Wednesday, August 17, 2011

El rayo verde


Anteayer tuve la oportunidad de contemplar cómo coincidían en el mismo escenario los peregrinos turistas de Benedicto con los indignados de la Marcha a Bruselas; la playa de la Concha de San Sebastián era también el "marco incomparable" del abordaje pirata a Donosti, que coexistía horas después con la fiesta de blanco, la fiesta del verano con mayor número de jóvenes con pretensiones a pijo. Es una suerte que haya personas para tó', la verdad. Nunca dio pa'tanto el día de la Virgen. Muchos granitos de arena, pero yo veo sólo un gran desierto. O así me siento, como en un desierto sin límites...
Así que, aquí estoy, retirado en el mío propio, intentando encontrar desesperadamente el rayo verde. Aún no he tenido mucha suerte, es necesario que el cielo esté muy despejado, pero no pierdo la esperanza. Aún queda mucho verano.


«Si ves el rayo verde,
serás capaz de comprender tus propios sentimientos y los de los demás»



El rayo verde (Eric Rohmer, 1986)

La Filmoteca de Sant Joan. El rayo verde de Eric Rohmer.

13 comments:

calamarin said...

yo tampoco he visto el rayo verde, pero si la playa de la concha. Nací en S.Sebastian y siempre digo lo mismo, "no podia haber nacido en otro sitio" (que maravilla)

pon said...

La playa de la Concha es un marco incomparable para todo, todo y todo. Es uno de esos sitios donde una puede morirse a gusto, sabiendo que la belleza de lo último que veras te reconciliará con el mundo.

Las abducciones se multiplican; la gente camina obnubilada, o se sienta obnubilada, o duerme obnubilada, vive abducida y se vacía de contenido para rellenarse de continente. Los envoltorios brillan cada vez más pero las cajas están vacías, o peor aún, llenas de humo maloliente.

Y yo no entiendo nada de nada, no entiendo a casi nadie, no veo rayos verdes y el desierto se me ha desaparecido. Me estoy quedando fuera de. Y no sé si quiero volver a estar dentro de, si alguna vez lo estuve.

Pintaré.

ixilik said...

Artillero, dale fuego
Ya sabes como es esto en verano, en elmomento menos esperado, se levanta una galerna, con rayos verdes (por lo menos para que corran , todos los de blanco y amarillo)

Uno said...

Yo, mis propios sentimientos los tengo mas o menos controlados pero necesito un rayo verd bien gordo que me de, pero bien, en la cocorota para comprender los sentimientos de los demás. Sobre todo el sentimiento gregario.
Que pena que no crea yo en los milagros.

Un abrazo

pe-jota said...

Algo nos está pasando, no se el qué, pero algo nos pasa, ya que mis sentimientos andan metidos en un tobogán emocional y mio en mi rededor y observo que todo empieza a parecerme extraño, a veces casi irreal.

El Deme said...

Disfruta del cielo, pero no te alejes demasiado de la tierra.

Steppenwolf said...

Por favor, pongame cuarto y mitad del rayo verde, y me lo envuelve que es para regalo.

Raúl said...

Una muy buena peli, la de Rohmmer. Una buena entrada, la tuya.

Justo said...

No pierdas la esperanza, Senses, lo verás -a lo mejor conmigo, si me invitas a la Concha, jaja-.

El Rayo Verde debe ser como eso de "hay otros mundos, pero están en éste". Yo creo que está en nuestro interior, que nos inflama y lo proyectamos hacia fuera, ¿no?

Por lo demás, a mí me gusta estar solo y en compañía, y seguro que había gente interesante en cada uno de esos eventos que citas, incluso en el de Benedicto.. aunque yo si tengo que elegir me iría a la Fiesta Blanca esa, a alegrarme la vista..

Un beso muy grande, querido; al final no cumplí el propósito de estar al pie del cañón en verano, pero es que ha sido un verano muy especial, no encontraba el momento..

CRISTINA said...

No sé lo que es peor, si los peregrinos o lo del desembarco pirata....
ayyyyyyyyyy ¡¡cuánto se aburre la gente!!

Besossssssssss

senses and nonsenses said...

son otro ladrillo más en el muro. víctimas/esclavos del “ello”: unos visten de blanco, otros de amarillo. en grupo dan mucho miedo pero solos, a poco que rasques, pueden ser majos …bueno, algunos.

ya no estoy en la ciudad de nacimiento de Calamarín, y la mía de adopción, espero que por mucho tiempo. estoy en medio de la catarsis que vive mi pueblo a finales de agosto cada año. ...y hay colores para todos los gustos.
no he visto aún el rayo verde pero he disfrutado en la playa de la Concha de unas increíbles puestas de sol. una, mágica.

Justo, qué bien que vuelvas. entonces, es algo así como cuando te sientes en paz contigo mismo y en comunión con los demás. ...que dura tan poco como el fenómeno del Rayo Verde. un instante, apenas unos segundos.
Yo no desisto. si no es este verano, será el que viene.

Vulcano Lover said...

Este año he vuelto a verlo, por segunda vez en mi vida. No en la localización de la película, aunque casualmente esa localización también la he visto este año, este verano, hace unos días para ser más exactos... No sé si la leyenda es cierta. La belleza sí lo es.

senses and nonsenses said...

pues casi nos vemos. que hubiera sido como un rayo verde, mágico. también he estado yo, allí mismo, probablemente unos días antes.
si tú lo has visto ya dos veces, va a ser que sí es cierta la leyenda...
besos, Vulcano.