Monday, September 01, 2008

¿Es el cine musical Gay?

West Side Story

(Por terminar...)


Chandler cantando The Sun Will Come Out

La historia del cine musical en 10 vídeos (...que serán 15):
1-. Orígenes del cine musical: El cantor de jazz, en 1927 el cine empieza a hablar con Al Jolson con una adaptación de un musical de Broadway; con Applause, 1929, empieza todo, primera película del director de teatro Rouben Mamoulian.
2-. Busby Berkeley: un revolucionario que entendía la danza en el cine, a diferencia del teatro, como una ficción donde dar cabida a los sueños y fantasías. La influencia de Man Ray y las vanguardias se deja notar en el clásico, Lullaby of Broadway. No puedo evitar mencionar otras dos joyitas, la coreografía de los pianos en movimiento en The words are in my heart; o la onírica y sensual cascada de nadadoras de By a Waterfall, de 1933, impensable con el puritano Código Hays.
3-. Fred Astaire, el maestro entre maestros, en Bojangles in Harlem hace un homenaje a su maestro Bill Robinson.
4-. Las mejores tap-dancers: Eleanor Powell (Uff, es la mejor) y Ann Miller ('Coco' en Mullholland Drive, en otra original coreo de Berkeley).
5-. Gene Kelly y Stanley Donen: rodaron Un día en Nueva York y Cantando bajo la lluvia; con Vincent Minelli, Un americano en París, en un fragmento del ballet final.

6-. Marlon Brando y los chicos en Guys and Dolls, Luck be a lady.
7-. West Side Story (1961): Prólogo: Jets contra Sharks.
8-. Bob Fosse: Big Spender de Sweet Charity (1969), y la sensual y difícil de superar, Take off with us de All that Jazz (1979).
9-. Entre las óperas-rock, Hair es mi favorita.
10-. Moulin Rouge: es posible que..., ¿la resurrección del musical?: Sparkling Diamonds (N.Kidman, M.Monroe y Madonna en un mismo número musical), y Zidler's Rap (Lady Marmalade vs. Nirvana).


Y algunas debilidades...
Lonesome Polecat (7 novias para 7 hermanos, 1954)

Si exceptuamos Cabaret, que es algo más que un musical -es otra cosa-, 7 novias para 7 hermanos es, con toda seguridad, el musical que más veces he visto. En el colegio era una costumbre navideña, tradición que continuó en TV durante muchos años, va a ser que pensando en la formación de nuestro espíritu (el gay, no el nacional), basado en el mito del Rapto de las Sabinas, en este país sin embargo caló mucho más hondo Caravana de mujeres, y hasta dio sus frutos en Plan. Es una película que asocio inevitablemente con la Navidad, del mismo modo que el mazapán, ¡Qué bello es vivir! o El tamborilero de Raphael. Que a tan tierna edad nos pusieran estas películas de leñadores, una y otra vez, ha debido hacer un daño reparable en nuestros cerebros. Fijo. Eso sí, tiene números musicales preciosos, diría que inolvidables -si no fuera porque la he visto tantas veces-, como la construcción del granero, o el duelo de baile que podéis ver aquí.


Cantando bajo la lluvia

Donald O'Connor - Make'Em Laugh


Louis Armstrong & Barbra Streisand - (Hello Dolly, 1969)
Yentl - Papa, can you hear me?

Y hablando de Divas, no sé qué me pasó con Barbra Streissand. Me gustaba mucho: me encantó Tal como éramos, me reí muchísimo con ¿Qué me pasa doctor?, fui a ver en plan fan Hello Dolly en pantalla grande, y hasta me indigné con el machismo de la Academia por el vacío en los Oscars con Yentl. Creo que mi fobia arranca con ese ejercicio de egocentrismo que me pareció El príncipe de las mareas, y esos continuos primerísimos planos de su manicura francesa (...para qué?). Aunque me he reconciliado -un poco- con ella gracias a Los padres de él, junto a Dustin Hoffmann, una comedia banal donde se ríe por fin de sí misma, que parecía que había perdido todo sentido del humor.


