Tuesday, September 18, 2007

El Club de los 27



En un blog tan necrófilo como este (...el que me está quedando), hoy, aniversario de la muerte de Jimi Hendrix, no podía pasar por alto una de las leyendas más conocidas de la historia el rock. La coincidencia de la muerte a la edad de 27 años en extrañas circunstancias de una serie de estrellas emergentes del rock. Esta leyenda ha dado nombre a lo que ya se conoce en el mundo de la música como El Club de los 27. Creía incluso, lo juro, que este post ya estaba hecho.


Jimi Hendrix - Hey Joe

Casi todos han pasado ya por este viaje imposible.
Brian Jones, el fundador de los Rolling Stones, es el primero de la lista, con el que empezó a forjarse la leyenda. El 3 de julio de 1969 moría ahogado en la piscina de su casa. Era el tímido guitarrista que siempre estaba en segundo plano, el más experimental de todos, y el que antes se cansó de la banda. Su muerte sigue siendo un misterio. A Jagger y Richards les molesta que se les pregunte sobre ello. El reciente biopic sobre su vida tampoco aclara mucho al respecto. Se suicidó? ...un asesinato? o simplemente es que iba tan colocado que se cayó a la piscina? ...como sostiene la versión oficial.

Jimi Hendrix está considerado como el mejor guitarrista de la historia del rock. El creador del sonido del rock de su tiempo. Murió tal día como hoy hace 37 años. De nuevo, existen también diferentes versiones sobre su muerte. Parece, es la versión más extendida, que murió en su propio vómito causado por una sobredosis de alcohol y pastillas para dormir.

Janis Joplin
Unos días después, el 4 de octubre de 1970, Janis Joplin, la cantante más carismática de la historia del rock, moría víctima de una sobredosis de una heroína de extrema pureza. A las pocas horas después de su muerte desaparecieron las jeringuillas de su habitación, con lo que de nuevo se volvía a especular con la muerte de una estrella del rock: los medios de comunicación dijeron que alguien acompañaba a Janis en ese momento. Dejó en herencia a sus amigos 600 dólares para que celebraran su muerte con una fiesta.


The Doors
Jim Morrison, poeta maldito y líder de The Doors, se sumó al “Club de los 27” el 3 de julio de 1971, exactamente dos años después de la muerte de Brian Jones, con lo que se cerraba el círculo. Su cuerpo fue encontrado en el baño. Aunque la versión oficial diría que fue un ataque del corazón, esta muerte si que se ha mitificado: hay teorías que van desde la sobredosis, hasta que no hay ningún cadáver enterrado en su lápida del cementerio parisino de Père-Lachaise, y sigue viviendo en el anonimato o en París o en Los Angeles. Poco antes de morir había declarado en una entrevista: “Primero fue Jimi, después fue Janis... están hablando con el tercero”. La leyenda estaba servida.

Después de estas cuatro muertes se dieron muchas vueltas de tuerca a esta siniestra coincidencia: que si todos llevaban una J en su nombre, que si las extrañas circunstancias de su muerte (aunque morir a los 27 años ha de ser inevitablemente una extraña circunstancia), también se habló del mito de Saturn Return (una canción de R.E.M., y una teoría astrológica que daría para otro post: ...morir para renacer), y se siguió la estela de los músicos que habían muerto a la misma edad. Se toma como referencia, a Robert Johnson (1911-1938), un guitarrista de blues que tuvo el dudoso honor de inaugurar este selecto club. En el supersticioso Mississippi se decía que este guitarrista había vendió su alma al diablo a cambio de convertirse en un virtuoso de la guitarra y ocho años para disfrutarlo. Curiosamente los Rolling Stones, Jimi Hendrix, aunque también Bob Dylan, hicieron versiones de algunas de sus canciones. Tiene una canción ‘Hellhound on my Trail’ (algo así como, el cancerbero tras mi rastro) que contribuyó a instaurar la leyenda. Aunque el diablo vino en forma de una sífilis galopante, para no variar, también existen otras teorías en la wikipedia, como que fue envenenado.

Mucho más tarde, el 5 de abril de 1994, los miembros del club dieron la bienvenida a Kurt Cobain, que es hasta ahora la última "gran" incorporación. El líder de Nirvana, la última super-star del rock, se suicidó pegándose un tiro en la cabeza con una escopeta. Tampoco aquí faltan teorías: desde una depresión y una recaída en la heroína que le hubieran llevado al suicidio, el deseo de querer ingresar en tan selecto club, hasta la acusación a Courtney Love de inducción al suicidio por una parte importante de la opinión pública, como conjeturan los fans enfebrecidos de la banda. Y si no hay coincidencias... se buscan. Aunque no llevaba J en su nombre, era zurdo como Hendrix, y aunque nació en Aberdeen se movió pronto a Seattle, ciudad natal de Hendrix, que tenía una escena punk importante.


Nirvana - Smells Like Teen Spirit

En fin, hubo otros que murieron antes de esa edad: Sid Vicious, Ian Curtis, Ottis Redding; Marc Bolan a los 29; y en la treintena no faltan ejemplos como Michael Hutchence o Bob Marley, Andy Gibb, Mama Cass Elliot o Karen Carpenter. En la historia del rock sobran los ejemplos de los que siguieron la filosofía del "vivir rápido, morir joven y ser un bello cadáver". Algunos ya pasaron por este viaje imposible, otros estarán. No obstante, todos estos cantantes, rutilantes estrellas del rock, no murieron, pasaron a la inmortalidad.

