Thursday, June 07, 2012

Querelles

“A la soledad moral del asesino se une la soledad del artista que no puede admitir autoridad alguna excepto la de otro artista”
Querelle

Querelle (Rainer Werner Fassbinder, 1982)

Estas imágenes fueron tomadas durante el rodaje de Querelle por Roger Fritz, fotógrafo, actor (habitual en los films de Fassbinder), productor y director alemán, donde trabajó como actor y responsable de la foto-fija: no son fotogramas del film, son imágenes capturadas durante la filmación para registrar documentalmente el rodaje, o con fines publicitarios. Esta maravilla de fotografías fueron publicadas en 1982 como Querelle: The Film Book coincidiendo con el estreno del film, rara vez han sido expuestas.


http://www.roger-fritz.com/




En 1928 Jean Cocteau publica Le Livre blanc, una declaración de amor a la belleza de los jóvenes, los marineros y al opio, al que se aficionó tras la inesperada muerte de su compañero y cómplice de tantos proyectos, Raymond Radiguet. Pasó una fuerte depresión, dijo que no escribiría jamás: y de toda esta experiencia surge esta obra.
El Libro Blanco se publica de forma anónima durante las primeras ediciones, como una obra maldita que fue capaz de romper «el silencio» de la sociedad intelectual de la época. Este libro, que se completa con las ilustraciones del propio Cocteau, está consierado una de las cúspides del arte homoerótico de la vanguardia francesa.

En mis recuerdos más lejanos e incluso si me remonto a esa edad en que la razón no influye aún en los sentidos, encuentro indicios de mi amor por los muchachos. He amado siempre el sexo fuerte, al que considero legítimo llamar el bello sexo. Mis desdichas se las debo a una sociedad que condena lo raro como un crimen y nos obliga a enmendar nuestras inclinaciones.
Jean Cocteau

Un chant d'amour

A Jean Cocteau le gustaban los chicos malos
Jean Genet era el chico malo

«Genet el huérfano, Genet el chorizo, Genet el chapero, Genet el vagabundo, Genet el delincuente, Genet el mendigo, Genet el poeta, el que adora las ladillas de sus amantes, el que ama a los delincuentes más duros, Genet el mártir, el exiliado, el comprometido, el mecenas, el que está enterrado en el cementerio español de Larache…». (*)
Jean Genet fue poeta, dramaturgo, cineasta de una sola película, uno de los grandes de la cultura francesa, y antes de todo eso, maricón y ladrón, como a él le gustaba decir. Comienza a escribir en la cárcel, él mismo auto-edita su célebre poema El condenado a muerte y Santa María de las Flores, que pudo publicarse gracias a la influencia de Cocteau, quien junto a Sartre, Picasso y otros personajes de la vida artística e intelectual francesa consiguieron librarle de la cadena perpetua pidiendo personalmente al presidente de la República su indulto.
En 1947, la publicación de su novela Querelle de Brest causa un enorme revuelo en Francia. Esa mítica primera edición, que fue censurada y prohibida por escandalosa, se completaba con unos dibujos realizados por Jean Cocteau de marineros desnudos en diferentes situaciones sexuales.











http://www.anal-magazine.com/blog/?p=1945



Andy Warhol

Thomas Allen
ThomasAllenOnline.com

Y para acabar este post, que uno es muy ecléctico, Tatuaje, un clásico de León y Quiroga, popularizada por Doña Concha Piquer, y cantada en esta ocasión por Pedro Almodóvar para un programa de tve (devolviéndole el favor a su amigo Jaime Chávarri), con la colaboración de Marisa Paredes y Chus Lampreave.
Y el marinero.


Tatuaje (Jaime Chávarri, 1985)

http://bajoelsignodelibra.blogspot/San Jean Genet.
http://gaybariloche.blogspot/Jean Genet, el ladrón, el maricón.
http://cinesinorillas.blogspot/Fassbinder-Querelle.

12 comments:

deWitt said...

Totalmente, muy ecléctico, oiga!! Tuve la suerte de ver hace unos años Querelle en pantalla grande. Ya la había visto pero la oportunidad de verla en un cine pudo conmigo. Aunque conocía la ilustración de Warhol, desconocía toda la "trastienda" que nos abres aquí. Sin duda alguna muy interesante, hace tiempo que quiero leer algo de Cocteau...

