Wednesday, June 29, 2011

Bent y el triángulo rosa


Bent, o cómo el Amor y el Orgullo es posible incluso en medio de tanto horror. Bent (Torcidos) narra la persecución a la que fueron sometidos los homosexuales durante el nazismo, y explica al mismo tiempo el origen del triángulo rosa como símbolo del activismo gay. El film adapta una obra de teatro basada en la historia de Los hombres de los triángulos rosas, novela autobiográfica de Heinz Heger, que relata sus experiencias como superviviente de Dachau. Aún hoy no hay datos fidedignos del número de gays y lesbianas que murieron en los campos de concentración nazis.
Clive Owen —como Max en uno de sus primeros grandes personajes— es una de mis debilidades, pero atención a Lothaire Bluteau —Horst, su compañero en el campo de concentración—. El director Sean Mathias reserva el papel del tío de Max a Ian McKellen, quien estrenó la obra de teatro en 1979 y pareja suya durante mucho tiempo. Y además, la colaboración especial de Mick Jagger: como Greta, la transformista que organiza las fiestas más divertidas de Berlín, una pequeño papel pero esencial para la trama. Con música de
Philip Glass.


Mick Jagger — Streets of Berlín

Max y Rudy son una pareja homosexual que disfrutan del ambiente liberal del Berlín de los años 30. Max, en el cabaret de la siniestra Greta, seduce a un guapo oficial de las SA y se lo lleva a casa. No es una noche cualquiera, es la noche de los cuchillos largos: una operación de Hitler —las SS contra las SA: Himmler contra Röhm— para liquidar, entre otros, a los homosexuales de su ejército, de toda la raza aria y del planeta... La Gestapo es enviada a la casa de la pareja, entran sin llamar, asesinan al camisa parda, y ellos son arrestados y conducidos al campo de concentración de Dachau.

Durante el trayecto en tren Rudy es linchado por afeminado hasta morir. Max niega su homosexualidad: bien por vergüenza, bien porque cree que tiene más posibilidades de salvarse. Para conseguir que le cosan en la camisa la estrella amarilla asignada a los judíos tiene que mantener relaciones sexuales con una chica muerta ¡como prueba de su heterosexualidad!

Pero en Dachau conocerá a Horst, un compañero que sin embargo lleva con orgullo el triángulo rosa, el signo que identificaba a los presos homosexuales. Aunque no parece el marco más idílico, mientras los nazis los tienen ocupados cargando nieve o piedras de un lado a otro sin propósito alguno, Max y Horst vivirán una tierna y dolorosa historia de amor.



Bent (Sean Mathias, 1997)









«We have to move rocks»





Lambda.— Letra del alfabeto griego elegida primer símbolo gay por la Alianza Activista Gay pocos meses después de los sucesos de Stonewall. En 1974 se reconoce oficialmente como símbolo internacional de los Derechos de gays y lesbianas.

http://youtube/Tráiler Bent
Gays muertos, Lesbianas vivas (Rosa Von Praunheim, 2008).

24 comments:

senses and nonsenses said...

Max y Horst tienen un buen trabajo. Se dedican exclusivamente a mover piedras. Pero es un trabajo perverso: se trata de moverlas de un montón a otro, de un punto A a un punto B, para que, una vez hayan sido trasladadas todas, sean devueltas al primer montón.
En ocasiones les asignan un montón a cada uno y les piden que formen un cuadrado. Entonces sucede que cuando Max lleva piedras desde A hasta D y Horst desde B hasta C, en el camino se cruzan.
Por eso les obligan a hacerlo de otra forma. Max lleva piedras de A a B y Horst lo hace de C a D, paralelamente, para que no se crucen en el camino; o uno va detrás del otro, llevando piedras de un montón al siguiente en un cuadrado preparado de antemano y en sentido contrario a las agujas de un reloj que ya no existe, para que ni siquiera se miren.
Sin embargo, cuando realmente disfrutan es cuando sólo existen dos montones, uno para Max y otro para Horst, y les piden que lleven las piedras a un tercer punto, formando así un triángulo que poco a poco y con sus propias manos harán desaparecer.

De Maldita bonhomía.

ixilik said...

No sabía el origen del triangulo, hace poco perdí una bisera con un pin de triangulo rosa en Mexico DF, por una calle perdida.Posiblemente ahora la llevará algún machirulo mexicano, sin saber lo que lleva en la cabeaz.
Respecto a Bent... es como si tu llevaras las piedras, y como si tu tambien sintieras la electricidad.
Gracias por recordarmela

pon said...

Cómo se me ha podido escapar una peli con Clive Owen y Mick Jagger dentro a la vez???

erva_cidreira said...

