Sunday, May 03, 2009

La madre

Sólo las madres pueden pensar el futuro
ya que lo dan a luz en sus hijos

La madre es la ópera prima de Vsévolod Pudovkin, el director de cine soviético más importante después de Eisenstein; también es su película más conocida, una fiel adaptación de la obra de Máximo Gorki, la gran novela proletaria, que fue una especie de best-seller de la época, excepto en Rusia, que fue prohibida hasta 1917. El argumento de la obra tiene su origen en los sucesos ocurridos a principios del siglo pasado en la fábrica de Sormovo, durante la revolución rusa de 1905, que Gorki vivió muy de cerca.
La película a medio camino entre el cine de vanguardia y el panfleto político está considerada como una de las obras cumbres del cine mudo, y a su director, desde entonces, como uno de los padres del montaje, porque en este film desarrolló varias de sus teorías, que fueron fundamentales en la evolución del lenguaje cinematográfico.
La historia es un recorrido metafórico por los acontecimientos que llevaron a la revuelta obrera y campesina de 1905: primero a través del miedo de una aterrorizada esposa, los abusos del Poder, encarnado en la figura del Padre; el sufrimiento de una Madre, su hijo Pavel, un activista político que intenta mejorar las condiciones laborales de la fábrica metalúrgica en la que trabaja, está preso y condenado a trabajos forzados; y tras varios dramas, finalmente, la toma de conciencia individual, la Mujer comprende que las demandas de los trabajadores son justas y la lucha social necesaria, lo que termina provocando que coja la bandera de la causa revolucionaria.


(La Madre, 1926)

Frente al cine de S.M. Eisenstein, un cine pensado para la exaltación revolucionaria de las masas, V.Pudovkin utiliza el montaje en paralelo para contarnos la toma de conciencia de un personaje principal en el contexto de la sociedad a la que pertenece, como también ocurre en El fin de San Pesterburgo, y Tempestad sobre Asia, que completan su trilogía revolucionaria.
Me gusta pensar que lo que Pudovkin pretendía con el montaje, más que 'de lo individual a lo colectivo', era un recorrido más utópico que fuera de lo individual a 'lo universal'. La Madre y La Tierra de Dovzhenko, otra maravilla, (también La Huelga), son las películas que más me gustan de este período histórico.


¿Poesía o Propaganda?
Película completa en Google Video



Ya hice mi post definitivo para el día de la madre (ahora que no nos oyen...):
http://unviajeimposible.blogspot/2007/05/mama
Madre no hay más que una, pero ésta no se parece nada a la de Gorki, ni tampoco a la madre coraje que rinden homenaje los Cranberries, mucho más apropiado para felicitar a nuestras madres.
Y a todas las que lo sois: FELICIDADES.


The Cranberries - Animal Instinct

14 comments:

Aventurer@ said...

Vaya descubrimiento que hice hoy a través de otro blog!
A partir de ahora seguiré tus comentarios! Es una pena que películas como esta ya no se puedan ver en los cines, salvo alguna rara excepción de Cine-fórums en algún Centro Cívico etc.
Un saludo

Caronte said...

Grandísimo post!! aunque ya sabes que soy más de Eisenstein ;), y respondiendo a la pregunta: POESÍA.

1 abrazo.

moises said...

INCREIBLE..
DANDO UN PASEO POR TU ESPACIO

CRISTINA said...

La riqueza de este post, con tantas referencias al cine y además de pelis de las que he oído hablar mucho pero que nunca he visto, me han alegrado la tarde.
Hasta que he ido al enlace y he leído el post "definitivo" según tú para el día de la madre. Qué terrible, qué duro, qué fuerte. Qué triste un post así pensando en las madres. Y si lo hiciste así, tus motivos tendrías. Eso es lo más triste.

Un beso.

pon said...

Qué peliculón, madre mia. Debería ser obligatorio en los institutos.


Gracias por la parte que me toca de felicitación. Me encanta esa canción de Cranberries, que me encantan en general.

No es fácil ser madre, ni ser hija ni hijo, ni padre ni hermano......nada en las relaciones de sangre es fácil. Ser madre es un vértigo tan grande y un miedo tan devastador y una aventura incomparable. Es muy difícil de explicar.

