Wednesday, October 11, 2006

Abrete de Orejas


Todo el problema de la sociedad occidental es que
no hay nada digno de ocultarse
Joe Orton


Gracias a esta película muchos conocimos la historia de Joe Orton, famoso dramaturgo inglés de los 60 y su amante Kenneth Halliwell. La película está dirigida por Stephen Frears y está basada en la biografía que escribió John Lahr sobre él. Gary Oldman, Alfred Molina y Vanessa Redgrave, espléndida como Peggy Ramsey, editora del escritor, son los actores protagonistas.
John Orton era el mayor de cuatro hermanos de una familia obrera de Leicester. Madre dominante, su padre jardinero: siempre dijo que le hubiera gustado ser huérfano. Abandonó pronto los estudios y mientras trabajaba de oficinista empezó a hacer teatro. Su primera relación sexual la tuvo a los catorce años en los urinarios de un cine de su pueblo.

-¿Te gustan los chicos por culpa de mamá?
Olvídame
-Te he visto mirar a los chicos
Lo paso mejor sexualmente
- Ahora das besos. Antes no lo hacías. Eso es Londres.

A los 17 años consigue una beca para estudiar teatro en Londres. Allí conoce a Kenneth Halliwell, algo mayor, 23 años, más culto, más introvertido. Tenían en común una infancia solitaria, una carencia de afecto y unas ganas enormes de comerse el mundo. Deciden irse a vivir juntos en una época en la que aún la homosexualidad era un delito. Orton vio a Halliwell como maestro, padre y amigo, Halliwell vio en Orton alguién a medio educar dispuesto a compartir sus sueños de gloria, y que le hacía sentirse joven, vivo.

Fíjate qué paquete lleva ése
- ¿Dónde?
Ya está
- Yo no he visto nada, ¿qué?
¿Necesitas un telegrama?
¡Vamos! Está como un camión
- Igual es un policía
Lo sé. ¿No es maravilloso?

Para un chico de Leicester el Londres de la época era muy excitante. Sus diarios reflejan la completa libertad de la época, antes del desempleo masivo, antes de los conflictos políticos con el IRA, antes del SIDA, que contrasta con un mundo lleno de prohibiciones, aislamientos e incomprensión. Los urinarios públicos eran el escenario perfecto como metáfora de esas dos realidades.

- ¿En pelotas?
- ¡Oh no!, puedes quedarte los calcetines

Ken enseñó a Joe lo que sabía de literatura y arte; Joe por otro lado le inició en el arte de los urinarios públicos y la promiscuidad sexual. Aunque los trabajos de Kenneth nunca tuvieron repercusión. Joe Orton rechazó el trabajo convencional, y tampoco tuvo una actitud convencional ni en el sexo, ni en su formación; se dedicaban a robar libros de las bibliotecas públicas. Acabaron con sus huesos en la cárcel durante un breve período de tiempo por recortar y pintar las cubiertas de los libros.


La cárcel obró maravillas en Joe: física y artísticamente. Presumía de estar bien dotado y bien hecho. "Seré el dramaturgo mejor formado". Era la primera vez que estaban separados. Empezó a escribir, y gracias a Peggy Ramsey, su editora, empezó a publicar y sus primeras obras empezaron a representarse. "Pensaba, hacía planes, esperaba y, esperando, se hundía en los sueños.

En su primera obra Entertainig Mr. Sloane, una mujer ninfómana y su hermano alquilan una habitación a un joven para compartirlo sexualmente. La obra triunfó en Londres. Y mientras la fama de Orton crecía, Halliwell va abandonando su ambición literaria para volcarse en los collages. Tras el éxito de Loot, que recibió varios premios teatrales en 1967 y que vendió los derechos para el cine por 25.000 libras, se van de vacaciones a Tánger. Durante ocho días volvieron a ser felices.

-Y pensar que otros dos vendrán a las siete. Mi vida está siendo más programada que la de la Familia Real. Me siento mucho mejor.
-Es cierto, desde que te la chupan con regularidad te estás volviendo humano.

En su diario escribió premonitoriamente: Kenneth y yo hablamos de lo felices que nos sentíamos los dos. Tendríamos que pagar por ello. O caería sobre nosotros alguna desgracia, porque quizá seamos demasiado felices. Ser jóvenes, bien parecidos, famosos, estar sanos, ser relativamente ricos y felices vaya contra natura.
El éxito de John como dramaturgo hace que Kenneth empiece a sentir celos, empiezan los reproches, que John es lo que es gracias a él. Su relación empieza a deteriorarse.

