Thursday, April 12, 2007

Little Joe Dallessandro


Dije que diría cómo nacieron estos placeres prohibidos que nacen como torres de espanto... Aunque no fui un niño gay -hasta los 13 no fui consciente de mi curiosidad por los chicos-, puedo recordar momentos turbadores de mi más tierna infancia que ya revelaban una extraña atracción. Uno de esos momentos es cuando cayó en mis manos esta foto del que aún tardaría bastantes años en saber su nombre, Joe Dallesandro.
Sería fácil hacer poesía barata sobre lo que ocurrió en el interior de mi pantalón cuando vi la foto, y aunque algo desconcertado por ello, eso no me impidió seguir desafiando la ley de las dos dimensiones fotográficas intentando descubrir que se escondía tras la pierna del niño; pusiera la foto como la pusiera sólo se veía una mancha negra que mi imaginación iba alimentando. Sólo tenía 10 años, así que la escena no acabó como algunos ya estáis imaginando. Pero algo cambió. En esa época para mí el súmmum del erotismo era este póster de Farrah Fawcett-Majors que colgaba en mi habitación. Muy poco tiempo después quité el póster de la pared y Farrah pasó a empapelar mi carpeta de clase. Nunca pensé colgar a Joe Dallesandro en la pared, pero sí que lo arranqué de la revista y lo escondí secretamente -sin saber muy bien por qué- en un Atlas. Algo en mi interior sabía, más bien lo sabe ahora, que en ese momento sustituí una imagen por otra.


La vida de Joe Dallesandro merece un post: creció en orfanatos, y la calle fue su mejor escuela, allí creció como un pequeño delincuente: pequeños hurtos, robo de coches, hasta que le ofrecieron dinero por posar desnudo para una pequeña publicación de culturismo para consumo gay. Se presentó a una prueba para una película y conoció a Paul Morrisey y Andy Warhol que pronto le ofrecieron trabajar en sus películas. De pequeño delincuente pasó a ser en poco tiempo el Rodolfo Valentino del Cine Underground.
La imagen de Joe Dallesandro impresionó a otros muchos antes que a mí. A todos impactaba por su belleza y por su naturalidad: Norman Mailer, Tennessee Williams..., uno de los 10 hombres más bellos que el fotógrafo Francesco Scavullo (autor de la foto) había fotografiado nunca, el actor cuya interpretación en Trash sirvió a George Cukor para entender qué es lo que significa ser un drogadicto. Se convirtió en todo un símbolo de la época: Dallesandro también es el Little Joe del Walk On The Wild Side de Lou Reed, y la entrepierna de la portada del Sticky Fingers de los Rolling Stones.


Unos años más tarde, gracias a santa Pilar Miró, pude ver en la televisión pública las tres películas de la Trilogía que hicieron famoso a Joe Dallesandro (y lo que escondía la entrepierna). En una época que dominaba el culto al cuerpo femenino, Warhol y Morrisey ponen el acento por primera vez en el cuerpo masculino, y más concretamente en el pene de Dallesandro (en contraposición al cine pornográfico que exaltaba el pubis femenino).
En la primera secuencia de Flesh (1968), que dura varios minutos, Joe aparece completamente desnudo, sólo con un lazo (podéis adivinar dónde). Era el primer desnudo integral de un hombre en una película. Era imposible fijarse en lo que decía, no podías dejar de (ad)mirar su belleza, su espontaneidad, el cuerpo que él exhibía con toda naturalidad. Una desinhibición que hacía que se le notara más cómodo incluso cuando interpretaba sin ropa que con ella. La película para mí fue impactante. Estaba en mi salida particular del armario. Por primera vez oía hablar de que todos eramos bisexuales, de prácticas homosexuales en vez de orientaciones o condiciones sexuales. Un tema por cierto vigente en la actualidad.
La naturalidad, el carisma, la sinceridad que proyectaba hizo que multitud de fans le escribieran ofreciéndole ayuda, protección, con propuestas de todo tipo, asumiendo que el joven llamado Joe en las películas y el Joe de la vida real eran la misma persona.


Trash, 1970, es probablemente la mejor de las tres, la peli con más entidad. Fue considerada "una obra maestra" y "la mejor película del año" según la revista Rolling Stone (y la que probablemente haya superado mejor el paso del tiempo). La película cuenta la historia de Joe, un heroinómano que vive con su novia, el travesti Holly Woodlawn. Creo recordar que era una crítica mordaz a la sociedad de consumo con bastante mala leche. Heat, 1972, me pareció la más flojita, cuenta las relaciones de Joe con una actriz de serie B madura y su hija lesbiana.
Estas tres películas componen las joyas del imperio Warhol, y pretenden reflejar la escena underground más marginal y los personajes que la pueblan. Joe Dallesandro representó en las tres a hombres-objeto, rol que tradicionalmente ocupa(ba) la mujer. En Flesh Dallesandro se prostituye para conseguir dinero para su esposa que a su vez dará a su amante. En Trash la pareja protagonista quiere concebir un niño para obtener el subsidio de la seguridad social por tener hijos, algo impensable puesto que ella es un travesti, y en Heat es la recuperación de la fama lo que mueve al personaje de cama en cama.


