Thursday, April 11, 2013

5 Bigas 5













Las edades de Bigas Luna


Jamón, jamón, 1992.—
Puede que no sea una obra maestra, pero se le parece bastante. Abre así su Trilogía ibérica, con la que logra fusionar sus dos pasiones: el sexo y la gastronomía, y da rienda suelta a su particular inventario de algunos de los iconos y símbolos patrios: el jamón y la tortilla de patata, la paella y los huevos fritos. La corrupción urbanística, Julio Iglesias, el flamenco y los toros a la luz de La teta y la luna. Nunca le agradeceremos lo suficiente que descubriera el talento para el cine de Javier Bardem y Penélope Cruz. Con la maravillosa Anna Galiena, como regalo. Es su peli más aplaudida.



Bilbao, 1978.—
Para Roman Gubern, gurú de la cosa esta del Cine, “La deslumbrante irrupción de Bilbao en el paisaje cinematográfico español supuso una saludable conmoción en los días turbulentos de la transición política española hacia la democracia”. Angel Jové, el que fuera su actor fetiche en la primera época, está obsesionado con la prostituta Bilbao, interpretada por Isabel Pisano. Su posesivo amor es el que le lleva, igual que en ¡Atame!, a secuestrarla y atarla. Rodada en 16 mm, sin apenas presupuesto, casi se queda olvidada en el cajón. Gracias a Marco Ferreri, gran defensor del film, Bilbao se presentó en Cannes'78, y pudo estrenarse en Italia. De ella, dijo El País: “Experimento visceral y violento empeñado en alcanzar el límite”.



Lola, 1986.—
La primera película que vi de Bigas Luna. Lola es una chica de pueblo que trabaja en una fábrica de zapatos, le gustan los melocotones, y mantiene una relación insana, casi animal, con Mario. Huye a Barcelona, rehace su vida, pero el pasado siempre vuelve, y a ella le va la marcha... Una fascinante Angela Molina, con la que estuvo a punto de repetir en Las edades de Lulú, pero al francés de su marido no le gustó nada el alto contenido sexual del guión. Feodor Atkine da mucho miedo, la complicidad de la entonces pareja Patrick Bauchau y Assumpta Serna, y Ariadna Gil en su primerísima película. Hay que reconocer que tenía una habilidad especial para descubrir caras nuevas. Además de los ya citados, Jordi Mollà, Verónica Echegui, Francesca Neri o Biel Durán.



Angustia, 1987.—
Con Angustia cierra la Trilogía negra, que conformarían Bilbao, Caniche, y ésta. Una película que trata de un psicópata que ve una película sobre un psicópata que vive dominado por su madre, la poseedora de la mayor colección de ojos de la ciudad. Cine dentro del cine, una experiencia hipnótica, películas que caben dentro de otras, como muñecas rusas. Se intentó que Bette Davis interpretara a la madre, pero finalmente lo hizo Zelda Rubinstein, la conocida medium de Poltergeist. Un lujo para el cine español. También dirigió, entre otros, a Dennis Hopper, Benicio del Toro, Anita Ekberg o Stefanía Sandrelli.



La camarera del Titanic, 1997.—
Segunda película de la inacabada Trilogía italiana, que inicia con Bámbola (aunque yo las encuentro las más diferentes). Casi pasó desapercibida, nos muestra un Bigas elegante, en un film de época, alejado bastante de sus excesos habituales. Un obrero gana una carrera cuyo premio es una noche de hotel para poder asistir a la botadura del Titanic y verlo zarpar. Allí, pasará la noche con una misteriosa joven que dice ser una camarera del Titanic, no tiene alojamiento, y debe embarcar en unas horas. Tengo especial cariño a esta peli, no sólo por Olivier Martínez, que también, sino por dos de los momentos más bellos de toda su obra: la carrera del principio, y el final, con una botella de champán, fálica, como no podía ser de otro modo en el cine de Bigas Luna. Marca de la casa.

9 comments:

Justo said...

¡Gracias por este recuerdo!

Poca justicia se le está haciendo a Bigas, pero es que en España ¿quién es profeta en su tierra? Los artistas desde luego pocos.