16 comments:

Caronte said...

curioso...he llegado a leer que san Jimi y Jim Morrison estaban "fichados" por la CIA y sus muertes no fueron tan accidentales como parecen, al igual que la de Cobain(odio a su viuda),de todas formas me parece que lo de Jimi fue que tuvo una sobredosis que no era mortal pero los que estaban con él tuvieron la feliz idea de sentarlo y echarle la cabeza hacia atrás, lo que provocó que se asfixiara con su vómito,para fostiarlos a todos, vamos...

Genial post.

1 abrazo

CRISTINA said...

Me llama la atención que todos ellos murieron ya hace mucho tiempo. Y aunque gente de 20 o 25 años no los escuchen, para el resto sí que su música y ellos mismos están presentes. Como tú dices consiguieron pasar a ser inmortales.

Vulcano Lover said...

Te sonará extraño, sabes? pero fui a ver la tumba de Morrison en París... qué cosas, no??? (de paso también vi la de Chopin, que está a escasos metros, dicho sea de paso).

Besos

JLO said...

Que nenes no?... todos monstruos... gigantes...

Todavía lo extraño a Kurt...

hermes said...

Brian Jones, para mi era el más auténtico de los Stones, de hecho se habían separado poco antes de su muerte para formar su propia banda, ´con un Rithin and blues más puro, los stones ya eras puro comercio.
Y quien puede olvidarase de Mama Kas o de Janis Joplin y de tantos otros, todos ellos forman parte de mi santoral particular hace años.

Un beso.

un-angel said...

Bueno, mas que necrológica es la crónica de aquellos que no van a marcharse nunca porque siguen entre nosotros.
Como siempre, un pasote de post, majete.
Un abrazo grande.

Francisco Joaquín Marro said...

tal parece que no se puede acceder a la inmortalidad sino a traves de la tragedia. Nuestros dioses más autenticos siempre descienden primero a los infiernos. En fin...

MAX Y LULA said...

El que murió ahogado por su propia vomitona fue Bonn Scott, de los AC/DC. En un video sobre Hendrix, hablaban unos amigos de él sobre su muerte: según ellos, cuando tienes un viaje, ves dos puertas, una de ellas te lleva a la muerte. Hendrix se fue por esa puerta. En cualquier caso, la estimación clínica fue: sobredosis.

herr Boigen said...

Creo que me tengo que morir ya este año para entrar también al magnífico panteón. Sólo que yo no toco la guitarra :O

@ELBLOGDERIPLEY said...

Fabuloso Post, fabuloso...Aunque soy más especialista en plan cine que música...y tal vez, no sé, un poco más de Europa que de América, pero no lo sé. Si saltamos a Europa, hay más de dos y tres suicidios en nombre de esos "Viajes Imposibles", que algunos no llegaron a completar: el precoz de Luigi Tenco (del cual algunos acusaron a su novia por entonces, Dalida) y el posterior, de estrella ya consagrada, que carga a cuestas con algo en vida que no acaba nunca por soportar: la propia Dalida. Se me ocurre a bote pronto, y en más campos. Son vidas tan intensas...que a veces se convierten en auténticos embolados, pero eso también usted y yo lo hemos visto en cine:-)
Ante todo, decir que aquí el que tiene que seguir vivo para escribir éstas fabulosas entradas y localizar tan excelentes vídeos musicales, es usted caballero. Más que un viaje imposible, es un viaje gustoso de su mano.
Un besote.

Muegano. said...

Wow! Pues yo he descubierto esa extraña coincidencia con este blog...me gustan esos descubrimientos, aunque este sea ciertamente mdio necrófiloooo ;)

Senses & Nonsenses said...

jo, no me digas eso, que estoy muy sensible a las teorías conspirativas (siempre que no vengan de El Mundo y el PP). lo cierto es que hubo cosas raras: la jeringuilla letal de Janis que desapareció, no se pudo hacer la autopsia al cuerpo de Morrison, lo de Hendrix parecería una negligencia. sus discursos eran peligrosos para la época, incómodos para los estamentos fácticos. no me extrañaría nada, nada, nada....

si este blog sirve para que alguno de 20 conozca a los + grandes de la época dorada del rock (y alguna que otra película antigua) ya me parece que ha servido para algo.

gracias a todos por vuestras aportaciones y por vuestras palabras, así dan ganas de seguir.
besos.

pe-jota said...

Como me conoces un poco, ya sabes de mi sentido del humor, jejejejeje, y en estos casos está claro que dejaron un bonito cadáver, ya sabes vive deprisa y muere joven.
mitos y leyendas configuradas entorno al rock, la intensidad de todos ellos era demasiado fuerte, en el fondo la vida se les escapaba en cada arpegio, en cada letra, vivieron más de lo que muchos de nosotros llegaremos a vivir.

pon said...

Pienso como Pejota, se bebieron la vida a tragos inmensos, las llamas se quemaron en su propio fulgor.

El 25 de septiembre de 1980 murió John Bonham, batería de Led Zeppelin, a causa de una asfixia provocada por su propio vómito en una borrachera descomunal, estaba en la mansión de Jimmy Page, legendario guitarrista del grupo. Bonham apareció sentado en un sofá con la cabeza hacia atrás, ahogado, el hecho de que estaba gordísimo podría haberle impedido moverse a tiempo, además del tremendo nivel de alcohol en sangre que tenía.
Por echarle humor esta necrológica, esto de morirse en un vómito tiene muy poco glamour; lo de la heroína viste más, tiene más connotaciones de desesperación y búsqueda.
Excelente post, cómo te lo curras cahval.

pon said...

Que se me ha olvidado, a mi la que me mata es Janis. Me pone los pelos como escarpias.

Zelig said...

Excelente post amigo. Saludos