Friday, January 18, 2008

Cary Grant: mi actor favorito

Cary Grant (18.ene.1904-29.nov.1986)

"podría actuar con un huevo podrido en la cara
y seguir pareciendo tan fascinante como siempre"

Alfred Hitchcok


Si hay una película esencial en mi más tierna infancia, culpable de mi irremediable cinefilia, esa es La fiera de mi niña. Con Katherine Hepburn, el flechazo fue inmediato, y permanece intacto hasta hoy. Con Cary Grant fue poco a poco, película a película, (porque le fui infiel con muchos otros), pero seguramente es el actor que mejor me lo ha hecho pasar de toda la historia del cine. El más carismático, divertido, irónico... Sin él la comedia americana hubiera sido otra cosa. Guapo, más que atlético, con una sonrisa pícara. Además, considerado por todos como el hombre más elegante que ha dado la gran pantalla. Era un seductor, gustaba lo mismo a mujeres como hombres. Su descubridora Mae West decía que compaginaba la virilidad masculina con el aura de un caballero. Para Ian Fleming era el James Bond perfecto, escribió su famoso personaje teniendo la imagen de Grant en mente; incluso se lo ofrecieron en 1962, pero lo rechazó porque se veía muy mayor para el papel.
Sin embargo, nadie podría imaginar que la infancia de este poderoso dandy fuera más propia de un cuento de Dickens que de una estrella de Hollywood. Archie Alexander Leach nació en un barrio humilde de Inglaterra. Con sólo 9 años, un hecho marcaría su infancia, su madre fue recluida en un psiquiátrico; y aunque se lo ocultaron y no fue consciente hasta años después, creció pensando que su madre le había abandonado.
Con 14 años abandona el colegio y a su familia y se une a una compañía de music-hall, con 16 años viaja con ellos de gira por los Estados Unidos, y al regresar la compañía, él se queda para probar fortuna en el mundo del espectáculo. Su primer trabajo fue como bufón en el hipódromo de Nueva York, después hombre anuncio, acróbata sobre zancos, acompañante de damas adineradas (con las que aprendió a ser elegante y perder su fuerte acento), y otros trabajos esporádicos hasta que le llegó una oportunidad en Broadway. Allí cantó, bailó, hizo acrobacias, hasta que se presentó a un casting de la Paramount que buscaba caras nuevas que le cambió la vida.

"Traíganme a ese bombón que desperdiciaron
en la película de Marlene, Cary no-sé-qué.
Lo voy a hacer famoso y ganaremos unos miles"

Mae West


En 1931 se instala en Hollywood. La Paramount lo contrata por cinco años. Allí comienza a hacer sus primeros papeles y cambia su nombre por el más artístico de Cary Grant. Marlene Dietrich se fijó en él para La Venus Rubia, pero fue la otra gran femme fatale de la época, Mae West, la que supo ver las enormes posibilidades que tenía este chico de rostro tan masculino. Juntos filmaron Lady Lou y No soy un ángel, con las que empezó a hacerse un nombre en Hollywood.


"I just went gay all of a sudden"
Bringing Up Baby (1938)