- ¿Qué pasaría si nos separásemos?
¿Crees que me ayudaría?
- No podemos seguir así
Te lo di todo. Yo te hice
- Yo no soy Eliza Doolittle
Son mis libros. ¡Yo te enseñé!
- Yo también a ti
¿A qué? ¿A entrar en los urinarios?
- Es igual, si no habría habido otro. Piénsatelo

El 9 de agosto de 1967, Kenneth Halliwell, desequilibrado emocionalmente, viviendo la pesadilla del éxito de Joe y su propio fracaso, y la amenaza de éste de abandonar la relación, mató a martillazos mientras dormía al escritor Joe Orton, su amante durante los últimos dieciséis años.

Kenneth Halliwell: No comprendo mi vida. Fui hijo único. Perdí a mis padres. A los 20 años, me quedé calvo. Soy homosexual. Tengo todos los antecedentes y circunstancias que un artista podría desear. Soy un prototipo. Fui programado para ser novelista o dramaturgo.
¡Pero no lo soy y tú sí! ¡Hasta duermes mejor que yo!

Después se suicidó tomando una sobredosis de barbitúricos. Mientras agonizaba dicen que dijo:
Yo le amaba, le amaba porque le escogí para que me matase.

10 comments:

Capitán Harlock said...

.

Ay, qué final más trágico...

Amor y celos dentro de la pareja. Es una lástima que circunstancias como la envidia o los celos hacia las aptitudes del otro acaben minando una relación y haciendo sombra a la fuerza del amor.

No conocía a ninguno de los dos artistas y me ha parecido una historia superinteresante. Además, como siempre, estupendamente narrada por ti.

Haré por conocer más de la historia.

Un beso.

Gato Nocturno said...

¡Hola! ¡Cuánto tiempo!
Esta película me la bajé una vez por el Emule y la vi a cachos porque no me dio tiempo, pero antes de verla por completo la borré :-( Tendré que verla de nuevo. Conocía el argumento, pero no está de más ver una película así sobre todo si eres tú quien la recomienda.
Salud y Libertinaje

nevermore! said...

Lo bueno que tenía esa época, era el hecho de que ligar bajo esas circunstancias sociales era toda una aventura, la sensación de que estás haciendo algo peligroso, que está prohibido, hace que salga más jugo a cada experiencia, es algo que se torna completamente intimo. Lo malo es que vivir continuamente en secreto, crea un malestar psicológico.

La verdad es que el final es totalmente macabro.

En la película se recoge el típico tópico de la teoría de que poseer una madre dominante crea la homosexualidad, algo que todavía se sigue pensando, pero creo que a medida va evolucionando la sociedad y se va abriendo horizontes, pues parece que la teoría se cae por sí sola, o eso espero. ;-)

Deux ex machina said...

una mas para ver, gracias por la excelente info de pelis que siempre posteas, sigue asi brother.

saludos de este robot cinefilo...entre otras filias....

el juntacadáveres said...

wow... que interesante... tengo que decir que no conocía la historia... pero me ha dado curiosidad... gracias...

José L. Serrano said...

estupenda pelicula y mucho mas estupendo dramaturgo

gracias

Caronte said...

interesante, la pongo en la lista de películas para bajar,sobre todo me llama la atención gary oldman, desde que lo vi en "amor inmortal" lo asocio con el divino Ludwig Van Beethoven, ya estoy a la espera de "copying Beethoven" a ver si Ed Harris puede igualarlo(o superarlo), espero que no sea una sobredosis de momentos políticamente correctos dándole más protagonismo al papel de diane kruger...

1 abrazo

Anonymous said...

Me uno a Jose l. Serrano, aunque yo creo que los hechos dramáticos de la vida de Orton no deben empañar su magnífica labor como dramaturgo

Vulcano Lover said...

Pues sí, obra y persona son dos cosas diferentes... Nunca hay que olvidarlo. Pero vaya personaje... Supongo que hay personas que igual de dotados para la creación lo están para la destrucción (aunque sea en diferentes ámbitos). Muy interesante lo que cuentas, como siempre. Y ciertamente sugestivas las fotografías unidas a sus diálogos... Ya hablaremos de eso en persona. Besos de domingo resacoso...

Beto M said...

Yo tuve toda una experiencia siendo niño con el otro filme de Frears, My Beautiful Laudrette , que nó solo me ilustró la belleza de una relación homosexual, sino que también me ayudó en el proceso de auto-aceptamiento. Del filme que mencionas, un día capté el final pero me perdí de toda la película, supongo que hubiese sido también impresionante para mi, siendo yo tan joven.

El amor de Kenneth y Joe me recuerda en cierta forma el de Francis Bacon y George Dyer, solamente el final trágico que los inmortalizó es lo que hace punto de diferencia.

Y bueno, como siempre, que excelente post. No dejas nunca de sorprenderme.