Los caballeros las prefieren rubias


Jane Russell - Ain't anyone Here for Love? (Gentlemen prefer blondes, 1953)

Dorothy, la superamiga de Lorelei, canta y baila en la piscina del transatlántico, muy bien acompañada por el equipo olímpico. Por cuesión de calidad he subido un fragmento de 10 min., pero lo esencial está en los 4 primeros. En cuanto vi esta escena pensé: ¡Me va a gustar a mí esto del cine musical!

21 comments:

Vulcano Lover said...

West Side Story es mi musical preferido... pero es que Berstein es mucho Berstein... Deberías hacer un post sobre él y el movimiento gay... es muy interesante, además, tu que eres especialista en investigar, a ver si me aclaras lo de su supuesta homosexualidad, jajaja

IF said...

Amigo! De vuelta de vacaciones, y ya plenamente incrustado (sí, incrustado) en el trabajo, déjame hacerte una crítica: creo que este post merece una actualización más profunda, en la que abordes el tema que sugiere el título. De todos modos, la respuesta está clara: el musical es un género clarísimamente gay o filogay. Falta que pongas más ejemplos. ¿Dónde está Victor/Victoria (tengo que decir que aquí aparece el que fue durante muchos años mi icono erótico, seguro que no lo adivinas)? Incluso si quieres puedes llegar hasta la recién estrenada Mamma Mia!, que me gustó más de lo que me pensaba, o yo qué sé, incluso más profundamente Cantando bajo la lluvia (sólo hay foto, y la química entre director y protagonista da mucho de si...). Yo creo que ni las pelis de Fred Astaire se libran de esta etiqueta. Será por el elemento indiscutiblemente Camp que es inherente al género!

¿Sabías que los gays americanos, para decir que uno 'entiende', dicen 'he knows Dorothy'? Es muy ilustrativo ;)

Bueno, un beso!

NaT said...

Y porqué ha de ser el cine musical gay???? Será porque eso del baile siempre se ha asociado a mujeres y ser bailarín era ser poco macho? Ainssssss, que daño han hecho algunas mentes atrasadas a este mundo. Y anda que no ha dado este cinéfilo arte unos bailarines que muchos quisieran ahora emular: Gene Nelly y Frad Astaire, fueron el paradigma de hombres hechos al baile, o del baile hecho para el hombre, que se atrevían a bailar con una escoba, con patines, con Jerry e incluso eran capaz de bailar por paredes y techos.
Ayyyyy Sense… es que me tocas la fibra. Siete novias para siete hermanos es mi película preferida, que suplantó tiempo atrás a mi otra gran favorita Cantando bajo la lluvia. Y es que cuando estoy deprimida lo que más alegra mi corazón es ver a esos 6 “rudos” leñadores: Benjamín, Calen, Daniel, Efraín, Flor(indo) y Gedeón bailando… así que imagina las veces que la he visto desde mi niñez, ahora incluso mientras te escribo ando tarareando la canción- spring spring spriiiiiiiiiiiiiiiiiiing
Un beso… o mejor siete

markcohen said...

Bueno, es que el cine musical y los musicales en sí son harto filogays, al menos los más clásicos. Quizá también por caer en clichés (Aunque bueno, también los hay en los actuales)... yo desde hace un par de años ya no hago uso expreso de mi devoción por el género del musical hasta que no tengo una primera toma de contacto y desprovisión de ropas con las señoritas.

Porque entre la ambiguedad inherente, el siniestrismo que llevo hasta la médula y otras cosas... siempre piensan cosas que no son y para variar debo volver a darme con un canto en los dientes... pero claro, para mí siempre será más fácil confesar lo de los musicales que mi afición por el metal extremo, que es algo que nunca queda claro a la gente...

Cuando digo ya que me gusta el technopop y que es algo que practico habitualmente como compositor de coplillas venido a menos... ya me caen las siete plagas de Egipto y una de regalo...

En fin, me vuelvo a aquello de escribir sobre musicales. Que es lo mío.

pe-jota said...

Ante tanto derroche de erudición por parte de mis predecesores, yo sólo aportaría el hecho de que no hay gay que se precie que no ame el musical, así que por algo será, vamos dogo yo.

pon said...

