Sunday, November 28, 2010

Sunday Girl 2: Candy Darling

Candy Darling

Candy, porque le encantaban los dulces, Darling, porque así le llamaba un amigo suyo con el que vivía, que siempre le decía:
«Come on, let’s go, candy, darling»
Un nombre mucho más glamouroso que el de James Lawrence Slattery que le pusieron al nacer. Cuando su madre le preguntó si era verdad que solía ir a un bar gay de Nueva York travestida, ella fue a su cuarto y volvió totalmente vestida como una chica, que era el género con el que se identificaba. Candy Darling fue una pionera: un jovencito que osó vivir como mujer en un mundo que aún no estaba preparado para ello.



¿...es la hermana de La Prohibida?: No. Es Candy Darling: la Musa de Warhol, considerada la mujer más atractiva de la Factoría. Había pasado su infancia viendo viejas películas clásicas por TV, donde aprendió a imitar a sus actrices favoritas: Rita Hayworth, Joan Bennet, Lana Turner, y Kim Novak. Siempre supo que no era un niño, y sabía que tendría que construir durante toda su vida la mujer que llegaría a ser. Su sueño era ser como la Kim Novak de Picnic, Vértigo, o Me enamoré de una bruja.
Andy como Candy. Se conocieron en 1967 en un after-hours, y desde entonces fue su favorita dentro de la Factoría. Warhol se empeñó en convertirla en algo así como una rutilante Star, pero del Underground. Aparece en la mítica Flesh, con Joe Dallesandro, y en Women in Revolt (ambas de Paul Morrissey), junto a Holly Woodlawn y Jackie Curtis, una parodia del feminismo que pretendía mofarse de Valerie Solanas, una venganza personal contra la fan que disparó a Andy Warhol.
Candy Darling frecuentaba más el Off-off neoyorkino, tenía su propio espectáculo de cabaret e hizo teatro underground, con sus amigas Jackie Curtis y Holly Woodland, Patti Smith o Robert De Niro, pero la pudimos ver también en pequeños papeles en Klute, de Alan J. Pakula, con su amiga Jane Fonda, o en Mortadela, de Mario Monicelli, junto a Sophia Loren.




Candy representaba como nadie el esplendor y la fantasía de las antiguas estrellas de cine. Ni hombre, ni mujer: musa, estrella e icono. Fue fuente de inspiración para sus amigos Warhol y Tennessee Williams, que le dio un papelito en una de sus obras; Lou Reed compuso Candy Says pensando en ella; los fotógrafos más famosos del mundo querían inmortalizarla. Antony Hegarty utilizó una fotografía suya para la portada de su álbum I Am A Bird Now.

El retrato más famoso de Candy Darling es el que le hizo Peter Hujar el día de su muerte, posando para la cámara desde la cama del hospital donde murió. Murió de leucemia en 1974, con sólo 29 años. Los médicos dijeron que debido probablemente a las hormonas que había estado tomando durante años.

Candy on her deathbed

«Cuando lean esto, ya me habré marchado.
Desgraciadamente, antes de mi muerte no me quedaban deseos de vivir. Incluso con el apoyo de todos mis amigos y de mi prometedora carrera, me siento demasiado vacía como para continuar con esta existencia irreal. Estoy tan aburrida de todo... Podría decirse que estoy mortalmente aburrida. Puede sonar ridículo, pero es verdad...
Ojalá nos volvamos a encontrar todos de nuevo.
Adiós por ahora. Os quiere siempre....
Candy Darling


Lou Reed & The Velvet Underground - Candy Says

Candy says I've come to hate my body
and all that it requires in this world.
Candy says I'd like to know completely
what others so discreetly talk about.
I'm gonna watch the blue birds fly over my shoulder.
I'm gonna watch them pass me by
Maybe when I'm older.
What do you think I'd see
If I could walk away from me?
Lou Reed

http://www.candydarlingsuperstar.com/
Beautiful Darling: The Life and Times of Candy Darling, Andy Warhol Superstar. de James Rasin.
http://www.beautifuldarling.com/
http://www.warholstars.org/stars/candy.html
Through Candy-Colored Glasses. by Mike Taylor.
I am a bird girl now. http://saludcomunitaria.wordpress.com/

8 comments:

theodore said...

Una vez más te felicito por otra entrada tan bien hilada y trabajada. No sabía mucho de Candy, y cómo no, me he quedado fascinado, sus "ultimas palabras" me parecen tan tristes como coherentes con una (corta) vida como la suya. Y dejó un precioso cadaver.

El único pero (y perdona por la corrección) es que el álbum de Antony se llama solamente "I am a bird".

Marcho raudo a ver los demás enlaces. Un abrazo.

senses and nonsenses said...

ooops!
corregido.

theodore said...

Jajaja, pues corrige de nuevo, sorry, que con el pavo que tengo me he comido el "now". I am a bird now. Anda que me sientan bien los domingos, jaja.

Sorry again.

M.Eugenia said...

Impresionante Senses. Sobre todo veo a Candy como icono, como me hubier gustado estar detras de la cámara y hacerle unas fotos.
Besos

Uno said...

Qué dura la vida de las Candys.
Estupenda entrada.

Otro abrazo

senses and nonsenses said...

todo el mundo quiso retratarla. era bellísima, y fue un bello cadáver.
si la vida de las Candys es dura, imagínate ser "icono" de la Factoría Warhol. ...aunque quizá en los 60 era el mejor lugar del mundo para no sentirse un bicho raro.

abrazos.

pe-jota said...

Merecido homenaje de una estrella aquí poco conocida pero de la que los anglosajones no se han olvidado.

Y por cierto ya puedo reinventarme lo que estaba preparando, cosas que pasan.

Justo said...

No la conocía.. la he tenido que ver, por lo menos en el Flesh, pero se me pasó.

Qué guapísima era.. pero me ha dejado muy triste, la canción de la Velvet, la foto final y sus palabras.