Tuesday, September 25, 2007

La escalera



La escalera (Staircase, 1969) es la primera película de temática gay que recuerdo haber visto. No la he vuelto a ver, pero quería acercarla hasta aquí. Aunque era muy niño, me llamó la atención la tragicómica historia de estos dos hombres. Claro.
Hoy he descubierto, no lo sabía, que fue dirigida por Stanley Donen.


Rex Harrison y Richard Burton viven juntos desde hace más de 20 años en el piso superior de una peluquería -donde trabajan como peluqueros-, que pertenece a uno de ellos. Su monótona y decadente vida transcurre entre la rutina diaria de su negocio en el West End londinense y el cuidado respectivo de sus madres. Uno de ellos, a pesar de ser peluquero, se está quedando calvo; y tiene que dedicar gran parte de su tiempo al cuidado de su inválida y posesiva madre que lo atosiga constantemente. El otro era un actor de cuarta fila ya en declive acosado por la policía y que teme que lo encarcelen.
Les vemos discutir, lanzarse reproches y rencores acumulados a lo largo de los años, como si fueran un auténtico matrimonio. Estamos inequívocamente ante una pareja gay, pero en ningún momento se verbaliza, no se habla de ello. Estamos en el mismo año de Stonewall, los sucesos que dieron origen al Orgullo Gay: era impensable en esta época ver a dos grandes estrellas del cine y de la escena inglesa interpretando un rol homosexual. Aunque no se dice explícitamente, tampoco parece probable que un simple compañero de piso se muestre celoso o llegue a amenazar con romper más de 20 años de convivencia porque éste sea investigado por la policía por "conducta inmoral".




La escalera es una película sobre la homofobia en una época especialmente homófoba: se negaba hasta la más mínima mención, aunque todo fuera tan evidente. Es difícil aceptarse a sí mismo o lograr una relación estable de pareja cuando la Ley, y todo, está en contra: homofobia social y familiar, pero homofobia incluso dentro de la propia pareja, que se ve obligada a ocultarse, lo que les hace vulnerables a cualquier presión externa.
En una escena, se ve a una mujer en la calle que sostiene una pancarta que dice: “Jesús te ama”,
Richard Burton le dice: “Eso será a usted”.
No sé si la película habrá envejecido, pero será curioso ver como eran las cosas hasta antesdeayer mismo. El momento que vivimos hoy es de privilegio respecto a épocas anteriores, único en la Historia podríamos decir. Pero no debemos perder la pespectiva. Quizá en Londres ya no, pero muchísimos homosexuales siguen sufriendo todavía historias similares de rechazo y ocultamiento en pueblos y ciudades pequeñas.



Staircase, 1969. Trailer v.o.

24 comments:

Fran said...

No puedo estar más de acuerdo contigo.
Creo que hay que estar orgulloso del momento que hoy vivimos en relación a la homosexualidad, aunque todavía quede mucho por hacer, claro.
Enhorabuena por tu post...
¡¡y por tu Thinking Blogger Award!!

CRISTINA said...

Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices.

En cuanto a la peli ¡¡no la he visto!! Es más, ni la conocía.
La busco en la fnac y pongo remedio rápido.

Besos

Alfredo said...

No la conocía. Estremece pensar en la represión de otros tiempos. Y si eso era en el Londres ye ye de los sesenta, aquí -eran los tiempos del Invicto- lo mas que se permitía era al vecino del quinto, y como fenómeno de feria. Pensemos, por otra parte, que la actual "libertad" no es irreversible, hay que cuidarla y defenderla.

Capitán Harlock said...

.

Pues sí, tienes mucha razón. No podemos relajarnos y siempre viene bien mirar un poco hacia atrás para darnos cuenta de lo bien que estamos ahora, de lo mal que se estuvo antes y, como comentas, lo mal que pueden estar pasándolo personas como nosotros. Aún queda mucho por hacer.

Y aquí la crítica que hizo Shangay Lily sobre la obra que recientemente fue representada en España.

