Thursday, May 15, 2008

Los sobornados (The Big Heat)


Creía que hablaría de Los Sobornados el día que le dedicase un post a mi venerada Gloria Grahame, una de las secundarias de lujo del cine clásico, que estuvo casada con Nicholas Ray, cuatro años y dos películas, ganó un Oscar por Cautivos del mal, y fue la memorable Violeta de ¡Qué bello es vivir!. La Grahame ocupa un lugar destacado en mi galería de actrices favoritas por este personaje, y por Deseos Humanos, la otra ocasión que coincidió con G.Ford y F.Lang.
Pero de nuevo, al leer la prensa, he recordado esta semana a Fritz Lang, y concretamente esta película; eso, o vomitar del asquito que me han producido noticias como esta. Aunque era austríaco, y llegó a Hollywood huyendo de la convulsa Europa, está considerado como uno de los cronistas más lúcidos de la sociedad norteamericana de su tiempo. Desde Furia hasta Mientras Nueva York duerme, a través de las claves del cine de gángsters y del cine negro, hace una radiografía demoledora de la sociedad de la época, que como hemos podido comprobar sigue muy vigente en la actualidad. Algunas investigaciones de la época habían revelado a la opinión pública la existencia de mafias que pagaban grandes cantidades de dinero a policías para que permanecieran callados. La corrupción policial era un tema que preocupaba a la sociedad, y así aparece como una constante en el cine de los años 50, convirtiéndose en sí mismo casi en un sub-género.


La acción se sitúa en 1952 en una imaginaria ciudad de los EEUU. Dave Bannion es un honrado sargento de policía con una idílica familia que está investigando el improbable suicidio de su compañero. Al informar al Jefe de la Policía de sus sospechas -...que no se trataba de un suicidio, que Tom Duncan estaba siendo sobornado por Mike Lagana, el Rey del Hampa- se le ordena que deje de hacer preguntas y dé el caso por cerrado. Una visita a la viuda del policía es el desencadenante de la historia: una llamada, una orden quebrantada, y Katie, su dulce esposa, es asesinada por una bomba dirigida contra él. Lang intenta deliberadamente, desde el principio y siempre que es posible, que coincidan el punto de vista de la cámara y del espectador, hasta el extremo de que vemos como el protagonista ve arder a su esposa en el interior de su coche sin poder hacer nada, del mismo modo que nosotros no podemos hacer nada desde nuestra butaca. A partir de este momento, y a pesar de tratarse de Glenn Ford, la identificación con el héroe es total: los espectadores nos hemos puesto ya en su lugar, y le acompañaremos en este periplo contra la corrupción y la delincuencia organizada; corrupción que atraviesa todos los estamentos sociales, desde los más bajos a los más altos, públicos y privados.
La mafia queda representada por tres personas: Mike Lagana, el multimillonario de apariencia respetable que lo dirige todo, Vince Stone, el sádico jefe de los gángsters, que apaga cigarros en las manos de las chicas, y Larry, cabeza visible de los matones de Vince, encargado de poner la dinamita en el coche. Del lado de La Ley, en la otra cara de la misma moneda: la Policía, representada por el superior de Bannion, la viuda de Duncan, que tiene una carta incriminatoria de su marido que destaparía toda la red de corrupción montada, y el resto de sus compañeros, que abandonan la protección policial de su hija tras una llamada de Lagana.


He sido pobre y he sido rica,
y, créeme, es mucho mejor ser rica

Mención especial merece el personaje de Debbie Marsh (Gloria Grahame), que al principio se sitúa en el lado oscuro como la chica del matón Vince Stone (Lee Marvin), y que se revela como la verdadera protagonista del film al ayudar a Dave Bannion (Glenn Ford) a atrapar a los malos. Si Bannion actúa no se sabe muy bien si por venganza o por el deseo de hacer justicia, en su caso está claro que lo que le mueve es el deseo de venganza. En una de las escenas más emblemáticas de la historia del cine, parodiada hasta la saciedad, Stone, al enterarse de que su amante ha estado insinuándose a Bannion le arroja café hirviendo desfigurándole totalmente la cara.
La ambigüedad moral de Lang, presente en toda su filmografía, no podía faltar en esta obra. Mientras que Bannion intenta resolver todos los conflictos sin mancharse las manos, manteniéndose siempre dentro de los márgenes de la Ley, lo único que consigue es que todo aquel a quien se acerca acabe muriendo (o con la cara destrozada); Debbie, que parecía destinada a ser una mera comparsa del matón, tendrá un papel crucial en el desenlace, es la que terminará haciendo el trabajo sucio: Bannion no puede hacerlo porque se convertiría en lo mismo contra lo que lucha, sin embargo Debbie no se lo piensa dos veces, llega donde éste no se atreve, y termina sacrificándose (no voy a desvelar más), logrando destapar el pastel.


