Friday, July 10, 2009

Peeping Tom


Peeping Tom es una expresión inglesa que se utiliza para el voyeur o mirón. Y ese es el gran tema de la película dirigida por Michael Powell. Protagonizada por Karlheinz Böhm, conocido por ser el emperador Francisco José I en la serie de Sissi emperatriz, Mark Lewis es un joven cámara que esconde un trauma infantil: su padre, que era un conocido científico de la psicología del terror, le despertaba durante la noche bruscamente para rodar sus reacciones y le utilizaba de niño como conejillo de indias para sus experimentos.
De mayor, tiene la obsesión como su padre de fotografiar el miedo, de buscar la imagen más aterradora del mundo, y sólo logra satisfacción sexual filmando la cara de terror de las mujeres que asesina con uno de los pies del trípode de su cámara. Las chicas de El fotógrafo del pánico, que es como se estrenó en España, son la bailarina Moira Shearer, protagonista de Las zapatillas rojas, la otra gran película de Powell, Anna Massey, que corría una suerte peor en Frenesí, del maestro Hitchcock, y que vimos hace poco en Los crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia, y Maxine Audley, como la madre invidente, la única que estará a salvo, ya que no puede temer lo que no puede ver.


Cuando se estrenó El fotógrafo del pánico fue un fracaso de público, considerada repulsiva, y despreciada por la crítica. A nadie le gustaba -al menos, en 1960- identificarse con el voyeurismo, mucho menos si el voyeur en cuestión era un psicópata asesino. Psicosis de Hitchcock, del mismo año, también está protagonizada por un asesino voyeur, y unos años antes, en La ventana indiscreta, el Maestro ya nos había demostrado lo que nos gusta espiar a todos detrás de una cortina, pero aquí la cámara adopta el punto de vista subjetivo de Mark siempre que va a cometer un asesinato, haciéndonos sus cómplices. Quizá esta es la razón por la que muchos volvieron a rechazarla en 1979 cuando se proyectó en el Festival de Cine de Nueva York, gracias a Martin Scorsese, el mayor fan de la película y gran admirador de Powell.


Hoy, para algunos es "la película más sofisticada y compleja jamás realizada sobre la fascinación psicológica del miedo". Por otro lado, es una película sobre el cine y la fascinación que ejerce para quienes lo hacen, y una metáfora sobre la relación del propio espectador con lo que ve en la pantalla del cine: que nos asusta, nos intimida, nos reta, nos juzga por la necesidad morbosa de mirar, incluso hasta nos pide explicaciones de por qué nos hemos reído, diría yo.

22 comments:

Xim said...

Joder, no tenía idea de esta película y mira que soy cinéfilo de cojones, la de las zapatillas sí la he visto, a ver si un día la pillo en las rebajas, interesante post...

besotes

Xim

CRISTINA said...

Ufff...no tengo ni idea de qué película hablas, pero me has dado mucho mucho miedo.
Joderrrrrrr.......

Siento que mi comentario sea tan sin sustancia.

Besos

Chico,la Lola 2 said...

Yo la recuerdo,pero acaso no la pusieron en aquellas sesiones matinales de los sàbados,en un programa llamado 1,2,3 contacto?,dentro de dicho programa habìa un cineforum.Recuerdo que pusieron Fahrenheit 451 y otro sàbado,Cimarron,por Dios,Cimarron.
Bueno,perdona,que me he ido por los Cerros...

senses or nonsenses said...

Por fin!!! ...encuentro a alguien que pueda creerme que vi Fahrenheit 451 un sábado por la mañana en la tele de Calviño (antes de la era Pilar Miró). con Sandra Sutherland, que éramos superfans en mi piso de estudiantes, nos reuníamos todos para ver sus continuos errores en los boletines informativos de los domingos, la pobre.
El fotógrafo del pánico la vi más mocito en pantalla grande, pero recordaba algo, como de haberla visto en la tele. aunque no la asociaba con "1, 2, 3, contacto", (¡¡¡en programación infantil!!!), era más como de "La Clave". hoy sería impensable...
Cimarrón, me suena más a "Sábado Cine", o por la tarde en "primera sesión", o por la noche.
en "1, 2, 3, contacto", recuerdo tb Melody, con mark lester y jack wild (los niños del oliver twist de carol reed), y música de los bee gees. esa sí, más infantil, y muy bonita, preciosa...

