Wednesday, July 18, 2007

Diálogo del Amargo de Lorca



El 18 de julio de 1936 significa para una de las españas la fecha de la traición del ejército contra la legalidad y la soberanía de un pueblo que había decidido romper con siglos de opresión. Este levantamiento militar puso fin a las libertades conquistadas durante la II República. Algo que quisiera recordar (no olvidar) mientras dure este viaje imposible. Y la muerte de Federico García Lorca al mes exacto de iniciarse la contienda, como símbolo del mayor genocidio (e innecesario) perpetrado nunca entre españoles.


(Una voz)
Amargo.
Las adelfas de mi patio.
Corazón de almendra amarga.
Amargo. (...)
(Ranas y grillos hacen la glorieta del estío andaluz. El Amargo camina con las manos en la cintura.)

Amargo:
Ay yayayay.
Yo le pregunté a la muerte.
Ay yayayay.

(...)

(El AMARGO está solo en medio de la carretera. Entorna sus grandes ojos verdes y se ciñe la chaqueta de pana alrededor del talle. Altas montañas le rodean. Su gran reloj de plata le suena oscuramente en el bolsillo a cada paso.)

(Un JINETE viene galopando por la carretera.)

Jinete: (Parando el caballo) ¡Buenas noches!
Amargo: A la paz de Dios.
Jinete: ¿Va usted a Granada?
Amargo: A Granada voy.
Jinete: Pues vamos juntos.
Amargo: Eso parece.
Jinete: ¿Por qué no monta en la grupa?
Amargo: Porque no me duelen los pies.
Jinete: Yo vengo de Málaga.
Amargo: Bueno.
Jinete: Allí están mis hermanos.
Amargo: (Displicente) ¿Cuántos?
Jinete: Son tres. Venden cuchillos. Ese es el negocio.
Amargo: De salud les sirva.
Jinete: De plata y de oro.
Amargo: Un cuchillo no tiene que ser más que cuchillo.
Jinete: Se equivoca.
Amargo: Gracias.
Jinete: Los cuchillos de oro se van solos al corazón. Los de plata cortan el cuello como una brizna de hierba.
Amargo: ¿No sirven para partir el pan?
Jinete: Los hombres parten el pan con las manos.
Amargo: ¡Es verdad!
(El caballo se inquieta.)
Jinete: ¡Caballo!
Amargo: Es la noche.
(El camino ondulante salomoniza la sombra del animal)
Jinete: ¿Quieres un cuchillo?
Amargo: No
Jinete: Mira que te lo regalo.
Amargo: Pero yo no lo acepto.
Jinete: No tendrás otra ocasión.
Amargo: ¿Quién sabe?
Jinete: Los otros cuchillos no sirven. Los otros cuchillos son blandos y se asustan de la sangre. Los que nosotros vendemos son fríos. ¿Entiendes? Entran buscando el sitio de más calor, y allí se paran.
(El Amargo se calla. Su mano derecha se le enfría como si agarrase un pedazo de oro.)
Jinete: ¡Qué hermoso cuchillo!
Amargo: ¿Vale mucho?
Jinete: Pero ¿no quieres éste?
(Saca un cuchillo de oro. La punta brilla como una llama de candil.)
Amargo: He dicho que no.
Jinete: ¡Muchacho, súbete conmigo!
Amargo: Todavía no estoy cansado.
(El caballo se vuelve a espantar.)
Jinete: (Tirando de las bridas) Pero ¡qué caballo este!
Amargo: Es lo oscuro.
(Pausa.)
Jinete: Como te iba diciendo, en Málaga están mis tres hermanos. ¡Qué manera de vender cuchillos! En la catedral compraron dos mil para adornar todos los altares y poner una corona a la torre. Muchos barcos escribieron en ellos sus nombres; los pescadores más humildes de la orilla del mar se alumbran de noche con el brillo que despiden sus hojas afiladas.
Amargo: ¡Es una hermosura!
Jinete: ¿Quién lo puede negar?
(La noche se espesa como un vino de cien años. La serpiente gorda del Sur abre sus ojos en la madrugada, y hay en los durmientes un deseo infinito de arrojarse por el balcón a la magia perversa del perfume y la lejanía.)
Amargo: Me parece que hemos perdido el camino.
Jinete: (Parando el caballo) ¿Sí?
Amargo: Con la conversación.
Jinete: ¿No son aquellas las luces de Granada?
Amargo: No sé.
Jinete: El mundo es muy grande.
Amargo: Como que está deshabitado.
Jinete: Tú lo estás diciendo.
Amargo: ¡Me da una desesperanza! ¡Ay yayayay!
Jinete: Porque llegas allí. ¿Qué haces?
Amargo: ¿Qué hago?
Jinete: Y si te estás en tu sitio, ¿para qué quieres estar?
Amargo: ¿Para qué?
Jinete: Yo monto este caballo y vendo cuchillos, pero si no lo hiciera, ¿qué pasaría?
Amargo: ¿Qué pasaría?
(Pausa.)
Jinete: Estamos llegando a Granada.
Amargo: ¿Es posible?
Jinete: Mira cómo relumbran los miradores.
Amargo: Si, ciertamente.
Jinete: Ahora no te negarás a montar conmigo.
Amargo: Espera un poco.
Jinete: ¡Vamos, sube! Sube de prisa. Es necesario llegar antes de que amanezca... Y toma este cuchillo. ¡Te lo regalo!
Amargo: ¡Ay yayayay!