El Símbolo Lambda (la undécima letra del alfabeto griego) es uno de los símbolos cuyo origen es polémico sobre cómo se escogió y por qué simboliza el orgullo gay.
La mayoría de los investigadores apuntan que por el año 1970, la Unión de Activistas Gay de Nueva York, lo eligió como símbolo de representación de su comunidad. Posteriormente en el año 1974, se adoptó por el Congreso de Derechos de los Gay, celebrado en Edimburgo (Escocia). Por aquellos años, Lambda se hizo internacionalmente popular. Incluso se creó una bandera de fondo blanco simple, con una lambda minúscula en su centro.
Pero donde acaba la historia, empieza la especulación. Los que difieren piensan que el símbolo fue escogido por el entorno de liberalidad que vivieron los griegos, respecto de cuestiones homosexuales.
Otros opinan que lambda es símbolo de energía (la energía que todos tenemos cuando trabajamos en conjunto). Lambda también puede ser que denote sinergia del movimiento gay, con la idea de que el todo es mayor que las partes. Lambda también puede representar la balanza y el equilibrio, y la fuerza que impide cualquier adversidad.
Los espartanos griegos consideraban la lambda como símbolo de unidad (la letra lambda mayúscula aparecía impresa en los escudos de los hoplitas lacedemonios) y Lambda es la primera letra de la palabra Lesbos.
En física y en otros campos representa la longitud de onda (λ).
En una reacción química indica que se necesita la intervención de un catalizador en la reacción.

(hispanogay.net, es.wikipedia.org)

Merlín Púrpura said...

Hola:

Hace muchos años vi la obra de teatro y luego la peli. Y hoy volvi a sentir la emoción de tan bellos sentimientos. Esta escena es maravillosa, hermosa, tierna y muy expresiva: Podemos amarnos, a pesar de todo.

Un abrazo màgico y púrpura.

Raúl said...

La peli es sin duda interesante, más allá de por su calidad, por el tratamiento y el mensaje.

pe-jota said...

La película no la he visto, la obra de teatro sí, quiero recordar que su estreno en BCN fue en la Sala Villaroel, pero lo que si me queda claro fue la polémica, bastante estúpida por cierto, que levantó el cartel publicitario con el sexo del David de Miguel Ángel en primer término encerrado en un triángulo.

pon said...

Me parece que los hoplitas llevaban la letra griega "lambda" mayúscula en sus escudos porque es la inicial de Lacedemonia, el territorio donde está Esparta. Los atenienses llevaban la "Alpha" de Atenas y Atica, y durante las guerras con Persia cuando se unieron en la liga de Delos, se pintaron los escudos con ls "Delta" mayúscula.

Los griegos y los romanos no tenían una liberalidad tan maravillosa como creemos hoy dia. De hecho, sus relaciones homosexuales(sólo las masculinas, las femeninas se consideraban inexistentes) estaban tan regidas por estrictas normas sociales como las heterosexuales. El hecho de que las plasmaran en cráteras y frescos no significa que aquello fuera el paraíso: plasmaban todo tipo de escenas cotidianas y las sexuales también. Ni más ni menos que otras escenas. Pero a los judeocristianos logicamente nos parece increíblemente liberal, o un escándalo. Siempre olvidamos que quien se saltaba las normas sexuales(homos o heteros) era duramente castigado.

erva_cidreira said...

De todos modos, liberal (según RAE: inclinado a la libertad, comprensivo) no significa libertino.
Claro que en Grecia y Roma había leyes (estatales) y normas (sociales), y la verdad es que también había muchas diferencias en los ejes diacrónico y sincrónico incluso durante la Antigüedad.
Sin embargo, lo más importante es que la diferente concepción de lo que hoy llamamos "sexo" fue un punto, si no el único, de referencia histórica, estética y literaria, linguística, algunas veces idealizado, sí, en todos los siguientes "siglos oscuros" de las discriminaciones, represiones y exclusiones.
Así que no podría haber el "Renacimiento sexual" de la segunda mitad del siglo XX sin el "retorno" (¿reinterpretativo?) a los antiguos.
Incluso las mujeres homosexuales utilizan hoy orgullosas el término "lesbiana" y proyectan su sensibilidad en el pasado lejano del siglo VII a.C. a través de los versos de Safo.

pon said...

Muy idealizado, diría yo. El renacimiento sexual del siglo XX se debió a la invención de la píldora anticonceptiva, que no sólo liberó a a las mujeres de la obligación y la esclavitud de procrear sino también al hombre y significó la potenciación de los movimientos homosexuales al liberar al sexo de la acción procreadora y comenzar a tener de forma pública todos los elementos emocionales y sexuales que siempre tuvo de puertas adentro. El retorno a los clásicos es, creo yo, más una cuestión estética.

