Thursday, August 02, 2007

Bergman: la vida, la muerte, dios y la linterna mágica

Fresas Salvajes

"La vida es sólo un recorrido cruel y sin sentido
entre el nacimiento y la muerte"


Sonata de Otoño

"Si uno nace y se cría en una vicaría llega a comprender lo que significaban la vida y la muerte. Mi padre celebraba funerales, bodas, bautizos, daba consejos y preparaba sermones. El demonio era algo conocido, y en la mente de un niño, había necesidad de personificarlo"

Los padres de Ingmar Bergman eran personas rigurosas entregadas al cumplimiento de la moral y el deber. Su padre era un pastor luterano de la Corte Real Sueca. La severidad en su educación le proporcionó el que sería su mensaje y el método de su carrera, el conflicto entre el amor y el rechazo, entre la fe y la duda, el peso de la culpabilidad, la herencia de su educación luterana ejemplificada en las perpetuas dudas y confusiones de sus personajes.

"Vivimos muy lejos de Dios, tan lejos que, sin duda, no nos oye cuando le imploramos en nuestras oraciones. Por tanto debemos ayudarnos los unos a los otros. Debemos ofrecernos la comprensión y el perdón que un Dios remoto nos niega"

El séptimo sello

La obra de Ingmar Bergman no es fácil, no resulta ni sencilla ni divertida, tampoco busca el éxito comercial, pero su mérito como autor ha sido el de abordar temas trascendentales de un modo asequible para el gran público. La búsqueda de Dios, o de un equivalente aceptable, le inspiró una trilogía formada por Como en un espejo, Los comulgantes y El silencio. No obstante, el silencio de dios ante las preguntas existenciales del hombre es una idea que atormentaba a Bergman y recorre toda su filmografía. En los tres filmes sus personajes viven aislados, o bien en una isla, o en un pueblo de muy pocos habitantes, o en medio de una guerra en un país del que desconocen el idioma: en ese aislamiento se replantean todas sus dudas, llegando a veces a trágicas consecuencias.

En El séptimo sello y Fresas Salvajes (mejor, silvestres) la única certeza que se tiene en la vida es la muerte, en ambas películas la única recompensa es la familia, y ambas se preguntan por el propósito último de Dios, si es que lo tiene.

Persona

"Lo más importante en la vida es
ser capaz de entablar contacto con otro ser humano"

Ingmar Bergman

Fanny y Alexander

Cuando tenía diez años le regalaron un proyector de juguete. "La linterna mágica consistía en una pequeña caja metálica con una lámpara de carburo y placas coloreadas de cristal, de caperucita, el lobo y los demás personajes de los cuentos infantiles. Y el lobo era el demonio, sin cuernos, pero con un rabo y una espantosa boca roja, un ser extrañamente real pero inalcanzable, una imagen de maldad y una tentación sobre la pared floreada de mi cuarto de niño".
"Este pequeño instrumento fue decisivo para mi carrera. Era algo extraño. Se trataba simplemente de un juguete mecánico que mostraba siempre a los mismos hombres haciendo las mismas cosas. Con frecuencia me he preguntado qué es lo que me fascinaba tanto de él, y por qué el cine sigue fascinándome exactamente de la misma manera".

El propio Ingmar Bergman tuvo siempre una dura opinión sobre sí mismo y su trabajo:
"El cine es un engaño. Todos nos encontramos tanto delante como detrás de un proyector, todos somos víctimas y verdugos al mismo tiempo. Se utilizan unos aparatos mecánicos construídos para aprovecharse de las debilidades humanas, para suscitar en los espectadores sensaciones y emociones tales como la risa, el miedo, la indignación, ... Por tanto, soy o bien un impostor o, en el caso de que el público esté dispuesto a dejarse engañar, una especie de brujo o sumo sacerdote".

El silencio

Sólo soy un niño. ¿O ya no lo soy?
No sé nada del tiempo.
No existe, dicen los que han pensado en ello.

