Tuesday, January 22, 2013

Heath Ledger: Song to Siren

(4.abr.1979 — 22.ene.2008)

“La magnífica actuación de Ledger es un milagro fílmico.
Parece arrancarlo de sus entrañas. Ledger no solo sabe como Ennis se mueve, habla y escucha; sabe como respira. Verle aspirar el aroma de la camisa colgada en el armario de Jack es medir el dolor del amor perdido”

Parece que fue ayer, pero hoy se cumplen cinco años de la repentina muerte de Heath Ledger, que pasó a engrosar la lista de los Grandes Actores que se fueron tan pronto que nos dejaron un bello cadáver: si recordamos a River Phoenix por My own private Idaho, o, a James Dean como el Rebelde sin causa, él siempre será en muestra memoria cinéfila Ennis del Mar, el vaquero atormentado de Brokeback Mountain.
Estaba en su mejor momento. Con Todd Haynes rueda I'm Not There, una especie de ensayo sobre la vida y la obra de Bob Dylan. Cuando murió aún tenía pendiente por estrenar El caballero oscuro, con la que ganó un Oscar póstumo por su soberbia interpretación como un Joker mucho más trágico que el de Jack Nicholson. Y dejó incompleta El imaginario del Doctor Parnassus, que a la postre se convirtió en un homenaje al actor de Terry Gilliam gracias a sus amigos Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell.


Candy (Neil Armfield, 2006)
Para HeathLedgermaníacos

Regresa a Australia para rodar Candy, una historia de amor y drogas en la que algunos han querido ver coincidencias con su propia vida. En los créditos suena esta versión de Song to siren, de la desconocida Paula Arundell, no muy distinta a la de Elizabeth Fraser, la singular cantante de los Cocteau Twins, que ya la grabó en 1984 con el grupo This Mortal Coil. Esta versión aparecía en Carretera perdida.
He leído que David Lynch ya quiso utilizar la canción original de Tim Buckley en su obra maestra Blue Velvet, no pudo por cuestión de derechos. De las muchísimas versiones que existen de Song to siren, seguro que ninguna tan especial como la versión que se marca John Frusciante, guitarra de los Red Hot Chili Peppers. Y es que, no puedo evitarlo, tengo debilidad por este chico.


Lost Highway (David Lynch, 1997)

9 comments:

Laura Uve said...

Un lugar común... pero cierto: el tiempo pasa volando.

Me ha encantado ese inicio de Candy y la versión de Frusciante.

cfr said...

No pude dejar de emocionarme con la secuencia final de Brokeback Mountain en la que Ennis acude a casa de los padres de Jack sube a su habitación y toma una camisa que cuelga de un armario y la huele, junto a aquellos acordes de guitarra me llegó al alma. Gran momento y magnífica interpretación de Ledger.

Uno said...

Me ha gustado mucho e arranque de Candy -qué buena idea- pero me quedo con la versión de Cocteau Twins, un poquito flamenca.
Y con ese polvo cruel de Lost Highway.

Un abrazo

Javier Arnott Álvarez said...

Es increíble, cinco años ya, el tiempo no pasa, el tiempo vuela.

deWitt said...

Tengo que confesar que la interpretación de Ledger de Ennis del Mar, me desarma. No importa las veces que la vea ni mi estado emocional, me conmueve tanto que incluso llego a pasarlo mal.

Cinco años ya...uff!

Abrazo

senses and nonsenses said...

Laura, sé que tanto a ti como a mí nos da mucha ternura John Frusciante. yo no puedo evitarlo. tb la guindilla picante se dio un paseo por el lado salvaje de la vida, pero ha tenido más suerte que Heath Ledger.

cfr, bienvenid@
eres brokalcóholic@! que te diría una amiga nuestra bloguera. no soy brokalcóholico, pero siempre que veo esa escena se me pone la carne de gallina.

Uno, me ha encantado lo de la flamenca de los Cocteau Twins, lo veo, lo veo.
...después de semejante polvo no se puede ser tan mala.

Javier, parece que fue ayer.

deWitt, qué comentario tan bonito. Ennis del Mar es un gran personaje. ha dejado marcada a toda una generación. creo que la muerte le convertirá en mito, como a Dean o Phoenix.
de hecho, aquí estamos, recordándole.

pon said...

Se reporta la brokealcohólica.

Qué quieres que te diga.....que cinco de la muerte de Heath y siete del estreno de BBM, y que acabamos hoy de celebrar la quedada de aniversario, y que hemos quedado para junio, y que aquí estamos, aún, y espero que por mucho tiempo. He explicado mil veces tantas cosas que ya para qué otra, salvo decir que ahí sigo, en la puta montaña.

Sublime Ledger en esa escena final de las camisas en la caravana, para mí una de las escenas de referencia del trabajo actoral. Sublime vomitando en un callejón, o diciendo con la mirada lo que no es capaz de decir con palabras. Ciertamente Heath es Ennis y Ennis es Heath, y así nos quedamos, brokealcoholizados.

Y todo lo que me trajo...entre otras cosas, hasta aquí.....en fin, que me repito.

Justo said...

Jajaj.. ya sabía que eras frusciantealcohólico..

Yo también adoro a Heath-Ennis, mucho.. y además he tenido el honor reciente de asistir como invitado, gracias a Pon, de la última quedada de los broke-mountianos. Es una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Ya no está la escena de Carretera perdida en la página, pero la recuerdo bien.. qué curioso, porque también es una de mis pelis favoritas, de las que más más...

Un abrazote

senses and nonsenses said...

espero estar muy muy pronto con vosotros de nuevo.