lo que en el primer mundo puede significar curación, en los paises subdesarrollados apenas hay posibilidades de sobrevivir...
ni siquiera existe una minima educación...