Cierro los ojos y me siento como un niño de diez años.
Entonces los abro. Y miro al espejo.
Y ahí sólo veo un viejo. Un viejo infantil.
¿No es curioso? Un vejete infantil, eso es todo.
Nos convertimos simplemente en eso.

14 comments:

andreinax said...

esta muy lindo me trajo muchos recuerdos sepultados tal ves en esa parte de donde nunca nos ocupamos en buscar

Sphoenix said...

Excelente recopilación!!

Gracias!

Saludos

J. H. said...

Muy buen post. Se nota que te gustaba este hombre.

Muegano. said...

Hey! Se nos fue uno de los grandes...padre haberte leído y recuperar mucho de ese cine que hace tiempo no repaso... ;)

CRISTINA said...

En varios blogs han aparecido post muy sentidos y muy bien escritos sobre Bergaman y Antonioni.
Este tuyo es, como muchos tuyos, perfecto. Nos traes citas, datos, argumentos, fotografías preciosas...y todo lo que nos cuentas nos acerca a Bergman y, si me lo permites, nos acerca también un poquito a tí.
Sí, definitivamente, "lo más importante en la vida es ser capaz de entablar contacto con otro ser humano"
Un beso Senses.

@ELBLOGDERIPLEY said...

Me iba a dormir, tengo que madrugar un poquillo, aunque hace un calor espantoso y me estoy hojeando tu blog. Es sencillamente perfecto lo que has hecho, eres riguroso y una cosa de quitar el sentido. Mañana me lo leo más tranquilamente y bien.
Supongo que el maestro de Bergman es Dreyer, claro: No hay nada como fundirse con tu maestro, a quién más admiras, y casi metamorfosearse con él, porque "El Séptimo Sello" parece una peli de Dreyer. (Para muchos "Ordet" (la palabra)" es la mejor peli de la historia del cine).
Mañana te escribiré otro comment. "From the life of the Marionettes", cómo me gustó esa peli, que disecciona a los seres humanos (los vivisecciona como si fueran ratones, casi que es aposta, parece que en vez de una cámara tiene un microscopio).
Estás de nota, como siempre.
Un besote, guapo.

Silencio said...

Chale, creo que al menos deberé ver una cada semana, porque es dificil pero siempre te deja una extraña sensación, como el miedo, el miedo de Alexander pegado en mis sabanas por semanas.

JULIANEN said...

un regalo de homenaje que has hecho a uno de los grandes

Caronte said...

hermoso y preciso homenaje al maestro. Las imágenes de el séptimo sello y de persona son cautivadoras.

(esta noche ponen sarabande en la 2)

1 abrazo

Renton said...

El maestro Bergman!, que gran legado dejo... vivio sus ultimos dias muy solitario en la isla de Faro, "A los demonios no les gusta el aire fresco. Camino todos los días por la playa luego de desayunar. Después, escribo unas horas. Como a las tres de la tarde voy al mar. Para personas desorganizadas como yo, es necesario tener rutinas estrictas como esta"... descanse en paz y gracias a la vida por el maestro Bergman

Senses & Nonsenses said...

sí, me gusta mucho.
estoy en casa solamente para ver 'sarabande' (gracias caronte).
ripley, no me extraña que te guste esa película. cuando empecé a verla pensaba que era un fassbinder... me parecía una anécdota curiosa.

sí, una gran pérdida, aunque nos quede su obra,
gracias a todos.

un abrazo.

pe-jota said...

Sencillamente estupendas estas claves para profundizar en el pensamiento de este gran creador, hombre reflexivo y curioso, sobretodo de la condición humana, y sobre nuestra absoluta soledad, un cine nada cómodo pero muy necesario.
Repito ¡¡Excelente!!

JLO said...

Y yo q hago con mi post homenaje a el despues de leer estos 2 posts tuyos????

Me mato?... jaja

felicitaciones.....

Addalina said...

Mi hermana Mariluz y yo vimos hace unos días el séptimo sello. Tienes razón, es buenísima y la búsqueda de Dios de hace tremendamente evidente en la trama, una manera muy artística de presentar lo tan cotidiano.
Un abrazo.