Su primera gran pareja cinematográfica fue Katherine Hepburn, con la que haría su primera película importante, La gran aventura de Sylvia. Mención especial merece La pícara puritana, con Irene Dunne, película que estuvo a punto de no rodar porque no encontraba sentido al argumento. A partir de aquí empezarían a ofrecerle papeles protagonistas, convirtiéndose en el galán de comedias de moda, y su carrera desde este momento es imparable. Con la gran Hepburn hizo además dos comedias inolvidables, Historias de Filadelfia, ganadora del Oscar de 1940, y la ya citada, La fiera de mi niña.
Como curiosidad, en La fiera de mi niña es la primera vez que se utiliza en el cine la palabra gay con el significado de homosexual, en una escena divertidísima en la que Cary Grant aparece vestido con una bata de volantes. No sería la única vez: también se vestiría con ropa de mujer en el film I Was a Male War Bride.
En la década de los 40, ya toda una estrella, se convirtió en el actor predilecto de grandes directores como Hawks, Hitchcok, o Stanley Donen, con quien al final de su carrera formó productora y rodaron juntos tres películas. Tiene interpretaciones inolvidables: siempre impecable, se agradece su sola presencia en la pantalla. Además de las ya citadas, destacaría al piloto de Sólo los ángeles tienes alas, el periodista de Luna Nueva, la espléndida Arsénico por compasión, Los Blandings ya tienen casa (en la foto, ...la cito porque, aunque menor, es deliciosa, es como Esta casa es una ruina, pero en buena). Y al final de su carrera, repite con Ingrid Bergman en Indiscreta; y Charada, también de Donen, con Audrey Hepburn.
Con Hitchcock rodó cuatro películas: Sospecha, Encadenados, en la década de los 40; y en los 50, Atrapa a un ladrón, donde sir Alfred consciente del magnetismo que desprendían juntos Cary Grant y Grace Kelly les dejaba improvisar, como en la famosa escena por las carreteras de Mónaco, donde años después moría en accidente su íntima amiga. Y Con la muerte en los talones, que supone su mayor éxito en taquilla. Tiene 56 años, pero sigue resultando muy atractivo: la actriz que hacía de su madre tenía un año menos que él.
A pesar de ser el mejor actor de la época dorada de Hollywood, tan sólo fue nominado al Oscar en dos ocasiones. La Academia, al darse cuenta de su injusticia, quiso paliar el error otorgándole uno honorífico en 1970 por el conjunto de su carrera. Una de las razones, por tener fama de ideas izquierdosas, tan sólo por el hecho de haber dado su apoyo público a Chaplin y apoyar a su gran amiga Ingrid Bergman, cuando ésta fue repudiada por Hollywood por su relación con el director Roberto Rossellini. Tampoco le perdonaron nunca que intentara mantener en todo momento el control sobre su carrera y su independencia.




En cuanto a su vida privada, se casó cinco veces, no se sabe muy bien si por presiones de los estudios, por acallar los continuos rumores de su sexualidad o por propia voluntad, pero hoy nadie parece poner en duda que el amor más importante de su vida fue el actor Randolph Scott, otro actor emergente protegido del magnate Howard Hughes. A pesar de que ambos negaron siempre haber mantenido relaciones homosexuales. Aunque se dice que Scott lo admitió en la intimidad a algunas personas.
Como suele suceder con otras parejas de Hollywood, intimaron en la primera película que coincidieron, Hot Saturday. Ninguno de los dos vivía en Hollywood, y decidieron alquilar juntos esta casa en la playa (conocida como "Bachelor Hall") en Santa Mónica. El Hollywood puritano e hipócrita de los años 30 no podía tolerar una historia de amor homosexual entre dos estrellas ascendentes, y en mi opinión, se tuvieron que conformar con una historia al más puro estilo Brokeback Mountain, con muchas interrupciones a lo largo de sus vidas.
Entre matrimonios y divorcios vivieron juntos en esa casa casi doce años. Cada vez que uno de los dos contraía matrimonio se separaban temporalmente, pero tras el divorcio volvían al "pisito" de solteros que tenían en común. Así pasaría con su primera mujer, la actriz Virginia Cherrill, la florista ciega de Luces de la ciudad, con quien se casó en 1934, y se divorció poco más de un año después, regresando a "Bachelor Hall". De hecho fue Virginia quien le abandonó, llegando a decir que "Archibald es muy monótono", y que prefería pasar más tiempo con su "amigo" Randolph que con ella misma. En 1936 sería Randolph Scott quien se casaría con la millonaria Marion Dupont, de quien terminaría divorciándose en 1939.
Le costó mucho aceptar rodar Mi mujer favorita, la secuela de La pícara purítana, de nuevo con Irene Dunne y, esta vez, con su amigo Randolph Scott, impuesto por el propio Grant a los estudios. (Scott estaba especializado en westerns de serie B, de los que destacan los que rodó con Budd Boetticher). En realidad, era que Grant lo extrañaba y quería verlo. Durante el rodaje, pasaron varias noches juntos en la casa de la playa, y hablaron de la posibilidad de volver a estar juntos. Otras versiones dicen que para Grant suponía el final: intentaba hacer algunos cambios en su vida privada y, tras este breve encuentro con Scott, se fue de la casa al finalizar el rodaje. Y ya nunca volvería a ella.
Aparece en su vida la rica heredera Barbara Hutton, y se casan en 1942. Tras la boda le vende su mitad de la famosa vivienda común. Aunque era más guapo que Scott, mejor actor y más famoso, con este matrimonio -como si de una competición se tratase- tenía la posibilidad de ganarle también en esto: Barbara Hutton era una mujer ultra-millonaria, aún más rica que la de Scott. Se divorciaron en 1945, pero siguieron siendo buenos amigos.
Si nos atenemos a todo lo que han dicho de él, nos encontraríamos con un personaje enigmático y contradictorio. Todas sus esposas ofrecen testimonios totalmente opuestos entre sí. Mientras la primera cuestionaba su sexualidad, su tercera esposa, la actriz Betsy Drake, dijo que: "No tenía tiempo para pensar acerca de su homosexualidad, estábamos demasiado ocupados follando". Este fue su matrimonio más largo. Y con ella empezó a consumir LSD -para solucionar sus problemas con el alcohol- del que se convirtió en un gran defensor en los últimos años de su vida.
Su cuarto matrimonio fue con la actriz Dyan Cannon, 33 años más joven, duró 18 meses y tuvo a su única hija, con 62 años, con disputas sonadas sobre su custodia. Por último, se casa en 1981 con Barbara Harris, 47 años menor, matrimonio que dura hasta su muerte.
Randolph Scott, por otro lado, se casó en 1944 con Patricia Stillman, con quien vivió hasta el día de su muerte en 1987. No obstante, mantuvieron una estrecha amistad hasta el día que murió Grant, un año antes que Scott. Cuando se enteró de la noticia de la muerte de su viejo amigo, dicen que empezó a llorar con la cabeza puesta entre las manos.




