Wednesday, March 30, 2011

Incendies

«El territorio de “Incendies” es un campo de minas histórico: El objetivo de la obra es profundizar en el tema de la cólera y no el de generarla»
Denis Villeneuve

Cómo puedo recomendar esta película, si el mejor regalo que me hicieron fue no contarme absolutamente nada antes de verla. A pesar de que el director y todas las críticas que he leído se empeñan en afirmar que la acción se sitúa en un espacio imaginario ("para desvincular la película de cualquier idea política preconcebida"), en ningún momento tuve duda de que la historia se desarrollaba en plena Guerra Civil del Líbano (con prólogo y epílogo en Canadá). De hecho, se trata de la adaptación de una obra de teatro de Wajdi Mouawad, escritor y director de origen libanés instalado en Canadá desde los años 80. Tampoco se nota/noté su origen teatral.
Se han cambiado los nombres de lugares o personas, de ciudades: Beirut se convierte en Daresh. También es cierto que podría tratarse de cualquier país de Oriente Próximo (incluso pensé en nuestra Guerra Civil o el conflicto de las Balcanes). O, hoy mismo la situación de las mujeres libias, o, hace unos días en Bangladesh.

“Tienes que averiguar lo que pasó,
o tu espíritu jamás hallará la paz”


Poco más se puede decir de lo que cuenta el tráiler: dos hermanos gemelos, Jeanne y Simon, acuden a la lectura del testamento de su madre, el notario les entrega sendos sobres con instrucciones para encontrar a un padre que creían muerto y a un hermano del que desconocían su existencia.
Nawal Marjan es el centro de la historia: es la madre, el origen de todo; el lugar geográfico del que provienen, ella es la metáfora de un país que ha preferido olvidar sus heridas -todavía mal cicatrizadas- a afrontarlas. Mientras Jeanne desea cumplir la última voluntad de su madre, muy sorprendida con el descubrimiento, Simon prefiere no indagar en el pasado de su familia.
“A veces es mejor, quizá, no saberlo todo”

“Una historia no acaba nunca con la muerte.
Siempre quedan huellas”

Jeanne representa la memoria histórica: es la primera que vuelve al país natal de su madre, necesita conocer lo que ocultaba para completar la historia, la de su madre y la suya propia. Su hermano, que en un principio es reacio a cumplir el último deseo de Nawal, será quien termine encajando las últimas piezas del puzzle. Un viaje en el que, no sólo descubrirán sus raíces, ver las huellas del horror de la Guerra cambiará sus vidas...

El espectador se ve obligado a ir llenando los vacíos del texto, a ir dibujando un país, el que sea, en el mapa, mientras acompaña a dos hermanos “gemelos” en su periplo por ciudades de edificios agujereados y pueblos borrados de la historia...
Si en esta historia el Líbano ha perdido su nombre “es porque ha hecho todo lo posible por mantener la amnesia de su locura furiosa. Un país que amnistió globalmente, sin monumento a sus muertos, sin memorial, que ha hecho de todo para evitar enfrentarse a la verdad sobre su propia guerra (bien atribuyéndola a otros, bien ocultándola) corre el riesgo definitivo de perder incluso sus raíces, es decir el hilo de su historia”. Y ese es el silencio que retrata “Incendies”.
http://www.periodistas-es.org/cinefilos/incendies-o-cuando-la-guerra-hace-que-uno-y-uno-sumen-uno

“La infancia
es un cuchillo clavado en la garganta”

Incendies es una historia esperanzadora: sólo aquellos que corten la espiral de odio y violencia, que renuncien a la venganza y a convertirse consecuentemente en verdugos, pueden transmitir un mundo mejor a los que quedan. La fragilidad del ser humano, su triste capacidad para convertirse en una pieza deshumanizada de un puzle infernal, su facilidad para caer en el odio convive con los sentimientos más bellos. ...su propósito es digno de elogio, ...nos propone una especie de torbellino político alrededor de los personajes, para evitar el análisis fácil de víctimas y verdugos, un rol que resulta fácilmente intercambiable. Todos los actores en juego son partícipes, constructores y producto de una situación de conflictos y fanatismo permanentes.
http://reflexionesdesdeanarres.blogspot.com/2011/03/incendies.html



Incendies (Denis Villeneuve, 2011)-. tráiler.

http://www.lacasadeloshorrores.com/2011/03/critica-de-incendies-por-john-blutarsky.html
http://babel36.wordpress.com/2011/03/19/incendies-denis-villeneuve-2010/

11 comments:

Anonymous said...

Lo de no pensar en "víctimas y verdugos" queda muy bonito. Se podría aplicar a tantos temas...
Mejor no los nombro que ya sabemos que hay temas tabú (autocensura).

En cualquier caso eso siempre lo piensan los verdugos. ¿Por qué será?

La película seguro que es una joya si tú la recomiendas.

Apunte técnico: voy a publicar el comentario como "anonymous" porque los comentarios que te he dejado en otros posts veo ahora que no han salido. ?????
Soy Cristina. La ex-cosmonauta.