Ahhh el cine musical.....Bob Fosse es mi ídolo en esto. Con Shirley McLane hacían unos números de antología. Sweet Charity era una peli irregular pero los números musicales eran maravillosos.

Siete novias para siete hermanos es una preciosidad de peli. Cyd Charisse, Gene Kelly......Astaire y Rogers......Astaire y Rita Hayworth....Astaire solito.....

Pero de todas las pelis musicales que he visto, y son bastantes, mi favorita es "El fantasma de la ópera" en todas sus versiones, incluída "El fantasma del Paraíso".
Y "All that jazz".

senses or nonsenses said...

if, tienes muchísima razón en tu crítica. el título promete más de lo que ofrece, muy mal elegido porque mi intención no era hacer precisamente una tesis, de verdad, sólo quería soltar lastre de mi pag. de favoritos de youtube. y discutir con vosotros sobre el tema. (y lo tengo todo guardado, ...de eso que decís, he estado a punto de subir Big Spender de Sweet Charity, y voy a linkar el Mak'em laugh y el número inicial de All that Jazz).
...y ahora no sé como terminar este post. intentaré redondearlo esta semana. tb podemos discutirlo por aquí...

West Side Story, Cantando bajo la lluvia, merecen post aparte. con Cabaret ya estoy en ello.

"filoGay" estaba en un primer título provisional, desechado porque me temía que ibamos a tener que discutir el concepto. El Mago de Oz es el paradigma de esto: en un discurso aparentemente inofensivo se esconde un subtexto gay a poco que rasques.
pero no está tan claro (temáticamente) en todos los casos...
...o es que simplemente decimos que es cine gay porque los compositores, guionistas, directores, etc... eran en su gran mayoría homosexuales? supuestamente.
existen otras razones para decir esto?

quizás, markcohen, hetero y metalero (y el bloguero que más sabe de teatro musical), pueda darnos una explicación desde fuera, algo más objetiva...
¡¡¡Viva el Eclecticismo!!!
a ver si explico bien mi postura: para mí, Bob Fosse revolucionó tanto el lenguaje del musical que con Cabaret da la estocada de muerte al género.
y es que después... nuevo, nuevo, aportar algo nuevo al lenguaje del cine musical: las óperas rock, Fosse otra vez con All that Jazz, Coppola con One from the heart, que nadie entendió, y Luhrmann más en Moulin Rouge que en Chicago, que es una revisión del género.
Markcohen, por esto, antes del 73 no lo tengo nada claro, pero después de Cabaret, todos los acercamientos al género, bien sean parodias, homenajes... me parecen bastante gays: Grease, Xanadú, Fame, y cada vez más, Priscilla, Hairspray. ¡¡¡Mama Mía!!! (que seguro que caerá...)
los primeros que he recordado a botepronto...

seguro que estoy muy equivocado...
espero vuestras opiniones.

senses or nonsenses said...

perdón, perdón, perdón, luhrmann no dirigió Chicago, fue Rob Marshall...

senses or nonsenses said...

if, a qué seguro que lo adivino?
seguro que es Alex Karras.
pero no te creas que eres el más original, ;-), porque no es la primera vez que el papá de Webster es reivindicado en este refugio.
pues a mí de todo el cast la que más me pone es Lesley Ann Warren.
...estamos enfermos.

nat, será porque tb me veo cantando spriiing spriiing...
y que te rapten, te aten a la pata de la cama, y te tengan encerrada en una cabaña hasta decir "sí quiero"?: el sueño de todas mis amigas, vaya, jajajaja....
vulcano, te prometo un post sobre Bersntein y West Side Story. y cole porter, vincent minelli. stanley donen? todos supuestos...

pon, no he visto la versión musical de El fantasma de la ópera, pero aún no he podido olvidar El fantasma del paraíso de Brian de Palma. una ópera-rock muy estimable, a recuperar.

pe-jota, sin embargo un cinéfilo hetero es el primer género del que suele renegar, no?

pon said...

Creo que si rascas puedes encontrar lo que quieras encontrar en cualquier peli, hasta en Rambo, que siempre me ha parecido supergay el personaje.