Este reportaje fotográfico fue encargado por la Paramount (otras fuentes dicen que fueron ellos mismos) para zanjar los interminables chismorreos sobre la supuesta relación de dos de sus estrellas de una forma divertida y paródica. Una relación homosexual abierta en el moralista Hollywood de los años 30 hubiera acabado con sus carreras inmediatamente. Pero les salió el tiro por la culata. Donde se supone debía verse una amistad masculina entre dos jóvenes actores con éxito, se mostraban una serie de fotos en las que se les veía cocinar, desayunando, o en el gimnasio, que sólo sirvieron para acrecentar el rumor. Junto a la famosa foto de la piscina, se decía que "la casa había adquirido justa fama por las fiestas nocturnas", que la productora se encargaba de llenar de jovencitas aspirantes a actrices; pero más parecía el típico reportaje para el Hola tipo Los Preysler nos enseñan su hogar.
El libro Hollywood Babilonia sacó a la luz de nuevo este reportaje, y a partir de este momento, hay una ola de testimonios que ratifican que la relación existió, que otros califican como rumores. La historia que más me gusta, sea cierta o no, es que Grant y Scott fueron vistos besarse en un parking público cuando acudieron a una función social, y fue en 1960, casi 20 años después de dejar de vivir juntos. Es sorprendente lo que dice el fotógrafo Jerome Zerbe, que los fotografió y pasó mucho tiempo con ellos, según cuenta participaban ocasionalmente en la escena gay del Hollywood de la época. Más de fiar son las declaraciones de George Cukor que, en el libro Hollywood Gays, hace las siguientes declaraciones acerca de la supuesta relación homosexual entre ambos: "Oh, Cary nunca hablaría de ello. A lo sumo, le dirán que hicieron algunas maravillosas fotos juntos. Pero sé que Randolph se lo contó a algún amigo".



«Todos los hombres quisieran ser Cary Grant»,
«Yo también», respondió él.