Ya sé aquello de que la realidad supera a la ficción. Pero hay muchas coincidencias entre Debbie y las prostitutas rumanas, chantajeadas, extorsionadas y sodomizadas por estos guardianes de la seguridad de los ciudadanos de bien. Debbie simboliza a todas ellas, pasa de ser el último mono de la jerarquía a ser la auténtica protagonista de la función, al aportar las pruebas que llevarán a Lagana, Stone y al Comisario de Policía ante la Justicia. Debbie es igual que todas esas valientes prostitutas a las que hay que agradecer que, con su denuncia, se haya destapado por fin las cloacas que ha soportado demasiado tiempo esta ciudad sin ley, la ley del silencio, anestesiada por la corrupción y el miedo a esta banda de pistoleros pagada con el dinero de todos.

16 comments:

Vulcano Lover said...

Ufff, qué gran película... Yo también soy absoluto fan de Fritz, porque el cine negro después de él ya no tiene igual. Mi película suya favorita sigue siendo (no sé por qué) una que no es de las más conocidas suyas: Scartett Street (aquí, acertadamente modificado el título, Perversidad)

pe-jota said...

Totalmente de acuerdo, además de más higiénico y creativo hablar de una de esas grandes secundarias que han hecho grande el cine, mujeres de lujo cuyas apariciones son estelares.

Alx Atwaters Daza said...

"Se puede ser joven sin dinero, pero no se puede ser viejo sin dinero", me recordó esa frase, la que has escrito de que prefiere ser rica.

Huummm, a mí también me dan bastante repugnancia esos uniformes prepotentes... vamos, no les faltaba un detalla, hasta la madre de uno de ellos que protegía a su hijo de la prensa: "mi hijo es super-inocente"

Superinocente, baahhhh, como que hasta ahora nadie supiera nada...

Eeen fin, mejor quedarme con las secundarias... que, aunque esa no la conocía en concreto, sí es cierto que es agradable verlas, hasta el punto de que yo he ido a ver películas sólo porque estaba Judi Dench O Maggie Smith... (sí, soy consciente de que me atraen, no sexualmente, gracias a Jude Law, las ancianas, pero eso es otro tema:)

Aaaay, besos apresurados que he pasado de robar tiempo al work a robárselo a mi almuerzo, ¡y eso sí que no! :P

El Deme said...

Gloria Grahame, maravillosa, el que la lectura de las noticias del periódico de ahora te haya remitido a Los sobornados y hayas encontrado paralelismos me parece genial...!!!!

JP said...

ah ! me re gustaron las frases .
No la ví esta película , asi que apuntada para verla.
Saludos
Chau

Arkturo said...

Me tendré que apuntar al cine de Fritz Lang... Es el siguiente grado de mi clase de cine ;DDD

Justo said...

No has dicho nada del cartel, que se presta a una lectura pues eso.. Me parece que no vi esta película, y si lo hice es que fue hace tiempo y no me dejó mucha huella.
Pero sí pillé la semana pasada "Soñadores", le tenía echado el ojo hace tiempo, se me pasó en su momento y al ver tu entusiasmo la alquilé y me ha encantado, de veras. Mucho. Pero eso es ya asunto de otras entradas.

Lo de las mafias a costa de prostitutas forzadas a serlo es un asunto repugnante que todavía no genera el rechazo que debiera en la sociedad, que mira a otro lado. Si además al frente estaban agentes de policía mucho peor: ha costado mucho tiempo que la policía sea uno de los estamentos mejor valorados por la sociedad española -eso dicen las encuestas- para que ahora vengan a cargárselo estos impresentables.
Por mi parte, defiendo de manera radical la legalizacion de la prostitución y de todas las drogas: a lo mejor otro gallo cantaría en muchos aspectos.

Un abrazo, buen fin de semana

@ELBLOGDERIPLEY said...

Me parece que cuando empecé a leérlo no había tube, (voy poco a poco, que toy así): hace mucho que la ví y aún recuerdo algunos pasajes (el de la bomba). Sí que me acuerdo que la ví, subtitulada y con las voces originales.
Aparte de homenaje merecido a Lang y a la gran Grahame, me parece muy original el paralelismo (sólo se te podía haber ocurrido a tí), con lo de Coslada, que sí, es de gomitarse..., pero bueno, lo peligroso y mafioso era antes (tenía que ser de ciencia-ficción...)....ahora al menos les han quitado y les han procesado.
Yo creo que no es más que un reflejo de la sociedad que vivimos y todo lo que pasa...pero es una noticia espeluznante que nos ha dejado helados a todos...
Por cierto ¿Hoy es Eurovisión? Luego nunca ni me entero...
Besotes.

| | |V4RoL| | | said...

Desgraciadamente no puedo dejar un comment tan grande, pero como soy nuevo por acá...le diré que desgraciadamente...le haré un link en mi bló...por que me ha gustao mucho su bló...y que...Fritz desde sus inicios fue referente a el Lynch de nuestros ahoras...


¡Saludos!

CRISTINA said...