Besossssssssssssssss

senses and nonsenses said...

en una guerra fraticida el papel de "víctimas" y "verdugos" pueden intercambiarse. siempre hay al menos dos puntos de vista.
es muy difícil, casi imposible, ponerse en la piel del otro si eres víctima de algún conflicto. se necesita una gran gran generosidad, extraordinaria.
y la mujer doble víctima: el GRAN tema de la peli.

no hay temas tabú, pero yo tb quiero autocensurarme, que parece que por fin se ve una luz al final del túnel. y ya hay demasiado ruido.
aunque costará mucho tiempo borrar todas las huellas, creo que hay motivos para la esperanza...

muchos besos, Cristina.

Uno said...

Ay que no quería verla...
Ay que me vas a arrastrar a verla...
Ay que estoy muy sensible ultimamente y no debería...
Me parece buena la idea de intentar no identificarla con una guerra en concreto. El ser humano es uno y el problema siempre se repite. Hasta las justificaciones a veces se repiten incluso en bandos corntrarios.

senses and nonsenses said...

ya digo que no sé si estoy muy de acuerdo, es el Líbano, se ponga el director como se ponga. con los nombres cambiados...
aunque tienes razón que mucho de lo que se cuenta, es esa la idea con la que juega la película, sirve para cualquier conflicto. para todas las Guerras me temo. es Universal.
se repite, se repite y no aprendemos...

no te la pierdas.
(para mí) es una de las películas del año.

pe-jota said...

Las vidas rotas, destrozadas, tergiversadas por la guerra son iguales en todas partes, y aún así pretendemos levantar fronteras.

Muy interesante.

Capi Vidal said...

Hola.

Me da pena (que no ira) el primer comentario, considerar que así piensan los verdugos y dejar poco o ningún margen para las ideas (para la ética, en suma) no deja lugar para un mundo mejor. Las ideas son bonitas, pero lo valioso es llevarlas a la práctica, es una pena que no veamos más a menudo convicciones verdaderas (incondicionales) y estén a la altura en la praxis. Claro, que lo peor es que tener convicciones se confunda con fanatismo, cuando debe ser todo lo contrario.

La violencia y la venganza son muy humanas, comprensibles (que no justificables) en tantas ocasiones. No entiendo muy bien lo de temas tabú, la mierda hay que sacarla, hablar de ella, desacralizarla... es una manera de superarla (¿son también "solo" bonitas ideas?).

Lo peor de todo, en cualquier caso, es la violencia socializada e institucionalizada (tan a menudo pensamos que el horror es ajeno, solo parte de los otros, negando nuestras responsabilidad). Al respecto, recomiendo otra buena película, la danesa "En un mundo mejor".

Saludos.

deWitt said...

Muy buen análisis Sense. En ralidad la estructura de la película hace que, como bien dices, sea considera un puzzle y haberla rodado con esa estructura es lo más coherente con la historia.

Comparto todo lo demás. Imprescindible!

Un abrazo

Anonymous said...

unviajeimposible.blogspot.ru est un l'un des blogs plus impressionnant que j'ai vu. Merci beaucoup pour garder l'internet chic pour un changement. Youve a obtenu le style, la classe, la bravade. Je le pense. S'il vous plaît gardez à cause sans l'internet est définitivement manque d'intelligence.

Carlos E. Blanco said...

Hola...Tengo esta película para verla hace aproximadamente 2 o 3 semanas. Ayer me senté a verla... algo raro en mi. Tuve mucho años videoclub y me cuesta ver una película de corrido, sin hacer nada más que prestarle atención. Con "Incendies" me pasó justamente que no pude moverme. La tensión que constantemente parece que va a explotar estalla por los aires con el ataque al micro en el que viaja Nawal. No se...es muy largo de explicar todo. No sólo es una película tremenda que cuenta una historia tremenda (pero que también cuenta una historia de absolución y de sacrificio), sino que además es una película bellísima y que utiliza una serie enorme de recursos para contar la historia sin contarla. Y jamás apela a nada siquiera parecido a un golpe bajo. Gracias a Dios Hollywood no tiene pensado hacer una remake para arruinarla...

Actualmente estudio el profesorado de Historia y fue también muy impresionante disfrutar de la película, por así decirlo, desde ese lugar. Información que tengo ahora gracias al estudio me enriqueció muchísimo el disfrute de esta peli y visceversa: pude ver en acción montones de conceptos que vengo estudiando en Historia de Antiguo Oriente. Y también comprender porqué Occidente se siente como se siente frente a esta cultura que le resulta tan ajena... Un placer de película, y muy bueno el análisis...

Carlos Blanco - El Bolson - Argentina

Carlos E. Blanco said...

Agrego algo que acabo de leer, y que es mas del campo cinematográfico:

¡Es la primera pelicula de este director!.

O sea...debutó con esta película... no puede ser... Un capo.

Víctor Pérez said...

Esta película es brutal; incluso leyendo sus comentarios se cierra mi garganta. Ningún ser humano está preparado para soportar una historia así.