Quizás las mujeres homosexuales utilizan el término "lesbiana" simplemente porque no existe otro que no tenga un origen despectivo, dado que practicamente la única expresión de arte homosexual femenino sean los versos de Safo, el resto o bien se han destruído o ni siquiera se concibieron como tales. Por otra parte un origen tan bello es motivo de orgullo, claro.

erva_cidreira said...

El renacimiento sexual del siglo XX se debió a la invención de la píldora anticonceptiva, que no sólo liberó a las mujeres de la obligación y la esclavitud de procrear sino también al hombre…

Obviamente hablamos desde experiencias históricas y tradiciones culturales diferentes.
Sin embargo, para los homosexuales, en todas sus “Edades Medias” como también en todos sus “Renacimientos”, la Antigüedad ha sido siempre su refugio, su clave de interpretación del mundo, su inspiración, su punto de partida hacia adelante.
Han conseguido sobrevivir como colectivo al amparo de, y gracias a, la nostalgia de esa lejana Ítaca.
Y si la procreación algo tiene que ver con la liberación de los homosexuales, no es a través de la anticoncepción, sino a través de la reproducción asistida (inseminación artificial, subrogación, etc).

senses and nonsenses said...

ixilik, o no, y ha sido de ayuda a un jotito mexicano para salir del armario.

es una de mis escenas queer favoritas.
¡y cómo duelen las piedras! lo absurdo de todo
en la versión teatral española lo hizo Daniel Freire. Richard Gere tb interpretó a Max en escena.
el cartel me parece una idea maravillosa.

sobre Lambda leí algo sobre los Lacedemonios, estuve mirando toda la simbología, que no incluí, porque no me convenció del todo.
pero no esperaba que surgiera este debate tan interesante.

no sé si puedo aportar algo al debate.
tendemos a idealizar otras épocas, pero en la historia de la homosexualidad no hay un momento tan permisivo como éste. tan liberal, libertino y libertario... (la última peli de W.Allen habla de esto).
yo tb pienso que lucha feminista ha sido fundamental para llegar a la situación actual. (¡un día seremos gestados en incubadoras!)
tb el Berlín pre-nazi era liberal y promiscuo. nuestro protagonista lo vive sin traumas. su tío es mucho más discreto. pero para salvarse se hará pasar por judío (aún no sabía que iba a dar lo mismo), o Greta, que es transformista, para poder escapar se convierte en un confidente de los nazis.
no sé si tiene algo que ver con lo que hablabáis... son algunas cosas que se me ocurren...

erva_cidreira said...

El aspis (griego antiguo ἄσπις, [aspis]) es el término genérico para la palabra escudo. El aspis fue llevado por la antigua infantería pesada en varios periodos de la historia de Grecia, desde la época minoica hasta el siglo IV a. C. […]
Hecha su aparición en el siglo VII a. C., el aspis koilè (escudo hueco) era un escudo redondo de 90 cm a un metro de diámetro, abombado y cuyo sistema de agarre fue revolucionario para la época. Sostenido por el conjunto del antebrazo, permitía una fijación firme y cómoda durante los combates. Se componía de un armazón de madera recubierto por una placa de bronce decorada con un emblema que identificaba al combatiente y a la ciudad por la cual luchaba. Estas pinturas podían representar animales (serpiente, pájaro, león, etc.), figuras mitológicas (gorgona, centauro, Pegaso, etc.) o una letra (como la «V» invertida representando la «λ» (lambda) mayúscula de Lacedemonia (Esparta)) entre otras. Esta cara delantera tenía también una función espiritual, puesto que servía para devolver la mala suerte al enemigo. En el centro de la cara interna del escudo recubierta de cuero, se fijaba un brazal (porpax) trabajado anatómicamente, en el cual se deslizaba el antebrazo. La empuñadura (antilabè), fijada cerca del borde, estaba hecha de cuero o de cuerda. El conjunto se completaba con un cordel cerca del borde interior a través de ojales enclavijados y que servía para colgar el escudo. A veces también había fijada sobre la parte inferior una pieza de cuero a franjas, asimismo decorada, destinada a ofrecer una mejor protección de los muslos.
De un peso de alrededor de 8 kg, era un arma reservada a la infantería pesada, que estaba formada por los hoplitas. En el momento del asalto de la falange, el aspis koilè, mantenido por el brazo izquierdo replegado delante del cuerpo, protegía a su portador desde el mentón hasta lo alto de las piernas. Gracias a su sistema de prensión original, permitía aplicar durante el choque un empuje para intentar derribar las líneas enemigas y, en la continuación del combate, una gran libertad de movimiento.
es.wikipedia.org

escudo espartano, 425 a.C.