(El JINETE ayuda al AMARGO. Los dos emprenden el camino de Granada. La sierra del fondo se cubre de cicutas y de ortigas)

CANCION DE LA MADRE DEL AMARGO
Texto completo.

14 comments:

Caronte said...

"Yo sé que mi perfil será tranquilo
en el musgo de un norte sin reflejo.
Mercurio de vigilia, casto espejo
donde se quiebra el pulso de mi estilo.

Que si la yedra y el frescor del hilo
fue la norma del cuerpo que yo dejo,
mi perfil en la arena será un viejo
silencio sin rubor de cocodrilo.

Y aunque nunca tendrá sabor de llama
mi lengua de palomas ateridas
sino desierto gusto de retama,

libre signo de normas oprimidas
seré en el cuerpo de la yerta rama
y en el sinfín de dalias doloridas. "

F.G.L.

VIVA LA REPÚBLICA

1 abrazo

Vulcano Lover said...

La oscuridad del destino, y la hoja de plata de la fatalidad fría y magnética, sesgando el sueño, atravesando el tiempo... Demoledor, como tantas palabras de Lorca... qué habría sido de él sino le hubieran arrebatado la vida con una bala de cobre... Las palabras no se borraron, no... pero quedaron teñidas de sangre negra para siempre. Sangre negra y espesa que se hizo espejo donde labrar la selva oscura del alma humana...

Alfredo said...

No olvidar (recordar) es seguramente la única manera de conseguir que aquello no re repita nunca. La memoria (histórica o personal e intransferible) prevalecerá a pesar de modernos revisionismos.

Mariluz Barrera González said...

La memoria, eso es lo que el hombre no usa querido sens, sin la memoria no hay conciencia, sin la memoria no hay responsabilidad, sin la memoria... no hay humanidad.

Un beso con memoria.

CRISTINA said...

Recuerdo a García Lorca. Recuerdo a Miguel Hernández al que le hicieron algo peor que matarlo: lo encarcelaron, torturaron y lo dejaron morir enfermo, poco a poco, en la cárcel.
Recuerdo lo que me contaban mis abuelas de cómo en la familia unos habían sido fusilados, otros detenidos y apaleados, otros obligados a huir...
Gracias Sens por contribuir a recordar, a no olvidar. Gracias de corazón.

Muegano. said...

"Pero la Guardia Civil avanza sembrando hogueras donde jóven y desnuda la imaginación se quema"... ufff! Lorca es mágico, trágico que se lo hayan llevado tan pronto...

el chico de la chaqueta azul said...

Este texto de Lorca ejerce sobre mí una extraña fascinación, igual que el romance donde aparece por primera vez la figura del Amargo. Hipnótico, sugerente, cuasi erótico, muy homoerótico...Maravilloso..un abrazo

Nosotras mismas said...

Marvilloso poeta.

Cuanto daño está haciendo la ESO que los semi adolescentes tan siquiera escuchan hablar de él.

Saludos.

iñaki bi_arte said...

ahí sigo, fijandome en todos los detalles de BCN y hasta en lo que no se suele ver...
me encanto el post anterior. asi tuve la oportunidad de ver dark roon, un corto genial. gracias por descubrirmelo!

sinuhe said...

EL SER HUMANO TENEMOS LA EXTRAÑA FACULTAD DE CREAR Y DESTRUIR LO BELLO, LLEVAR A ALGUIEN AL OLIMPO O ESTRELLARLO CONTRA EL SUELO.

MEMORIA PERMANENTE PARA APRENDER DE LOS ERRORES, PERO ME TEMO QUE TROPEZAMOS MIL VECES EN LA MISMA PIEDRA.

GRACIAS POR MOSTRARME TU CASA, ES MUY INTERESANTE

Alejandro Breck said...

excelnte, gracias por compartir ese diálogo. Gracias, Lorca por dejarnos esas palabras q como dicen arriba no murieron con las balas.

que nunca mas se repita...

suerte y un abrazo desde México.

pe-jota said...

Parece un dialogo premonitorio, una triste languidez se ha apoderado de mi al leer este fragmento, fragmento de muerte.
Se perdió tanto, tanto que no hemos vuelto a recuperar, tanto quedó sumido en el olvido, el mundo se paró y el reloj retrocedió, la sinrazón cual Saturno devoró a sus hijos.
18 de julio día de infausta memoria, que no debemos olvidar

pon said...

Y desde hace 15 dias aparecía Madrid empapelado de carteles: "Falange Española: si hace falta ¡Volveremos a pasar!".

Es increíble.
Tantas cosas se obvian, tantas metimos en el baúl para seguir adelante y ahora parece que no han ocurrido. Algún día pagaremos el precio, este es el país más desmemoriado históricamente del mundo. Así nos va.

Lorca siempre me pone lágrimas en los ojos. Entre la belleza, el dolor y la tristeza me mata.
Saluditos.

Senses & Nonsenses said...

mi guerra civil tb es la de mis abuelos: el bisabuelo fusilado, el racionamiento y el estraperlo, y sobre todo el miedo a seguir hablando de ciertas cosas (aún después de haber muerto franco).
gracias a todos por recordar (no olvidar)...

...y Lorca como símbolo de aquella barbarie. a Lorca no le mataron las balas, sus palabras, su leyenda... sigue vivo en nosotros.

besos