Ays, siempre me quejo de todas las pelis que me quedan por ver pero, ¿y lo libros? El día no da para más...A ver si con un poco de suerte, tras esta primera mitad del año de lo más intensa, puedo escaparme en verano a una isla desierta con libros, música y buena compañía y desconectar del mundo.

Un abrazo

ixilik said...

arte, lujo y piel con olor a sexo. Querelle es muy especial, y al menos en mi caso muy íntimo


PD: te falta marinero de luces je je

Laura Uve said...

Si hay algo que odio en este mundo es que haya personas que sufran (suframos) por sus preferencias sexuales, por su sexo, por su clase social... qué asquito.

Por lo demás has articulado, como es habitual en ti, una hermosa entrada en la que vas entretejiendo temas con una facilidad armoniosa y delicada.

Besos, besos, besos...

Pdt: eso sí, Almodóvar me gusta poco :))

tecla said...

Es una entrada magistral en la que has puesto todo tu empeño. Pura gozada.
Me pregunto cómo podéis encontrar estas fotos tan buenas. Yo las busco a veces y solo encuentro vulgaridades. Qué poca gracia tengo para eso.
El víde lo he disfrutado a gusto y me he reído un montón, como lo hago siempre con las películas de Almodovar y nuestra Chus Lampreave.
Genial

JLO said...

post variado y potente... buenas imágenes... no lo tenía a Almodóvar cantando...

no sé si me animo a entrar a ese link que pusiste jaja...

salu2 master...

El Deme said...

Suele ser normal, marineros que vienen y van, que pasan por nuestras vidas dejando una aureola de vapor y sirena, que se tienen que ir en seguida, que nunca más se sabe de ellos.

Javier Arnott Álvarez said...

Te ha quedado una entrada superlativamente redonda a base de imprescindibles puntos cardinales del imaginario ya no sólo gay, sino de la cultura en general, desde ese Querelle, entre Genet y Fassbinder, obra maestra donde las haya. Cocteau, todo un rferente cultural y ese remate con Tatuaje, desde luego no se puede pedir más.

Ana said...

Gran post!. Me remitió precisamente a un viaje imposible: un mar salvaje con marineros lejanos en tardes lejanas y soles ardientes... la pasión de veranos pasados que hoy dejan huellas en alguna parte. El sabor de la sal del mar en la piel... Me gusta imaginar que alguna vez Cocteau Genet y Fassbinder tuvieron una sensación parecida. ¡Gracias el viaje imposible!
http://www.youtube.com/watch?v=WkZlir1d0jU Comparto mi fragmento favorito de la película, con el poema de Wilde "Each man kills the thing he loves"... ¡Salud!

Uno said...

Estupenda entrada de la que no se con qué quedarme. Solo mencionar a Jean Marais (qué guapo en la foto) olvidado entre tantos grandes. ¿Te he contado que le conocí? Seguro que si.
Un abrazo

senses and nonsenses said...

sí, me contaste (¡muy guapo!)
muchas gracias a todos por vuestros comentarios. he estado unos días fuera, completamente des-conectado. o sea, regreso con hambre de blog. empiezo a visitaros ahora mismo.

Ana, bienvenida. deliciosamente patética Jeanne Moreau susurrando la canción más triste posible, aislada y expulsada de ese mundo entre hombres.

...creo que he descubierto un mundo nuevo (que decía Karina)
...el de los camioneros.

besos a tod@s

Ana said...

Gracias!
Y si, Jeanne Moreau ajena al mundo de los marineros y sus amantes... con qué tristeza canta! Me encantó también el video de Almodóvar, no lo había visto, gracias!

Justo L.C. said...

Qué maravilla, de todos, jaja..

Creo que la película nació ya mítica, y con el tiempo ya no digamos.. en cuanto a Genet, es una figura única, y con el tiempo reconocido como uno de los mejores escritores en lengua francesa de todos los tiempos. Siempre lo digo cuando se habla de él, nunca leí a nadie que venere tanto y hasta sus últimas consecuencias a los hombres, a un tipo de hombre determinado, claro.

Los dibujos de Cocteau, una gozada..