En la actualidad ninguna biografía o libro que aborde el tema con seriedad niega la bisexualidad del actor. Aunque es difícil saber si son ciertos todos los rumores que corren sobre su vida privada. Cuando tenía 17 años vivía en un cutre apartamento de Nueva York, con Jack Nelly, un diseñador abiertamente homosexual, y Charlie Sprangels, un transformista de un popular club nocturno frecuentado por gays. fuente.
Entre los rumores sin confirmar se dice que tuvo un encuentro homosexual con Marlon Brando, y más de uno con Howard Hugues. Tenía muchos amigos que entendían (George Cukor, el actor William Haines, y el diseñador Orry-Kelly con quien también mantuvo una relación). Se dice que frecuentaba ambientes y fiestas gay. Sin embargo, el bueno de Grant jamás se identificó a sí mismo como homosexual, ni bisexual tampoco. Tenía una imagen que mantener. Todas las biografías cuentan que se enamoró de Sofía Loren (y que tuvieron un affaire, ja!) mientras rodaban en España Orgullo y Pasión, sin embargo las malas lenguas dicen también que se quedó prendado de la galanura de Carlos Larrañaga, y que triunfó...
Rechazó el papel de Humbert en Lolita de Stanley Kubrick por considerarla depravada, y en Charada, dejó bien claro antes de rodar que, el personaje de Audrey Hepburn era el que debía estar atraído por su personaje, y no al revés, debido a la gran diferencia de edad que había entre ambos. Esto explica mucho de lo prisionero que era Archie de Cary Grant, personaje que hasta torpe debía rozar la perfección. En 1980, en una entrevista de TV, el cómico Chevy Chase bromeó acerca de la supuesta homosexualidad de Grant, y éste quiso demandarle ante los tribunales. En un libro de Peter Bogdanovich también se queja de este incidente, e insiste en que él no era gay, “No tengo nada contra los homosexuales, simplemente no soy uno de ellos”.
Su afición al LSD al final de su vida, hablaba de sus bondades a quien quisiera escucharle, y su empeño en conocer a Aldous Huxley, es otro de los aspectos fascinantes de su biografía que ahora mismo empiezo a investigar.

23 comments:

CRISTINA said...

Has contado muchas cosas que no sabía. Muy interesante todo.
Qué pena ser tan grande y tan reconocido y querido por muchos y en cambio tener que vivir lo más importante de tu vida, escondido.

Un beso, Senses.

Vulcano Lover said...

A mí también siempre me gustó mucho grant... de todas formas, creo que todos esos rumores sobre su sexualidad están más allá de su importancia como actor. quiero decir que bueno, mucho chismorreo sobre algo de lo que no sabemos porque en realidad llevó una vida muy discreta cara a los medios de comunicación... no sé si vivió escondiendo sus amores o su sexualidad o qué (en realidad como tantos miles y miles de personas en esa época o en cualquiera), pero la verdad que tampoco importa tanto, no??
me ha gustado más la referencia de su traytectoria... algunas cosas se me escapaban y de otras ni sabía... gracias, guapo
besos

Desesperada said...

vaya, qué interesante esta entrada. conocía a grandes rasgos la vida de cary grant, un actor que me fascina... pero esta entrada merece que la lea con calma, la verdad. un bico

PeterPsych said...

Me gustaría tener la paciencia de escribir artículos tan bien documentados. Algunos he hecho, algunos, jeeje.

Cary Grant es para mi un auténtico mito, personaje al que respeto por sus películas, algunas de las cuales como "La fiera de mi niña" o "Arsénico por compasión" forman parte de mis favoritas.

Un saludo y buen finde.

Francisco García said...

Al menos para mí, apasionante a todos los niveles, sin duda.
No hace mucho, a los actores que formamos parte de la ESAD de Valladolid, nos han sugerido la idea de ir formando, poco a poco, un equipo de gente profesional (por su formación y talento) con el que contar, que nos sirva de algún modo para lograr la máxima calidad posible en nuestra carrera artística. Creo que contar contigo para que formases parte de él sería un acierto. Ya hablaremos de ello.
Enhorabuena por tu post.

Ricardo J. Román said...

Hola amigo.

Guao toda una referencia de este autor. Se nota tu gran devoción por este actor.

Cuando mencionaste lo que había dicho Hitchcok sobre él, me motive a leer toda la reseña.

Muy buena.

Un abrazo.

The Phoenix said...

Cary Grant, que hombre!!! mmmm, despierta la pansión de hombres y mujeres, je!

Es curioso, una vez, un periodista alemán le leyó al entonces cardenal Ratzinger, una carta de Cary Grant a su hija, el cardenal sólo dijo que le parecía que el hombre que hizo esa carta, denotaba un espíritu sabio. Así que lejos de saber si Grant era gay o no, si tuvo parejas o no, lo importante es que nos deja una iconografía y una filmografía que durará mucho tiempo

Saludos.