Xim, Cristina, como buenos cinéfilos que sois, y si os gustan las de miedo, no os podéis perder Peeping Tom.
os sonará a muchas cosas que ya habéis visto... su influencia es enorme.

ixilik said...

Que cabrito, que eres :), ya nos has dejado con las ganas de verla
con lo feliz que yo vivo, no más allá del cine de barrio

Xim said...

Ja, ja, ja, cine de barrio, está mejor el cine de alcantarilla...Ja, ja, ja...

XiM

m.olano said...

Aún sabiendo que se me verán los años, lo confieso, yo si vi Peeping Tom.
A mi no me vuelve loco el cine de terror pero esta era un must (fué un fenómeno en determinados círculos)y, claro, no me la perdí. Por lo demás, lo has explicado todo estupendamente, como siempre.
Qué bien eliges. Tu si que sabes.

Criss Cross said...

Pues esta película a mi me encanta. Ya con lo que has dicho ha sido suficiente ... Es exactamente lo que este film es ... es una OBRA MAESTAR con Mayusculuas y siempre que la veo me fascino aún más. Me encanta, ademas del final, al escena en que Shearer hace su baile antes de morir ... y la escena de los baules es puro Hitchcock. Amo a Hithcock, en serio, pero me parece que su PSICOSI siempre ha sido sioibrevalorada. Sinceramente, siempre he creído que PEEPING TOM es mil veces superior.

Un abrazo.

pon said...

El fotógrafo del pánico, claro que sí!!!
Recuerdo que el emperador que tanto me estragaba en Sissi, tan cursi y pasteloso, me fascinó de fotógrafo. Cosas de la vie.

Cimarrón es un estupendísimo western con un Glenn Ford insuperable.

theodore said...

Hola!! Aterrizo desde el planeta Xim y te felicito por tu blog, lástima que llego tan tarde que para ponerme al día voy a necesitar mucho pero mucho tiempo, por lo que he ojeado está lleno de cosas interesantes que habrá que leer con atención.

Como soy un poco repipi, te digo: "3,2,1,contacto" era un programa diario que se emitía por la tarde, eran dos chicos y dos chicas haciendo experimentos y juegos en un piso (una doble lectura curiosa, jaja), que alternaban con episodios de dibujos animados y tal, no ponían películas, que yo recuerde.

El maravilloso programa de cine de los sábados era "Pista Libre". Solían poner un par de series (recuerdo "Tomorrow People" que me encantaba) y después una peli con un criterio exquisito. Fahrenheit, mucho free-cinema, y cosas de culto. Una pasada que nos hizo crecer rodeados de buen cine a los de esa generación.

Pero Peeping Tom, que es una obra maestra absoluta, inquietante, asfixiante y morbosa donde las haya, se emitió en "Mis terrores favoritos", el programa que presentaba Chicho Ibañez S. los lunes por la noche, que también puso grandes joyas (El Otro, Suspense, No profanar el sueño de los muertos, Los pájaros....).

No soy especialmente nostálgico, pero crecí viendo la Tv y recuerdo todos esos programas intensamente. Y se echan de menos, vaya que si se echan.

En fin, perdón por mi primer comentario tan largo, me he pasado, jaja, pero no pude evitarlo.

Un abrazo y amenazo con volver!!

PD: El origen de la expresión Peeping Tom es delicioso, supongo que lo conoces.

pe-jota said...

Tengo que verla !!!!

senses or nonsenses said...

Theodore, primero bienvenido,
y tienes razón en todo...
era Pista libre, el programa de cine que presentaban s.sutherland, con otra chica y un chico muy guapo, muy hippy, que tuvo después algunos papelitos en algunas pelis.
y Peeping Tom en Mis terrores favoritos...
"La TV me construyó a mí mismo" dicen los talking heads".
tuvimos mucha suerte, crecimos (y lo que aprendimos) con la completísima historia del Cine que nos ofrecían en televisión.

senses or nonsenses said...