Un beso.

Capitán Harlock said...

.

Ay, se me ha olvidado decir que me ha dado alegría ver a estos dos actores en una misma película, con el morbazo que me daban los dos en Cleopatra (la de Joseph L. Mankiewicz).

No sé si será porque enseñaba las piernas o porque llevaba sandalias, pero es la única película en la que Rex Harinton me parece atractivo. Bueno, también puede ser porque formaba una pareja senior-joven con la Taylor, y ya sabes cómo me gusta esa combinación .

Más besos

Cuquita la Pistolera said...

Es cierto todo lo que dices, y coincido con Alfredo en que hay que cuidar y proteger lo que se ha logrado porque nada en la historia es irreversible. Hay avances y retrocesos continuamente.

Por otro lado, la libertad de Londres está todavía muy alejada de la realidad que se vive en México, por ejemplo, donde todavía existen terribles casos de asesinatos de gays y que quedan absolutamente impunes.

Saludos

Antinoo Libre said...

La peli es imprescindible. Me la descubrió el director de un
cine club con el que hace años, en mi etapa militante, organizábamos un ciclo de cine gay. Una de esas obras q se adelantan a su época, y eso ya es mucho. Aunque el mérito del guión está en el autor de la obra en la que está basada, Charles Dyer.
Besos!

Senses & Nonsenses said...

claro que debemos alegrarnos de la situación actual. celebrarlo orgullosos. y hay que hacer de ello una realidad visible, porque el momento que vivimos tiene trampa, aún no es el ideal. falta una generación, o dos (...siendo idealista, si antes no se va todo a la mierda).
como dice Alfredo, la actual "libertad" (diría tolerancia más bien) no es irreversible, hay que defenderla y cuidarla.
dificultades hay en méxico, ...y en polonia, egipto, irán, (ah, que en irán no hay homosexuales...). en realidad, lo excepcional, lo nuevo, es esto (...que si nos lo cuentan antes no damos crédito).

sip, está basada en una obra de teatro de Charles Dyer, quien también escribió el guión de la peli. es más, el personaje que interpreta Rex Harrison tb se llama Charles "Charlie" Dyer, con lo que es fácil suponer que de algún modo u otro es un texto autobiográfico. digo yo...
y sí, leo que hay una adaptación teatral reciente en españa de josé luis pellicena.

ekiots said...

pues no la conocía y desde luego que me gustaría hacerme con ella...
y secundo todo lo que has dicho en el anterior comentario... todavía queda mucho por hacer....
besos...

Vulcano Lover said...

Joo, hace tanto tiempo que la vi... Era muy pequeño yo, así que no la vi ni con conciencia reflexiva ni crítica ni nada... Sería cuestión de "revisitarla"

Besos.

MAX Y LULA said...

Por lo que cuentas, ésta peli me recuerda un poco a la de Lemmon y Matthau de la extraña pareja. Parece que aprovechando el tirón de la primera, se lanzaron al agua con ésta, pero no debió de tener mucho éxito en España...¡qué digo, seguro que estuvo censurada! ¿lo estuvo?

iñaki said...

quiero ver esa pelicula!
a veces me asombro de la cantidad de casuntos que desconocemos. me gustan estoas articulos pq, de alguna forma, ponen remedio a nuestra ignorancia...

por otro lado es curioso el efecto que te deja el libro o la pelicula que te descubre que no estas solo ante tu homosexualidad. a mi me ocurrio con el lenguaje perdido de las gruas de leavitt. a partir de su lectura me desprendí de ese terrible sentimiento; estar solo en el mundo

un-angel said...

Creo que yo tambien la vi cuando era pequeñito y no me enteré demasiado, sería interesante volverla a ver...
Un besote, guapo.

mismilcosas said...

Tu blog es todo un libro abierto, arte, cine, teatro... Me encanta pues asi voy tomando notas de cosas y luego investigo jejeje

Muas :)

Caronte said...

ni siquiera la conocía, y me resulta curioso que no se diga de forma explícita, lo que me recuerda la escena de las ostras y los caracoles de "espartaco"...

