Tuesday, January 10, 2012

después de la muerte de Jaime Gil de Biedma

En el jardín, leyendo,
la sombra de la casa me oscurece las páginas
y el frío repentino de final de agosto
hace que piense en ti.

(poema completo)

Se cumplen ahora 22 años de la desaparición del poeta que quería ser poema... Jaime Gil de Biedma, poeta de la experiencia, "muy homosexual y muy borracho", como él mismo decía. Tiene el dudoso privilegio de ser la primera figura pública víctima del SIDA en España.


Elegía y recuerdo de la canción francesa
C' est une chanson
qui nous ressemble
.

Kosma y Prévert: Les feuilles mortes

Os acordáis: Europa estaba en ruinas.
Todo un mundo de imágenes me queda de aquel tiempo
descoloridas, hiriéndome los ojos
con los escombros de los bombardeos.
En España la gente se apretaba en los cines
y no existía la calefacción.

Era la paz —después de tanta sangre—
que llegaba harapienta, como la conocimos
los españoles durante cinco años.
Y todo un continente empobrecido,
carcomido de historia y de mercado negro,
de repente nos fue más familiar.

¡Estampas de la Europa de postguerra
que parecen mojadas en lluvia silenciosa,
ciudades grises adonde llega un tren
sucio de refugiados: cuántas cosas
de nuestra historia próxima trajisteis, despertando
la esperanza en España, y el temor!

Hasta el aire de entonces parecía
que estuviera suspenso, como si preguntara,
y en las viejas tabernas de barrio
los vencidos hablaban en voz baja...
Nosotros, los más jóvenes, como siempre esperábamos
algo definitivo y general.

Y fue en aquel momento, justamente
en aquellos momentos de miedo y esperanzas
—tan irreales, ay— que apareciste,
oh rosa de lo sórdido, manchada
creación de los hombres, arisca, vil y bella
canción francesa de mi juventud!

Eras lo no esperado que se impone
a la imaginación, porque es así la vida,
tú que cantabas la heroicidad canalla,
el estallido de las rebeldías
igual que llamaradas, y el miedo a dormir solo,
la intensidad que aflige al corazón.

Cuánto enseguida te quisimos todos!
En tu mundo de noches, con el chico y la chica
entrelazados, de pie en un quicio oscuro,
en la sordina de tus melodías,
un eco de nosotros resonaba exaltándonos
con la nostalgia de la rebelión.

Y todavía, en la alta noche, solo,
con el vaso en la mano, cuando pienso en mi vida,
otra vez más sans faire du bruit tus músicas
suenan en la memoria, como una despedida:
parece que fue ayer y algo ha cambiado.
Hoy no esperamos la revolución.

Desvencijada Europa de postguerra
con la luna asomando tras las ventanas rotas,
Europa anterior al milagro alemán,
imagen de mi vida, melancólica!
Nosotros los de entonces, ya no somos los mismos,
aunque a veces nos guste una canción.



Yves Montand — Les Feuilles Mortes

10 comments:

Leopold said...

A Jaime le ocurría algo.....
Inolvidable.

Laura Uve said...

Qué poema tan espléndido el de Gil de Biedma.

He leído muy poco de él, me animas a hacerlo.

Grande Yves Montand.

Un abrazo!!

deWitt said...

Descubrí a Jaime Gil de Biedma en el instituto y fue como un soplo de aire fresco entre tanto recurso estilístico y rima asonante y consonante. Después lo redescubrí, con otra mirada, lo releí, y me fascinó y me sigue fascinando. De vez en cuando vuelvo a él...

Saludos

Popfilaxis said...

Escribía desde el sentimiento, y eso es algo muy complicado y a la vez digno de reconocer.

Feliz año para ti también y un besazo inmenso lleno de los mejores deseos popfilácticos para ti.

http://popfilaxis.blogspot.com

Uno said...

Bonito homenaje. Tu si que sabes crear un clima.
Qué guapo Montand, qué apropiado el poema.

Te regalo un recuerdo: una cantina mexicana en Rovaniemi (Laponia) es de noche y no para de nevar. En la barra, solo una amiga y yo y al fondo, en el karaoke, una familia gitana muy triste. Una de las mujeres canta las hojas muertas en una de esas lenguas extrañas que habla la gente cuando la temperatura llega a 20 bajo cero.

¡Le debo tanto a la canción francesa!
Un abrazo

tecla said...

Hermosa entrada Senses. Creía que pondrías a Edi Piaf.
Esa voz desgarrada y rebelde. Adoro la canción francesa, el acento francés.
Y qué guapo y joven está Montand.
Me he emocionado.

Raúl said...

"El poeta que quería ser poema..". ¡Buff!

ixilik said...

El posts lo leí y oí ayer, justo antes de salir a la calle, de noche vacia y con niebla fria. Undí el cuello y las manos en los bolsillos, y tararé algo incomprensible en en francés, mientras deslizaba mis piés hacia fuera
Toda una estampa
Nananaráaaaaa, nananaráaaa...

senses and nonsenses said...

...es que es una melodía muy pegadiza.

los que me conocéis sabéis que es uno de mis poetas favoritas. si hubiera tenido la suerte de conocer a Gil de Biedma en el instituto, creo que hubiera sido más receptivo, y antes, a la Poesía.

a Jaime me lo descubrió mi primer novio -justo ahora tb hace 22 años-, el mismo que me descubrió lo mejor de la chanson française, que tantas alegrías nos ha dado: Brel, Edith Piaff... Yves Montand, qué guapo era y lo morboso que estaba en esta época. que se lo digan a Simone Signoret...

besos a todos.

Javier Arnott Álvarez said...

Sencillamente hermoso !!!!!