Sergio.

lifeonmars said...

Hum, es otro de mis favoritos. Sin lugar a dudas una clase, talento y elegancia innata que se echan mucho de menos hoy en día.
Me regalaron su biografía (esa de la portada tan maravillosa) por Reyes, y estoy deseando leerla.
Gracias por tu sentido homanaje.

Francisco Joaquín Marro said...

TAMBIEN EL??? GUAU, CON ROCK HUDSON, JAMES DEAN Y ESA COSITA RICA DE MONTHY CLIFT EL CLUB DE LOS NENES HOLLYWOODENSES DEL ARMARIO CRECE.... DICEN QUE TYRONE POWER TAMBIEN..NO? VALENTINO OBVIO QUE SI, RAMON NOVARRO..DIABLOS, DEBES HACER UN POST HACIENDO UNA LISTA, Y SI NO LO HACES TU , LO HARE YO, TE DOY UN MES DE CHANCE, AJJAJAJA...... ALUCINA, CUANDO ESTEMOS VIEJOS, CUANTOS DE LOS CHICOS HOLLYWOODENSES DE HOY HARAN SU OUTING... (QUE TU LISTA INCLUYA SOSPECHOSOS ACTUALES)
UN ABRAZOTE

hermes said...

Si recuerdo que siempre se rumoreaba acerca de su homo/bisexualidad pero no de forma tan declara como Rod Hudson, pero fue superior siempre su carisma de galán con el que siempre triunfó.

Gracias por tus estupendos post.

Un abrazo

erva_cidreira said...

Y la canción que le dedicó Noel Coward a Cary Grant:

MAD ABOUT THE BOY

Mad about the boy
I know it's stupid to be mad about the boy
I'm so ashamed of it but must admit the sleepless nights I've had
About the boy

On the silverscreen
He melts my foolish heart in every single scene
Although I'm quite aware that here and there are traces of the cad
About the boy

Lord knows I'm not a fool girl
I really shouldn't care
Lord knows I'm not a school girl
In the fury of her first affair

Will it ever cloy
This odd diversity of misery and joy
I'm feeling quite insane and young again
And all because I'm mad about the boy

So if I could employ
A little magic that will finally destroy
This dream that pains me and enchains me
But I can't because I'm mad...
I'm mad about the boy

@ELBLOGDERIPLEY said...

Qué reconstrucción, hijo mío, con profusión de fotos y datos,más impresionante. También uno de mis actores favoritos, qué guapo. La única pena que me da es que no publiques un ensayo con ésto y no te lleguen unos lereles: todo por los demás y gratis. Es un esfuerzo que tiene un enorme valor, y que se ve claro.
Esta vez no has metido ningún YouTube, yo creo que por el acojine de que nos llamen YouRipley ó YouSenses:-), jejejejj. Aún tiene más mérito editar tanta foto: una filigrana de las de verdad.
Abrazos.

Senses & Nonsenses said...

vulcano, ya lo hablábamos respecto al tema jodie foster. claro que su sexualidad no lo hace ni mejor ni peor actor (ni su afición al LSD, ni su tacañaría, dicen...).
para mí (y mi salida del armario) si fue importante el saberlo, como con rock hudson, james dean, o tantos otros que admiraba. o los grandes filósofos, o los artistas del renacimiento, o Navratilova (pa'mí fue una gran ayuda, ...tiene un post, jajaja), o Shakespeare (con Lorca, desde muy niños aprendimos que era maricón).
no sé si a un adolescente hoy le ayuda el que jodie foster salga del armario... o se la trae floja
pero para mí fueron importantes tener otros modelos ...y positivos.

pero insisto que no pretendo hacer Outing, en todo caso, un poquito de historia queer.
...porque en google he encontrado desde que c.grant no podía ser homosexual porque estaba casado cinco veces, hasta numeritos extraños difícilmente comprobables entre scott, hugues y grant, (y además, de un modo bastante ofensivo).