Se fue a Europa cansado de que siempre le asociaran con la factoría Warhol y revitalizar así su carrera como actor. Y aunque fue tratado como una estrella, ya que era conocido por la famosa trilogía, no pudo escapar de esa imagen de icono sexual. Su primera escena en una película europea fue una lluvia dorada, y la película de la que él se siente más orgulloso, Je T’Aime Moi Non Plus de Serge Gainsbourg, es la historia de Joe, un camionero gay, y una camarera bastante andrógina (la confunde con un chico la primera vez que la ve de espaldas), Jane Birkin, con la que sólo puede mantener relaciones sexuales si son anales. Esta película es de la que Joe se siente más satisfecho de las 18 en las que ha intervenido, piensa que es una película de culto que está esperando a ser redescubierta para convertirse en un clásico. Para mí es infumable, no creo que pase a la Historia del Cine, como sí lo ha hecho la canción que dio título al film, que cantaban a dúo Serge Gainsbourg y Jane Birkin.
En 1980 regresó a Estados Unidos, pero desde entonces sólo ha hecho pequeños papeles entre los que podemos destacar Cotton Club de Coppola o Cry Baby de John Waters.


Joe Dallesandro nunca ha podido escapar de su fama como una Warhol Superstar, ni al poder que su imagen abiertamente erotizada ha ejercido sobre generaciones sucesivas. Soy un claro ejemplo de ello. Es más que un actor, es un icono, un símbolo. El primer hombre que se paseó desnudo a través de una pantalla, liberó al macho desnudo como un objeto de belleza en el cine. Liberó nuestras fantasías prohibidas al mostrar su cuerpo como objeto de deseo. Le gusta decir en las entrevistas que todo lo que tuvo que hacer en las películas de Warhol/Morrissey fue mostrarse.

Los mismos personajes veinte años después.



Lou Reed - Walk On The Wild Side

20 comments:

Miguel Cane said...

¡Ah! ¡Los iconos!

-- y curiosamente, la cierta empatía de temas...-

Joe nunca hizo gran cosa por mí, aún si descubrí relativamente pronto de qué iba la Factory.

De ese lugar, mis figuras icónicas eran Edie, Nico y Brigid "La Duquesa" Berlin, a la que de hecho acabé por conocer un día y me llevó en un tour de tres horas, por las distintas factories y su memoria.

Puedo decir que el primer hombre que me hizo arrancar una foto de revista y guardarla (no en un Atlas, pero sí entre las repisas de un librero) era Warren Beatty, de joven. Cuando vi Esplendor en la hierba, como a los once años, simplemente enloquecí, igual que Natalie Wood... era imposible evitarlo.

Con el tiempo, descubrí esa joya llamada Mujeres Enamoradas de Ken Russell, donde Alan Bates -- a quien he amado tiernamente desde entonces- y Oliver (¡ese salvaje!) Reed, tienen un encuentro profundamente homoerótico y en cueros. Desde ese momento, mi pasión por Bates se volvió irreversible.

Siempre soñé con ser un Warhol Superstar. Gracias por el recuerdo.

Y yo sí, sí fui niño gay. Y todo mundo dice que lo recuerda...

Abrazos hasta Babilonia
(¡Ya falta menos!)

Gwynette said...

La foto de Joe con el niño, siempre me encantó !!!!!

Saludos de alcachofa

Capitán Harlock said...

.

Hum... No conocía a este chico. He debido estar muy despistado para no apreciar semejante talento.

Menos mal que estás ahí para ponerme al día de tantas cosas que debiera conocer.

Un beso.

J. H. said...

Siempre ha sido uno de mis mitos eróticos!

Seven said...

LIndas fotos, son artisticas. te seguire visitando.

tu visitame.

te agregare a mis conatctos ojala no te moleste
cuidate.

Óscar said...

Las fotos son increíbles, pero claro, con ese hombre hasta las fotos más feas se convierten on joyas... la de cosas que me pasaron por la cabeza al leer esta entrega... Un abrazo

cristina said...

Es guapo, guapo de verdad, este chico. Sin embargo, a mí no me dice nada...vamos que soy chica y muy hetero pero que no me pone...
Precioso el post anterior, senses. Muy bonito el poema y muy bonita la foto. Y citando a Cernuda y dado que son las tres de la mañana, me despido y me voy a la cama:
"adiós, dulces amantes invisibles,
siento no haber dormido en vuestros brazos.
Vine por esos besos solamente;
guardad los labios por si vuelvo"

Max de Winter said...

El torso de Joe en "Flesh" es la portada del primer lp de The Smiths, no sería el único personaje de la factoría warhol que usarían para portadas de sus discos.

el juntacadáveres said...

que iteresante... por qué siempre aprendo algo en tu blog? jejeje... que chido no? me agrada....
saludos!!!

