Tuesday, May 30, 2006

La tregua

La absurda cotidianeidad me obliga a una tregua forzosa.
Este es un fragmento de uno de mis libros favoritos.


Es evidente que Dios me concedió un destino oscuro. Ni siquiera cruel. Simplemente oscuro. Es evidente que me concedió una tregua. Al principio, me resistí a creer que eso pudiera ser la felicidad. Me resistí con todas mis fuerzas, después me di por vencido y lo creí. Pero no era la felicidad, era sólo una tregua. Ahora estoy otra vez metido en mi destino. Y es más oscuro que antes, mucho más.
La tregua de Mario Benedetti

1 comment:

Andercismo said...

Gracias por tu comentario en mi blog, si bien le dedico mucho tiempo y trato de ser lo mas objetivoposible sin ir en contra de mis creencias e ideologia, me parece que tu blog es bastante profundo, algo que quizas yo no podria hacer, esa frase en este post "La absurda cotidianeidad me obliga a una tregua forzosa", es tan profundo y me identifico tanto, en fin leere el libro y claro te seguire leyendo.