francisco joaquín, entre que no quiero que me acusen de hacer outing (y... Ripley esta vez no ha dicho nada... qué mono! ;-)) y mi tendencia a hacer listas, (a vulcano tpc le gustan nada) declino la propuesta. y menos, sospechosos habituales, que tpc se trata de eso. pero tranquilo, algunos de esos nombres los tengo previstos: Valentino y Ramón Novarro podían estar perfectamente (...estarán) en esta galería de amores im-posibles; y los años 50 son una auténtica mina, es el boom. (respecto a esto me has dado una idea).

y repito, tan sólo por hacer historia queer. como dice cristina es jodido (bueno, eso lo digo yo) tener que vivir a escondidas una parte esencial de nuestras vidas.
hay historias sangrantes de las que se sabe poco obligadas a vivir siempre en el armario.

Senses & Nonsenses said...

ah, se me olvidaba. gracias a erva_cidreira por la información, no tenía ni idea. y me parece un dato delicioso, IDEAL.
me encanta mad about a boy

@ELBLOGDERIPLEY said...

Gracias por lo de qué mono, bueno, sí, soy atractivo, a qué negarlo:-)...Por cierto, no te había dicho nada...me ha parecido creer que habías sacado a Cary Grant del armario...uhmmm ¿No te habrás acostado con él verdad?:-)(jejejje): Habíamos quedado en que Jean-Hughes Anglade era tuyo, vale...(es un decir...):-) ¡Pero Cary Grant! ¡Ella lo quiere todo, oiga! ¡Qué poca razón lleva, pero que gracia tiene la jodía!:-) Pues parece que la que sí que se enamoró perdidamente, como cuentas (pero ella), que ni comía ni dormía fue Sophia Loren...Y lo de Larrañaga, es verdad. Y además es verdad que en el Hotel en el que se alojaba en Segovia (si quieres te digo cuál, eso no lo encontrarás en ningún Google), los conserjes más jovencitos estaban subiendo a su habitación a deshora cada dos por tres: En Segovia estaban alucinados: En el Ritz de Madrid ya sabes que en esa época no dejaban alojarse a los actores:-)
También me he leído los dos Hollywood Babilonia: mucho mejor que el Salsa Rosa, ande va a parar.
Abrazos

Zelig said...

Querido amigo, un post excelente, nada puedo añadir a lo ya dicho. Recuerdo que en el programa de Garci, al hilo de alguna película de cine clásico, alguien comentó que las mujeres que aparecen en ese tipo de cine no existen en la realidad, a lo que alguien sabiamente contestó que tampoco existen hombres como Cary Grant. Nada más cierto que eso.

pe-jota said...

Pero aún pretendes que comentemos algo, pero reálmente queda algo por comentar¡?¿!, jajajaja, creo que no te has dejado ni una coma.

Muegano. said...

Wow Senses! Coincido con pe-jota, no hay nada más que decir, has hecho un trabajo excelente, no quedó nada suelto... ;)

Senses & Nonsenses said...

muchas gracias por vuestras palabras, pero claro que quedan muchas cosas de decir de cary grant. mirad, todas las cosas que podría contar ripley, y que nos deja con las ganas, jajaja, ;-)
fijate, que te tenía miedo por lo del rumor de c.larrañaga, y tú me lo confirmas. ya me contarás qué fuentes tienes...

como dice zelig, ya no existen hombres como Cary Grant (o nunca existieron).
...hasta el mismo Archie lo sabía.
muchas gracias a todos.

Caronte said...

fantástico, es tan grande que siempre tengo la sensación de que hizo más pelis con el tito alfred de las que aparece realmente. Magnífico post.

1 abrazo.

JLO said...

son muy comicas las fotos juntos...

el mio favorito ya lo sabes: Buster Keaton! ja...

hasta lo inclui en un psot sobre... musica (??!)


salu2!



pop life

IF said...

Chapeau, un artículo espléndido. Por cierto, en un libro americano llamado "Open Secret", sobre cine y homosexualidad, hablan de los escarceos gays del sr. Cary Grant, y publican una foto bastante indicativa, en una piscina con un chico.

Un beso!

José said...

José, un cinéfilo.

Gay Cary Grant?. Y que?. Fue un grandisimo actor y eso debe bastar.
Un saludo.