Sunday, March 28, 2010

Miguel Hernández

(Orihuela, 30.oct.1910 – Alicante, 28.mar.1942)


Joan Manuel Serrat - Nanas de la cebolla
Miguel Hernández, 1939

9 comments:

erva_cidreira said...

Mi querido poeta: No te he olvidado. Pero vivo mucho y la pluma de las cartas se me va de las manos.
Me acuerdo mucho de ti porque sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean y me apeno de ver tu fuerza vital y luminosa encerrada en el corral dándose topetazos por las paredes.
Pero así aprendes. Así aprenderás a superarte en ese terrible aprendizaje que te está dando la vida. Tu libro está en el silencio, como todos los primeros libros, como mi primer libro, que tanto encanto y tanta fuerza tenía. Escribe, lee, estudia. ¡LUCHA! No seas vanidoso de tu obra. Tu libro es fuerte, tiene muchas cosas de interés y revela a los buenos ojos “pasión de hombre”, pero no tiene más “cojones”, como tú dices, que los de casi todos los poetas consagrados. Cálmate. Hoy se hace en España la más hermosa poesía de Europa. Pero por otra parte la gente es injusta. No se merece “Perito en Lunas” ese silencio estúpido, no. Merece la atención y el estímulo y el amor de los buenos. Ese lo tienes y lo tendrás porque tienes la sangre de poeta, y hasta cuando en tu carta protestas tienes en medio de cosas brutales (que me gustan) la ternura de tu luminoso y atormentado corazón.
Yo quisiera que pudieras superarte de la obsesión, de esa obsesión de poeta incomprendido, por otra obsesión más generosa política y poética. Escíbeme. Yo quiero hablar con algunos amigos para ver si se ocupan de Perito en lunas.
Los libros de versos, querido Miguel, caminan muy lentamente.
Yo te comprendo perfectamente y te mando un abrazo mío fraternal, lleno de cariño y de camaradería.

Federico(García Lorca)
[Abril de 1933]

pe-jota said...

Aun sigue vivos esos hilos que hicieron que estos dos blogs se encontraran en la red.
Hay tantas cosas que son imposibles olvidar o perdonar, demasiadas voces claman justicia.

MIGUEL NONAY said...

No podrías haber puesto nada mejor, Miguel Hdez, por lo que supone históricamente y su obra, y Joan M. Serrat, que tan bien ha sabido cantar sus nanas.


Enhorabuena por este post Senses.


Gracias por tu comentario y tu felicitación en mi blog.


Un fuerte abrazo.


A Salto De Mata

pon said...

escarcha de tus días
y de mis noches



Solía dormir a mi hija cantando las nanas de la cebolla. Andaluces de Jaén me trae el olor de las manos de mi abuelo, aceitunero, y de su infancia de niño yuntero. La sangre de la cebolla nos recorre las venas a muchos españoles, tantos años después. Y aún escuece en los ojos.

Miguel Hernández, para mí, es uno de los mayores poetas en lengua castellana. Me pone mala de luz, no siempre luz feliz pero siempre luz.

Un beso grande.

Vulcano Lover said...

TE pongo el mismo comentario que le he dejado a Pe-jota. llegué a su post primero...
Mi casa está muy cerquita del edificio donde estuvo encarcelado, aquel desde el que escribió las nanas de la cebolla. Paso por delante con frecuencia y nunca dejo de mirar esa discreta placa que lo recuerda. Nunca he visto a nadie mirarla, pero yo no hago siempre. Es un poco una metáfora del olvido al que se le relegó en su día y del que afortunadamente salió. POr supuesto, este año hay que reclamarlo más que nunca.

TUT said...

Nada puede decirse ante este poeta que no sea admiración y tambien ¿ porque no ? identificación, con tanto como dice y de la manera como lo dice.
No hace mucho despedí a un amigo y puide leer en su recuerdo la " Elegía " que creo jamás se ha escrito nada mejor sobre un amigo.

Gracias de nuevo por esta aportación

Un saludo.

El Deme said...

No hay nada mas triste que una infancia rota, infeliz, trágica, lejana, dolorosa, donde jugar y reir es imposible.

M.Eugenia said...

¡que gran poeta!
Me pongo al día con tus post en cuanto pueda.
Besos

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO said...

Recordar a Miguel Hernandez es una cuestión de dignidad nacional. Debemos enfrentarnos a quienes desean enterrar lo mejor de nuestro pasado.
Saludos.