Pienso que los(las también?) cinéfilos suelen moverse por modas que no sé bien de donde salen. Si unos años se lleva renegar del cine cómico mudo, allá van. La siguiente temporada le toca al western, andando. Si ahora es el turno del cine musical, pues despues será de otro género. Hay poca gente tan snob como un cinéfilo pontificando. Me refiero a cinéfilos profesionales, críticos de cine, claro. Luego el resto siguen la tendencia de según qué publicación.....y de según qué pope de la crítica.
Heteros, gays, bisex o autosexuales, me parece que la falta de criterio es el problema.

pe-jota said...

Utilizando símiles bíblicos, tu lo has dicho !!!, jejejeje

markcohen said...

Ui, no se crea, no se crea... uno podrá ser calificado de muchas cosas, pero nunca de metalero. Que eso lo dejé, por lo menos, hará un par de lustros. Que es cuando conocí la electrónica en diversas variantes (EBM, Technopop y Techno), así como el Post-Punk, a partir de ahí ya fui cuesta abajo. Ahora bien, tengo por afición acercarme a la música más burra y extrema, pero sobretodo cuando esta ya está bordeando la línea de lo extremo con lo estúpido. Que es lo que realmente me gusta, pero poco más. Yo siempre he sido más de conglomerado, pues lo que primero escuché en mi vida por voluntad propia fueron los clásicos del Glam-Rock y así salí.

Ahora bien, entrando en materia diré que el cerco de cine musical es siempre más estrecho y es más sencillo encontrar algo "gay", ahora bien, si nos abrimos hasta el teatro en cuestión, veremos que hay más cosillas filogays, pero otras tantas que no lo son para nada.

Sweeney Todd, obviando el Mamma Mia! es lo más reciente que nos ha llegado y la verdad es que no es demasiado homo, que han rebajado el nivel, quitado chistes clasistas y metido importantes recortes en las canciones, aparte de no haber dado los papeles por las voces, sino por ser quién son y por mucho que me guste a mi Alan Rickman, pero de Judge Turpin no tiene una mierda. También hay cositas como el Colma: The Musical, tampoco tiene mucho y es una rareza de hacer un par de añitos que me gustó bastante. Repo! The Genetinc Opera parece ser la promesa de este género para este año, aunque la verdad llevan ya casi un año retrasandola ya, la música es rock industrial y el reparto es de lo más ecléctico.

Aunque la verdadera esperanza, los aficionados del género, esperamos que llegue el próximo 2009 cuando Sam Mendes se ponga nuevamente tras la cámara y nos traiga "Follies". Mención aparte también la merecen las últimas grabaciones que ha hecho la cadena estadounidense PBS de los últimos grandes éxitos de Broadway, como fue el también musical de Sondheim Company teniendo a Raúl Esparza como protagonista.

El género ha sido bastante maltratado, la verdad. Poco a poco se está revitalizando cinematográficamente hablando, aunque por ejemplo, en Londres, salvo espectaculos muy puntuales (Les Misérables, Billy Elliot, Wicked...) están de capa caída pues van cerrando poco a poco, cosas de la crisis mundial, espero... porque ahora empiezan a llegar aquí, lástima que en su mayoría sean zafiedades valiéndose de canciones de otros que hacen que no sean exactamente un musical.

¿La asociación de ideas de homosexualidad con el género del musical? Es algo complejo, sobretodo porque siempre, en casi la mayoría de historias han sido siempre "heterosexuales" y el público, por todo tipo de represiones, se supone que también lo era. Ahora bien, es bien cierto que en muchos espectáculos y sobretodo en los vodeviles, siempre ha existido el personaje "mariquita", lo que ha potenciado que Arevalo tenga chistes durante años.

Personajes relevantes dentro de este mundillo como Noël Coward o Cole Porter han existido, sí. Aunque bien es cierto que la mayoría están, habitualmente, concentrados en los interpretes antes que en los productores y/o creadores. Mucha gente se sorprende de la condición heterosexual del compositor Jonathan Larson, autor del musical RENT, y más aún sabiendo que hablamos de RENT y no de cualquier otro musical. Que es un musical plenamente adscrito a la LGTB y servidor un auténtico devoto desde su primer encuentro con éste. Aunque claro, en cambio encuentras luego cosas como "Elegies for Angels, Punks and Raging Queens" e incluso la mayoría de repartos de las diversas producciones que se hacen son plenamente gays. Otra cosa es ya el exagerado estereotipamiento ""La Cage Aux Folles", aunque sea muy divertido a nivel musical e incluso con diversos chistes, a mi me cansa.