Aaah! vuelve, y cuéntanos el origen de "Peeping Tom", que no, no lo conozco.

theodore said...

Hola de nuevo!!

Pues verás, es por la historia de Lady Godiva. Ella, como es sabido tuvo que pasearse desnuda a caballo, pero nadie podía mirarla. Tom era un sastre que no pudo evitarlo y la espió (to peep: mirar a escondidas), y de ahí surgió la expresión. No se imaginaba el buen hombre que pasaría a la posteridad, jeje. Bonito, verdad?

Un abrazo.

PeterPsych said...

Pues para ser una película tan antigua, el guión tiene ese frikismo argumental de muchas películas actuales... Y encima en eastman-colour, jejeje, la de tiempo que no veía escrita esa expresión.

saludettes!

senses or nonsenses said...

Gracias, Theodore. me encanta la historia.
y Lady Godiva...

Peter, el color de esta peli es algo que siempre suele destacarse. Scorsese buscó una fotografía similar para Males calles, New York, New York, y sobre todo Taxi driver. y el mismo argumento, o variaciones sobre el mismo tema, sí, repetido hasta la saciedad.
desde antonioni o brian de palma, a cualquier telefilm...

Criss Cross, Psicosis es una obra maestra, ...qué va a estar sobrevalorada. vuelve a intentarlo, con Hitchcock se disfruta más cuanta más información tienes (y en mi opinión, especialmente Psicosis y Vértigo, se disfruta más en una segunda visión, y en una tercera, una cuarta...).
puro Hitchcock, pero supongo que la influencia es mutua. que anna massey fuera una de la intérpretes de Frenesí, así lo sugiere.

en La ventana indiscreta seguimos el punto de vista de james stewart, desde su/nuestra cómoda butaca de vouyeur.
en Psicosis es más complicado: parece que vamos a seguir a Marion en su "inocente" transgresión a la Ley (¿qué son 40 mil dólares?), después adopta el punto de vista de Norman Bates, y hasta el de su madre...
pero en Peeping Tom, la cámara adopta el punto de vista del fotógrafo, vemos lo que Mark ve... el espejo en el que se transforma la pantalla cinematográfica nos convierte en un voyeur insaciable en La ventana indiscreta, una víctima en Psicosis, y aquí el espejo refleja nuestro lado más oscuro, el que nos identifica con el director del cine, pero tb con el asesino.
por esto, muchos rechazaron la peli y el personaje, y a otros, Pon, nos fascinó el fotógrafo.
antes que con el emperador y Sissi emperatriz, cursi y pastel pastel, nos vamos a cenar casi todos (bueno, muchos) antes con Aníbal Lecter, o no?

pon said...

Yo si, desde luego que sí.

Isabel chiara said...

Bien Senses, ya tengo peli para hoy. No sé por qué existe siempre esa repulsa a lo que somos, se pretende esconder las partes más oscuras del ser humano. La fascinación de lo oculto, de lo privado creo que nos coloca al límite y esas fronteras de arenas movedizas aterra.

Me gusta también Blow up de Antonioni, con el descubrimiento casual del asesinato por parte del fotógrafo que se entretiene ojeando y fotografiando a una parejita en el parque. Siempre hay algo detrás.

Saluditos

Justo said...

Yo vi la versión porno en un cine, y gracias a ella me enteré de que existía el verdadero Peeping Tom...

Jesús Angel Ortega said...

Hola Senses.
Magnífica película. La verdad es que siempre me gustó. la ví en dos ocasiones y siempres me resultó inquietante. Voy a ver si la vuelvo a ver y primero la consigo claro.
El actor, Karlheinz Böhm, lo vi hace poco en los 4 jinetes del Apocalipsis, que hace de oficial de las SS. Un papel mucho más duro que los que interpretó en Sissi.
Lo que no sabía era el título original Peeping Tom, y su curiosa procedencia. El tículo original es una pasada. me encanta.
Saludos.

Eduardo said...

Fui fotografo casi pro, ahora solo amateur, pero me paso la vida mirando por el microscopio... Veo las entretelas de la gente... Quién mejor que yo es un mirón?

senses or nonsenses said...

excepto los ciegos, todos somos bastante peeping tom.

gracias a todos.