300 (la película)

Uno said...

No se me ocurre nada que explique que yo no haya visto esta peli. La escena es enorme.

Un abrazo

pon said...

Bueno, ante tan apabullante muestra de sabiduría sobre la cultura helénica, no puedo por menos desde mi incultura absoluta que agraderte, Erva Cidreria, que amplíes mi horizonte, que sólo se alimenta de lecturas y más lecturas, y no tanto de películas tan históricamente exactas como
"300", que por cierto me gustó mucho, aunque más me gustó el cómic, libro al fin.

Respecto de la píldora anticonceptiva y la liberación de los sexos, no lo digo yo, lo dice Desmond Morris, y a mi me parece muy acertado. Porque al desaparecer del sexo la procreación como castigo y obligación, recuperó el sexo(publicamente) como objeto sólo de placer y emoción, sin consecuencias, y esa nueva interpretación sexual nos liberó a todos.
No hablo de tener hijos y cómo se tienen, sino de no tenerlos. De cómo nació una nueva imagen y experiencia del propio cuerpo, más libre, más sana, más total, sin religión y con autoaceptación.

Para todos, no sólo para los homosexuales, la AntigÜedad clásica es un refugio más o menos idealizado de belleza y libertad. Cualquiera tiempo pasado fue mejor, ya lo decía Jorge Manrique.
Y de sensatez y sabiduría. Saber que también había zonas oscuras sólo engrandece más esa época........porque eran humanos, y se hacen más cercanos.

Justo said...

No he visto la peli.. no me tira mucho el género "campo de concentración", pero por lo que has escrito tiene que ser muy interesante. Lo de las piedras y las tretas de ellos para encontrarse parece muy ingenioso.

¡Un beso!

erva_cidreira said...

al desaparecer del sexo la procreación como castigo y obligación, recuperó el sexo (publicamente) como objeto sólo de placer y emoción, sin consecuencias, y esa nueva interpretación sexual nos liberó a todos.

Cuando la parte mayoritaria pasa despreocupadamente por el todo, las conclusiones supuestamente abarcadoras del conjunto hacen que las minorías desaparezcan como si fueran inexistentes.
Sin embargo esto no se considera una discriminación o una censura, sino la expresión de una “verdad universal, ecuménica”. ¡Qué raro!

Cualquiera tiempo pasado fue mejor, ya lo decía Jorge Manrique.

Hablando de la película “Bent” y los hombres de los triángulos rosas en los campos de concentración nazis, esto me parece… puro verbalismo poético.
Exactamente lo contrario de lo que es el libro de Heinz Heger (Edic. AMARANTO)
Merece la pena leerlo, así para comprobar esta diferencia fundamental.

Caronte said...

Feliz día del orgullo, antes de nada...no conocía esta peli y me pongo ya mismo a conseguirla, me interesa mucho el tema del Holocausto/IIGM y me parece una trama interesantísima...1 abrazo enorme. Parezco perdido pero no dejo de leerte.

PD: y me encanta el logo del 80 aniversario de la II República y el video de Muse!

Steppenwolf said...

He visto a Mick Jagger en varias películas interpretando papeles secundarios y sorprende su capacidad camaleónica.

senses and nonsenses said...

erva_cidreria es un erudito en cultura helénica, en Cavafis... ha sido un debate interesantísimo, al que me temo que no llego. tb yo quiero daros las gracias.

a los que no habéis visto la película, os la recomiendo encarecidamente. supongo que no es una peli fácil de ver para algunos. yo mismo -después de El pianista de Polanski- me dije que no volvería a ver otra peli de campos de concentración.
pero Bent tiene muchos otros alicientes...

uno de ellos Mick Jagger cantando Streets of Berlín en ese cabaret increíble.
aparte de Performance, que estaba guapísimo, no sé si le he visto en alguna otra peli.

besos orgullosos a todos

Steppenwolf said...

http://youtu.be/UKD-eNyW7Ao

La vi en la tele, seguramente al ver el trailer te sonará. Ël es el dueño de una agencia de gigolos.

senses and nonsenses said...

no, no había oído hablar con ella.
¡y con Anjelica Huston!
¡qué Me Encanta!

Maribel said...

Hola Senses,
Clive Owen también es mi debilidad, la escena que adjuntas de la peli es lo más excitante que he visto de este actor.
Un diez por la peli y por tu post, un beso violeta,
Maribel

Marisa Rubio said...

Película preciosa. Jamás la olvidaré. De hecho, he escrito una novela sobre el tema "Sedom. Indebidamente tuyo"