Otro detalle es curioso es que a partir de cierto año, cuando cayeron según que tabúes y ya pudieron empezar a abordarse según que temáticas más sexuales se ha acabado vinculando todo con el SIDA y todo tipo de drogadicciones, como los anteriormente citados y además, podemos añadir musicales como "Bare", ... y eso siempre sin obviar el ya clásico "Hedwig and the angry inch".

En temática más biográfica (Auto o no) salen cosas ya más explícitas como "A New Brain", de un compositor de teatro musical homosexual que requiere de una operación quirurgica cerebral y se obsesiona un poco bastante en aquello de dejar un legado. Reincidiendo con Cole Porter se rodó el filme "De-Lovely" que ya abordaba directamente su vida y hechos, cual Mesías cualquiera, vaya. Y volviendo al género más teatral, se encuentra "The Boy From Oz", acercamiento hacia la vida de Peter Allen, el primer marido de Liza Minelli, quienes estuvieron casados entre 1968 y 1974. El, murió de SIDA en 1992. Lo curioso del asunto es que la mayoría de acercamientos, obviando el The Rocky Horror Show, heterosexual confeso Richard O'Brien. Que se dejó embriagar demasiado por las locuras del glam-rock de la época que vivió.

Pero bueno, la cuestión es que la temática más queer no la encontramos hasta hace unos treinta años, cuando siempre se ha considerado un género plenamente marica, sobretodo desde la aparición en 1939 de "El Mago de Oz". Aunque la verdad es que nunca he pensado en ella como algo tan queer, bien supongo que Frank Baum tampoco lo pensó cuando lo improvisó en su día y menos aún cuando MGM la produció tambièn en 1939, el problema de las revisiones son que, después de unos cuantos años, todo el mundo empieza a sacar conclusiones en base a sus referencias y no a las del propio autor, si es que las tenía o es que simplemente le gustaba como sonaba el diálogo.

El cine musical siempre fue considerado como algo "familiar", en el teatro ya, depende. Pues iniciándose como vodeviles, que en su mayoría eran muy sexuales, el puritanismo predominaba y se dejaban a los críos en casa. Ahora bien, lo que bien parece es que desde siempre, el teatro ha sido un gran refugio a personas homosexuales, quizá por el hecho de estar siempre "interpretando" hizo que más de uno se salvará de la quema o algo muchísimo peor. Era algo que se sabia desde siempre, pero claro, tampoco se tenia especial consideración por los comediantes que se subían a las tablas. En cierta manera era una gran guerra fría.

En definitiva, ¿las causas reales para tal asociación? Dudo que jamás se sepan, quizá es solo un afán exhibicionista por parte de una parte de un colectivo o vaya-vd-a-saber-qué, pero es bien cierto que en su gran mayoría los interpretes o estudiantes, algo tienen que ver. No pasa igual con las féminas, en las que encuentras de todo. Pero claro, yo porque soy raro y en cierta forma, no puedo dar más que una opinión de un hetero, bien supongo que alguien que sea gay podrá dar mayores causas, pero siempre que voy a ver obras de amigos y demás, o más de uno en el reparto lo es o quién me acompaña lo es, ¿el porqué? Misterios de la vida, ¿me sirve para ligar? Ni mucho menos.

Por mi parte, les suscribo que se me pasen por una web que para mi siempre ha sido de referencia que es Musicals101, en el que hay un reportaje acerca de ello:
http://www.musicals101.com/ourlove.htm

senses or nonsenses said...

