Sunday, April 29, 2012

Las niñas de «El otro árbol de Guernica»














Coincidieron siendo muy niñas en El otro árbol de Guernica de Pedro Lazaga, adaptación de la novela autobiográfica de Luis de Castresana, que cuenta la historia de un grupo de niños vascos exiliados a Bélgica durante la Guerra Civil para estar a salvo de los bombardeos y los horrores de la guerra. Inma es Begoña, la hermana de Santi, el niño protagonista. Sandra es Montserrat, su primer amor.


Inma de Santis

Inma de Santis rodó su primera película con cinco añitos. La vimos crecer, y creció bien, entre horribles películas de Manolo Escobar o Julio Iglesias (La vida sigue igual) y las obras de teatro de Estudio 1. El otro árbol de Guernica fue la primera película de Sandra Mozarowsky, y quizá la más importante, porque su carrera posterior se limitó a enseñar cacha en los subproductos típicos del cine de destape de la época. A Inma no le interesó enseñar las tetas en este cine postfranquista, ni tan siquiera por exigencias del guión, como la mayoría de sus compañeras de profesión. Quiso entonces saltar al otro lado de la cámara y estudió Imagen en la facultad de Ciencias de la Información: fue script, guionista, realizó dos cortometrajes que fueron premiados en diversos festivales. Triunfaba en televisión como presentadora cuando fallece en un accidente en Marruecos, el todoterreno que ella misma conducía volcó en el desierto del Sahara. Tenía 30 años. Ambas compartieron también mismo final trágico. Sandra murió con sólo 18 años al caer desde el balcón de la terraza de su domicilio (mucho se especuló sobre las causas de su muerte, y el suicidio no era la más terrible de las teorías).


Sandra Mozarowsky

Inma de Santis, en una entrevista, sobre Sandra Mozarowsky:
—Conocí a Sandra cuando las dos éramos unas niñas, rodando El otro árbol de Gernica. Teníamos las dos 10 años. Recuerdo que para ella era una experiencia inolvidable porque era la primera película que hacía. Para mí no era la primera película. Recuerdo que nos divertíamos mucho haciéndola... Su accidente no ha sido más que una consecuencia de su obsesión por adelgazar, y quería adelgazar —aunque yo no creo que fuese gorda— porque el tipo de cine que se hace en este país te exige estas cosas... Sé que llevaba un régimen diría que casi bestial. Lo único que tomaba durante el día era un plátano y una taza de té. Después tomaba de esas pastillas para no tener apetito, más otras pastillas para animarse... así es fácil que pasen esas cosas, aunque sean accidentes involuntarios, pero provocados por las pastillas famosas. Admiraba en ella tanta entrega, pero no creo que el cine se merezca tanto.

8 comments:

tecla said...

Te he comentado tres veces Senses y las tres se me ha borrado al clicar en publicar.
Si veo que se me publica esto que te estoy diciendo mañana te lo vuelvo a leer y a comentar porque me ha gustado mucho. Es muy interesante todo cuanto hablas.

Justo L.C. said...

Recuerdo bien a las dos, aunque no he visto la película.

Sandra Mozarowsky era un bellezón.. me impresionó mucho su muerte, y también la de Inma, claro. Eran bastante conocidas, ambas -también estaba Ivonne Sentís, una de mis favoritas, a veces se le ha confundido con Inma, por lo del nombre; pero Ivonne sigue viva, afortunadamente, aunque retirada-.

Qué impresionante lo que cuenta Inma de Santis en esa entrevista: por cierto, ella protagonizó un clásico inenarrable del trash hispano: Nunca en horas de clase.

Justo L.C. said...

Se me olvidaba: gracias por recordarlas..

pon said...

Las recuerdo muy bien, unas fotos de Sandra delgadísima como un esqueleto, debió de ser poco antes de "caerse" por el balcón, tan jovencita. Era bellísima. Inma de Santis era un actriz bastante aceptable, sobre todo inteligente. También qué joven fua a morir. Una pena.

Javier Arnott Álvarez said...

Pues para mi es un descubrimiento, la película, de ellas sí que me acuerdo, pero esta película no la he visto.

senses and nonsenses said...

la película es de 1969 y me fascinó, por motivos que ahora explicaré, aunque creo que tenía un tufillo franquista que seguramente se habrá incrementado con el tiempo. se benefició de la operación de propaganda que propició cierta “apertura” del Régimen. pero es la versión franquista y maquillada del exilio. en la peli se evita hacer referencias a la República, a los maestros que les acompañaron y no pudieron volver...
me encantaría volver a verla, era muy crío. menos de 13 años, que son los años que viví en el mismo pueblo de Luis de Castresana. por ello, también fue mi primer (uno de mis primeros) libro libro. todos sus paisanos, niños y mayores conocíamos muy bien la historia de El otro árbol de Guernica. no creo que tpc haya demasiada reflexión, era una novela "amable": no obstante, ganó el Premio Nacional del Literatura en 1967, dentro de esa política de aperturismo de la dictadura franquista. ...no sé, mi recuerdo es subjetivo, por suerte tuve el punto de vista de mis mayores.

Inma era adorable, la recuerdo sobre todo en Estudio 1. tipo Maribel Martín, más que Ivonne Sentis. no era mala actriz, pero creo que hoy estaría dirigiendo películas. o rodando documentales.
a Sandra la recuerdo perfectamente, en un capítulo de Curro Jiménez, fíjate tú. y recuerdo la conmoción de su muerte en las revistas de la época. era el tema de conversación en la peluquería de mamá, que si se había suicidado, que si se cayó mientras regaba las plantas desde una terraza sin macetas. todo muy raro. lo de las pastillas para adelgazar es nuevo para mí, es más, incluso había escuchado que estaba “un poco gorda”, pero no sé si esto es una historia “real”.

Inma tiene legión de fans en Internet, y hasta blog homenaje:
http://inmadesantis.blogspot.com.es/
y la historia de Sandra circula -ahora por la red- como un elefante en una cacharrería.

Anonymous said...

Los restos de Sandra reposan en el cementerio de Pozuelo de Alarcón, Madrid.

BolasChinas said...

Buen artículo