Ninoschka said...

gracias por haber pasado a saludarme... y sip... tal vez lo preguntaré a Dios por el día y la noche, por la fraternidad... pero pienso que sería más importante preguntarle el por qué la iglesia catolica ha combatido desde un principo de su existencia a los homosexuales siendo que estos son tan hijos de ese "Dios" como el resto de los seres... tal vez me tenga una respuesta y después te la cuento.. vale!
Pero vuelvo a repetir.. soy una budista creyente en Dios que seguirá creyendo firmemente en la bondad de las personas.
No te pierdas por mi blog...
Byee..
-yo-

Vulcano Lover said...

MMMMmmmmm... Sin ser definitivamente mi tipo de hombre, recuerdo cuando pasaron Flesh por la televisión, y de la profunda turbación que me produjo... tendríamos aproximadamente la misma tierna edad, no? jjajajaja
Me gustaría recuperar alguna para re-verla...
un beso... con joe dallessandro como mito erótico infantil compartido, jejeje

Mariluz Barrera González said...

Podría decir que si es mi tipo de hombre, DEFINITIVAMENTE SIN DISCUSION, Es hermoso, sensual, sexy y como bien dijo transparente, al mostrarse como es, ayudando en una época en donde la mujer era vista como un objeto, -cosa que me molesta pues las mismas mujeres lo provocaron- a la admiración de la belleza erótica, por que ¿qué cuerpo no lo es? El erotismo es de cajón.

Y es bien sabido que hasta un bebè se exita al tomar leche materna.

Lo malo es que el pudor se aprende y por consiguiente el temor, al cuerpo y a lo que nos hace sentir.

UN BESO EROTIZADO DESPUES DE LEER ESTE POST.

Arkturo said...

cielos... a mí no me pasó tal cosa, fué algo medio frustrante el decir como inicio mi revuelo por los chicos, lo único que sé, es que me hacía pajas con algúna revisitlla de MAXIM...

pero el tiempo cambióo...

por cierto Senses, Tienes mail?

un saludo

pe-jota said...

Podría escribirte una parrafada sobre los mitos y lo importantes que son en nuestras vidas, pero lo único que me sale es decirte BRAVO!!, excelente post mi dulce y sensible Senses.

Permiteme un beso y un guiño de complicidad.

Caronte said...

es una pena que el cine de warhol esté tan poco reconocido, supongo que por lo políticamente incorrecto que tanta falta hace!)

1 abrazo

Senses & Nonsenses said...

el cine de warhol era transgresor (exacto, sobre todo pretendía ser políticamente incorrecto, sin más), en sus primeros films experimentales y en chelsea girls morrisey era el cameraman. Sólo la delicada salud de warhol tras ser disparado por "una fan", permitió a morrisey dirigir las películas. Y gracias a él tenemos esta trilogía (de más entidad que las anteriores), pero que todos asociamos a warhol.

Quizá sólo sean interesantes por una curiosidad cinéfila. Pero creo recordar cosas, momentos... que estaban muy bien. Así que me apunto a una revisión, sobre todo de Trash.
La foto sí pertenece a la infancia, Flesh en la tele es más de la adolescencia. ya me hacía...

pues sí, un icono, un símbolo, alguien muy especial en mi memoria sentimental. a veces pienso que la ternura que me produce un papá joven con un niño tiene algo que ver con el descubrimiento de esta foto en mi infancia. me viene esta foto a la cabeza.

a las chicas les gustaba por su naturalidad,(me ha encantado lo de transparente), por su virilidad, su arrogante masculinidad y sensible a la vez, su morbo (por qué no decirlo)...
a los chicos básicamente por lo mismo.

me alegro de haberoslo dado a conocer a los que no sabiais nada de el.

besos a todos.

un hombre virtuoso said...

Comparto la "turbación" que la imagen de este hombre te produjo en su momento. También vi "Flesh","Trash"y "Heat" a una edad en la que es fácil empapelar las paredes con el rostro y el cuerpo de aquellos que nos hacen soñar despiertos, y aunque no encontré ningun poster de Joe, las imàgenes de su cuerpo desnudo me acompañaron durante muchas noches.
Un abrazo, gracias por traernos a este hombre a la memoria.
PD: Para mi gusto "Heat" también fue la menos convincente.

Cuquita la Pistolera said...

¡Qué buen post! Las fotos de Joe Dallesandro están impresionantes. Me ha dado un gusto enooorme conocerlo. Y aprendí bastante también, no conocía la faceta de cineasta de Warhol. Intentaré encontrar esas pelis.

IF said...

Brutal! Me ha ayudado muchísimo a entender la figura de D'Alessandro -y eso sin que éste me seduzca demasiado, aunque te cueste creerlo. Esa definición, "el Rodolfo Valentino del Underground", me parece que da en el clavo.

¿Fue el primer hombre en desnudarse frente a una cámara de cine?

Si supieras cuál es el actor que a mí me ha provocado las mismas sensaciones que a ti D'Alessandro, te reirías...

freeeeeh said...

Yo de pequeño me masturbaba con la tapa del disco sticky fingers, soñaba con abrir esa bragueta, bajar el cierre y que se hiciera realidad ese bulto... ahora puedo saber de quien estaba yo tan caliente!!! genio Warhol...