POn, nunca había pensado en Rambo como gay, jeje, pero Robocop tiene una lectura gay, lo juro, y Terminator2 siempre me pareció muy homoerótico, jajaja...
si alguna vez me pongo en plan crítico snob decídmelo. estoy totalmente de acuerdo con tu opinión sobre la crítica cinematográfica (en este país, en general, es así). por sentido del deber me ví todo tarkowski y casi todo wajda (más bien las dormí: ...a las 4 de la tarde, era después de comer, jo). todo cinéfilo ha tenido una época petarda de películas checoslovacas con subtítulos, pero se pasa con la edad. (...dónde esté 7 novias para 7 hermanos).
recuerdo en san sebastián todo el mundo pendiente de qué había dicho ángel fdez.santos (q era el gran pope hasta que falleció) antes de escribir su crítica. me gustan muy pocos. prefiero el análisis del texto cinematográfico en sí que la crítica, que funciona por modas como dices, y ahora incluso son sólo publicidad encubierta, hay que tener un cuidado.

Markcohen, aquí adoramos el eclecticismo. lo defendemos y lo practicamos... no ha sido fácil defender al mismo tiempo a Raphael y AC/DC, por ponerte dos ejemplos extremos, ...que yo no veo tan extremos. yo tb soy más de "conglomerado", jeje, ...que hemos tenido curiosidad por cosas muy distintas, nada más.
muchas gracias por la clase magistral sobre teatro musical, yo desde luego no puedo añadir gran cosa que sólo he visto Cabaret. me encantaría ver The boy from Oz, no sabía nada de su argumento. (!)
ya en cine, he leído muchos análisis de El Mago de Oz en ese sentido, cierto que son análisis a posteriori, pero tb es cierto que en 1939 no era posible un discurso más explícito. por esto me parecen muy interesantes las relecturas queer del cine clásico de hollywood. o una re-lectura feminista de algunas películas, muchas menos, porque no abundaban mujeres guionistas, y mucho menos directoras, pero siempre estaban george cukor y douglas sirk.
gracias por el link, me paso a verlo, y la información de Follies, que no tenía ref. alguna.

pon said...

Bueno, Terminator I y II son homoeróticos, heteroeróticos y todoeróticos. No puedo olvidar ese Chuache en bolas, jooooder!!!!!!!!!

A mi es que la flecha nuclear de Rambo siempre me ha parecido muy icono gay, no sé por qué. Y mira que el Stallone me da asquito.

El dia que tú te pongas snob se habrá descompuesto la blogosfera. Amos anda.

Justo said...

Encontrar a un hombre hétero amante del musical es más difícil que hallar una aguja en un pajar.

A mí me apasiona el cine musical -no así el espectáculo en teatro, tal como se viene haciendo-.

Algunas clásicas favoritas:

Levando anclas
Cita en St Louis
My fair lady
Un día en Nueva York
Hair
Fiebre del sábado noche
(si es que se considera un musical, quizá no lo sea)

Eso sí, Barbra me supera: yo soy de Liza

IF said...

Con Alex Karras: Bingo, y me consuela saber que no soy original, jeje!

Sobre el post de Markcohen, uno sólo puede quitarse el sombrero. Complementa a la perfección el artículo. ¡Yo también soy un fan de Rent, que vi 4 veces en el teatro en Barcelona y un par más en DVD!

JP said...

Mi musical preferido es "Cantando Bajo la lluvia ".
Hace algun tiempo ví " Erase una vez en Hollyhood " donde Fred y Astaire y Gene Kelly remomoraban toda esa época del cine.
Las canciones de Cole Porter y Lerner y Loewe y todos esos musicales son inolvidables .
Abrazo

PeterPsych said...

Hombre, a mi el cine musical, más que gay, me parece un peñazo insoportable que, no obstante, tiene un lado cómico. Siempre me he imaginado como sería la vida real si, de repente estás hablando con alguien y te responde cantando en plan I singing in the rain, jajaja. ¡Sería cachondo!

Francisco Joaquín Marro said...

Eso es como preguntar si Woody Allen es judío, jejejejejejejeje

Adriàn Mariscal said...

No creo que sea 100% efectivo estereotipar al gay con los musicales...seguro que habrà màs de uno al que no le gusten. Pero creo que en proporciones es una gran mayorìa la que se identifica, sueña y vive con los musicales.

Vaya video tan cachondòn!

cuitláhuac said...

Y rocky horror picture show?