Genial el post.
La verdad, de la peli no me acordaba, creía que no la había visto. Al leer tu post me han ido viniendo imágenes a la mente y sí, he ido recordando, pero en cualquier caso la tengo que volver a verlo.
En cuanto a lo de Coslada, ¡¡qué vergüenza!! Me parece lo peor de lo peor. Por todo. Por ellos, claro, por lo que hacían, por cómo lo hacían, por ser tan salvajes, tan hijosdeputa, tan matones y macarras... Lo peor de lo peor.
Y después, porque los policías tienen que ser los buenos. Es gravísimo que se corrompa. Como dice Ripley, afortunadamente ahí están, pillados y pendientes de juicio, y son la más mínima minoría, pero en cualquier caso me parece tremendo.
La policía, la justicia, la política, por lo que representan y por el poder que tienen deben ser lo más limpio y lo mejor de un país.
En fin...

Bueno, el paralelismo entre la peli y la noticia, acertadísimo. Como siempre.

Besos.

Zelig said...

Excelente post para una obra maestra. Recuerdo el impacto que me produjo la muerte de la mujer de Ford la primera vez que la vi y de qué forma mostraba Lang el vacío del personaje con un excelente movimiento de cámara por el interior de la casa.

Saludos,

Z.

pon said...

Uy, Gloria Grahame, una de mis favoritas de toda la vida! Cómo me gusta esta actriz, no muy valorada pero con unos registros increíbles en esos ojos felinos y esa boca que podía despreciar con un estilazo, lo mismo que sonreír maravillosamente. La recuerdo especialmente en "Deseos humanos" en la que se salían los tres protas y ella brillaba, espléndida y vibrante como un gato de angora.

Coslada, bueno...en fin......lo malo de Coslada es que no solo ocurre en Coslada....lo malo es que cuando tenemos el poder entre las manos, sea con una pistola, un cheque, una cruz o un decreto-ley, la jodemos con nuestra estúpida ambición....lo malo es que los buenos con poder se vuelven malos.....lo malo es que la línea es tan frágil, tan etérea, tan fácil de cruzar......

Senses & Nonsenses said...

la tengo, Perversidad (Scarlett Street), y La mujer del cuadro tb con joan benett y edward g.robinson. no sé si es de mis favoritas, porque me gustan todas tanto: Furia, Sólo se vive una vez, Mientras NY duerme.
y las dos con la grahame, ésta y Deseos humanos, que es verdad que está que se sale. ¡cómo me gusta que os guste tanto gloria grahame!

para mí hay tres intocables en el cine clásico americano, a pesar de ser europeos: hitchcock, wilder y lang.
el año del centenario del cine se pudo ver Los sobornados en pantalla grande en un ciclo que recorrió muchas ciudades, ...la piel de gallina. es una peli muy violenta para la época: el café hirviendo, la muerte de la esposa de g.ford, lee marvin apagando un cigarro en la mano de una chica. ...que aunque no recordemos el título de la peli, son escenas que permanecen en el inconsciente colectivo.

Senses & Nonsenses said...

lo malo es que no solo ocurre en coslada, pero coslada debería ser un ejemplo, y deberíamos exigir una condena ejemplar. pero ya veremos qué pasa, porque si se pone en marcha el ventilador puede esparcir la mierda muy lejos...
(dónde están ahora los jueces superestrella... anti-corrupción)
de arriba a abajo: porque ahora salen los que pagaban en mano 50 euros para ahorrarse los 90 de la grúa (osea, la manta llevaría muy lejos). los que están en la cárcel tienen poco más de 20 años, eran unos bebés cuando empezó esta historia es coslada.

cualquiera de los hechos que nos estamos enterando ahora son condenables, terribles algunos, pero que lo hagan los defensores de La Ley es simplemente ASQUEROSO.

además, justo, ripley, si nosotras con la policía, cómo que no...

besos.

pon said...

Si, deberíamos, y saldría implicado hasta el apuntador del cine de verano.......porque esto es como decía Armani cuando le acusaron de dar dinero a la Mafia, y quién en Italia no está implicado si dominan todo el mercado de principio a fin.
En mi barrio a finales de los setenta entró la heroína como un obús y causó más destrozos que un tsunami. A principios de los ochenta los churumbeles de las chabolas de enfrente de mi bloque, cuando veían venir un coche de la plas salían corriendo y metían las papelinas debajo de las piedras del descampado. Llegaban los maderos y hacían que registraban dos, y los otro dos levantaban las piedras y se llevaban las papelinas....el impuesto revolucionario lo pagaban los calorros con caballo medio cortado.
Mil historias que van desde el local de alterne, el pub, la papela de crack, las pastis, los aparcamientos de camiones con una paga semanal que podiá ser en cargamento o sexo en la cabina......mil cosas. Siempre han sido impunes y se creen impunes por siempre. Los defensores de la ley no son John Wayne ni James Stewart ni Gary Cooper solo ante el peligro. Los defensores de la ley, ja ja ja.

Jesús Angel Ortega said...

Hola,
He descubierto tu blog, y me ha gustado mucho.
Yo también soy amante del cine clásico y Fritz Lang y Gloria Grahame me encantan.
Tengo también un blog y precisamente hoy he publicado (en breve) un post sobre Gloria.
Si te interesa visitarme es :
http://jesusangelortega.wordpress.com/

No se si te gustará el tema de los premios entre blogs, pero tengo preparado uno y si te mola, te lo otorgaré junto con otros blogs que sigo.
Por supuesto te incluyo en mi blogroll.
Saludos.