Pero afortunadamente no hay más que una, porque si no sería para cortarse las venas jejejejeje.

Pero merece la pena, ya lo creo que sí. Volvería a hacerlo de todas todas.

senses or nonsenses said...

aventurer@, moisés,
bienvenid@s

cristina, fue "un poco de" ajuste de cuentas con Edipo... aunque sólo es la mitad de un post mucho más amable. mitad macarra que es uno, mitad pudor que me dio, me había guardado el que fue el verdadero homenaje a mi madre:
http://unviajeimposible.blogspot.com/2007/05/beautiful-thing.html.
...es que no quiero que pienses que la estoy llamando dear mummy joancrawford. ...ni ella tampoco, que me mata, jajajaja

creo que decía algo parecido en aquel post. no es nada fácil ser madre, ni ser hija o hijo, pero -salvo excepciones- todo el mundo lo hace lo mejor que puede, o lo mejor que sabe.

La Madre es muy importante, importantísima.
Poesía e Historia del Cine.

Raúl said...

Me vas a tener que dar también a mí la bienvenida. Era cuestión de tiempo que encontrara un blog tan interesante como el tuyo.
Un saludo.

senses or nonsenses said...

con este saludo, cómo no te voy a dar la bienvenida... gracias, Raúl. ponte cómodo. relájate y disfruta.

El Deme said...

Hay muchas clases de madres, pero en el corto de Miguel Bardem "La madre", hay una madre muy mala y un hijo muy malo que juegan a eliminarse el uno al otro.
Senses, siempre tan generoso con tus comentarios sobre mis viajes (posibles) a los pueblos de la Alcarria...gracias!!

Justo said...

Me ha gustado mucho el post de Beautiful thing, mucho, porque además tú no eres muy dado a hablar tan abiertamente de asuntos personales, y la descripción es muy cercana, y entrañable..; el otro también lo entiendo -el de Pink Floyd-, es otra parte de la realidad, pero yo me siento más cercano a lo primero.. soy muy muy madrero, la gente nueva que me conoce lo flipa. Pero es que mi madre.. qué te voy a contar, pues como tú con la tuya, me imagino.

La película no la conozco, sí abordé el libro, pero hace mucho tiempo, y la verdad es que no me dejó tanto poso como otros clásicos rusos que conservo en la memoria. Por el estilo que se ve en la escena, y el paralelismo con otras que conozco de la época, pues está claro que poesía sí, y propaganda también. No son incompatibles, el arte y la propaganda, los años 30 fueron muy proclives a esa mezcla.

Un beso

Criss Cross said...

Siempre he escuchado de ella pero no me he dado la oportunidad de verla - Si de Eisentein estoy malito solamente me he podido ver POTEMKIN y hace mucho, mucho tiempo, aunque en una copia resturada maravillosa con el acompañamiento de la Filarmonica en mi ciudad -. Tengo que conseguirla para salirme del mundito Griffithiano.

Jajaja ... ¡Querida mamá Crawford!... Aunque pienso que el día de la madre es todo los días.

¡Saludos... Hace tiempo no pasaba por aca!

CRISTINA said...

¡¡Ese sí!!
Me había sorprendido el otro post porque yo recordaba uno muy bonito para las madres. Y era éste otro del que pones el enlace. Éste sí que es bonito de verdad. Y sincero.

Besos, Senses.

Capri c'est fini said...

Te va a parecer una tontería pero siempre me han dado mucho miedo esos personajes de las películas clásicas soviéticas, son rostros muy inquietantes... y claro no puedo relacionarlo con el entrañable día de las madres...
En cualquier caso, hacía mucho que no escuchaba Animal Instinct y me gusta muchooooo...

Un abrazo y gracias por tus comentarios.

pe-jota said...

Creo que la impresión que puede producir la lectura es una de esas sensaciones que te quedan para siempre, es algo que flota en toda la literatura rusa, algo especial que conecta con el interior de todos y cada uno de los lectores, lo de la película lo desconocía, así que nuevamente me encuentro ante un estimulante descubrimiento. Me uno a las palabras de Aventurer@ y Pon, es triste que estas joyas cinematográficas se vean relegadas a un cierto segundo plano en pos de un exceso de comercialidad vacío de contenido, que sólo acaba generando tedio.