Me gustan mucho todas las películas que reseñas, pero especialmente Lola y Angustia, me alegra un montón que las hayas incluido -de hecho pensaba hacer una entrada sobre estas dos, y la haré, me imagino-.

Bigas tenía muchísima personalidad.. y, como dices, para descubrir actores y actrices era un filón. Y ese erotismo desprejuiciado, que tan nerviosos ponía a los críticos pacatos..

Un abrazo

Uno said...

Me pasa con Bigas Luna como con Almodovar que me gustan todas sus pelis incluidas las que no me gustan
. Hay tantos hallazgos en su cine. Y no solo los nuevos actores ¿Qué me dices de María Martin, la Pisano o la Anita Ekberg de Bámbola?
Por esas cosas de la vida leí el guión de La camarera del Titanic bastante antes de que se empezara a rodar no podía imaginar mejor prota que Olivier.
Voy a homenajearle con una visita al Plata de Zaragoza.
Estupenda entrada. Un abrazo

El Deme said...

Todas la películas de Bigas Luna me gustan. Mis favoritas son Jamón, Jamón, Huevos de Oro y La teta y la luna, porque retratan a esa España profunda llena de complejos y manías que tanto folklore y desgracia producen.
Todo su cine tiene un toque erótico y gastronómico que, verdaderamente, es un disfrute para los sentimientos.

Justo said...

Me ha sorprendido mucho que este año no celebres el 14 de Abril.. que forma parte siempre de tu santoral festivo

pon said...

Me gustó mucho Lola, las demás más bien no me chistan. Claro que la Molina me encanta tanto.

senses and nonsenses said...

Justo, en este caso creo que ha sido más bien decisión propia. pero sabes que me pasa como a ti, lo pensé cuando nos dejó la gran María Asquerino.
la revelación de Javier Bardem en Las edades de Lulú y Penélope Cruz en Jamón, jamón fue algo muy estimulante para nuestro cine. se lo debemos a Bigas Luna.

Uno, touché, me ha encantado tu definición. te lo copiaré... "me gustan todas sus películas incluso las que no me gustan". y sí, me vale tanto para Bigas como para Almodóvar.
me gustó mucho La camarera del Titanic, es posible que Olivier Martínez tenga mucho que ver.
fui a conocer el Plata de Zaragoza sólo por él.

El Deme, vi el otro día Huevos de Oro, y me sorprendió muy gratamente... no la recordaba así, tan buena, con un Javier enorme, y 20 años después más vigente que nunca, con la corrupción flotando como tema de fondo.

Pon, si no existiera Jamón, jamón, probablemente Lola sería mi Bigas favorito. tb estaría seguro en mi top5 de Angela Molina.

Justo, me gustaría decirte que lo he celebrado en privado, pero este año ni eso. hasta tve emitió Ay, Carmela, que se les ha debido quedar infiltrado un bolchevique entre los programadores.
...porque de lo que tengo ganas es de gritar, si aún no es delito (que ve tú a saber), "los Borbones a los tiburones, por bribones".
pero, Gracias, me ha gustado que así recordemos el 14 de abril.
La Tercera, cada vez más cerca.

Javier Arnott Álvarez said...

Cuando alguien logra no dejar a nadie indiferente, cuando logra ser tan amado como odiado, entonces es un genio, aún más tratándose de España.
Merecidísimo homenaje.

tecla said...

Con él hemos perdido el jamón, la copa de Jerez y las noches de luna. Me han gustado todas sus películas, todos sus actores y todo cuanto hacía.
Pero le seguimos teniendo, vaya si le tenemos, Senses.

senses and nonsenses said...

Javier, yo creo que Bigas Luna, con Buñuel, Berlanga y Almodóvar, son los que mejor han contado nuestra idiosincrasia. cada uno a su manera, desde el particular universo que crearon.
sin embargo, muchas veces han tenido que ser reconocidos primero fuera para empezar a apreciarlos aquí dentro.

tecla, Bigas, que era un bon vivant, no nos perdonaría el perdernos el jamón y el buen vino, antes incluso que sus películas. hasta tenía bodega propia.
http://www.losvinosdebigasluna.com/

Besos.