1 abrazo.

Silencio said...

A veces es extraño, cuando te abraza alguien el la calle y aun se siente un poco de miedo, aun heterosexuales pueden recordar que besarse en el coche era causa de acoso, pinche policias que no pueden besarse en sus patrulla, si, un día se terminará y podriamos darnos esos besos que antes solo se daba la gente en antros de muy mala muerte.

y solo eran besos... demonios.

ManuelKawamaS said...

muero por ver esa movie, jeje

y yo beso a todo mundo siempre, aunke kreo ke me da miedo eso de los polis todavia je

Francisco Joaquín Marro said...

DEL MISMO AÑO DE MIDNIGHT COWBOY, QUE POR CIERTO NO ES NADA TIMIDA, SERIA INTERESANTE COMPARARLAS

Arkturo said...

yo la primera película de temática gay quizá fué, Caminando sobre el agua, y precisamente, la temática nos se verbaliza, todo es implicito y dirigido con mucha elegancia. También, fué la primera película quie renté... y que me alegró mucho de ver.

tengo que ver esa cinta, tu a que edad la viste?

@ELBLOGDERIPLEY said...

Es posible que la viera, pero no la recuerdo bien, hace mucho, y tengo que revisarla. Es una que los dos están discutiendo todo el rato,¿no? ¿Es del 69, no? A partir de finales de los 6o y sobre todo en los 70, se empieza a abordar el tema más explícitamente. Y las primeras (algunas no teniendo éste tema siquiera como eje central), son muy valientes para la época. Estoy a la espera tb. de ver "Victim", con Dirk Bogarde, que me la compré. El cine inglés es bastante innovador en este tema, luego da el salto a hablar de parejas inter-raciales con "Mi hermosa lavandería", o habla de parejas conflictivas y "asimétricas" como en "Prick up your ears"...
Pues en algunos países, como dices, e incluso en algunos pueblos y sitios pequeños, el tema no ha cambiado tanto, podría hacerlo aún mucho más. Yo opino que también...
Un abrazo.

el chico de la chaqueta azul said...

no la conocía así que tendré que hacerme con ella por lo que dices en la entrada..un abrazo

Muegano. said...

Wow! No he visto la película, ciertamente tendré que buscarla. Y de acuerdísimo, hay que salir orgullosos por lo que hasta ahora hemos conseguido y seguir exigiendo (porque por derecho nos corresponde) lo que aún nos falta de este lado del océanooo! ;)

Senses & Nonsenses said...

no diría que es el mismo ejemplo que las ostras y caracoles de Espartaco, o el ama de llaves de Rebeca, que podríamos decir que es "celuloide oculto" por utilizar el título de un libro que contaba ejemplos similares.
no he visto Victim (adoro a dirk bogarde), pero El sirviente de losey tb tiene un subtexto homo muy interesante de analizar.

esta película tiene más que ver con Midnight Cowboy o con Thelma&Luoise (aunque no estabáis muy de acuerdo): es decir, que una relación homoerótica se sustituye por una relación de amistad.
en este caso, aunque la recuerdo mal (era un niño y tpc tenía mucha capacidad crítica), pero recuerdo estar pendiente (por qué sería!?) de si en algún momento se dice algo: en absluto, parecen dos compañeros de piso, pero duermen juntos... incluso uno le recrimina su amaneramiento y la relación con su madre. por esto hablaba de homofobia social y homofobia entre homosexuales con homosexuales. aunque esto es un tema más complicado....
era una época que parece que ni se podía decir la palabra tabú: HOMOSEXUAL

gracias a todos por vuestros comentarios.
de nuevo, ha sido un post muy interesante.

pe-jota said...

No la he visto, aunque como sabes comparto contigo el posicionamiento combativo, no se puede ni debe bajar la guardia, todo es demasiado frágil, y la libertad se conquista día a día.