Friday, October 08, 2010

El cuerpo HOMO erótico en los 50


es que... esta noche me duele la cabeza


¿otra veeez?


¡¡¡...?...!!!

«Creo que la razón primordial por la que existimos, por la que vivimos en este mundo, es el descubrimiento»
James Dean


Si algo debemos agradecer al ejército norteamericano es el cambio cultural que se produjo respecto al cuerpo masculino después de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas armadas, en un intento desesperado por mantener su tropa y animar a otros a reclutarse, empezaron a promover la publicación de fotos de marines atléticos y saludables (de raza blanca); en revistas como Life y similares se mostraban soldados sin camisa o en bañador, luciendo cuerpos musculados. Nace el pin-up masculino. Desde entonces, la cultura popular a través de la publicidad, la música, y particularmente a través del Cine, ha ido construyendo una imagen consciente de “lo masculino”. Y Hollywood impuso ese ideal al mundo: un hombre fuerte, viril e íntegro. Frente a los códigos del “macho”, p.e. “el vaquero” Wayne, “el duro” Bogart, o “el héroe” Cooper, aparece un joven de su tiempo, con nuevos valores e ideales, rebelde pero sensible, en lucha consigo mismo y contra el sistema. Los actores que surgen durante la década de los 50, además de guapos guapísimos, destacan por su formación teatral, todos ellos pasaron por el Actor's Studio. Marlon Brando, James Dean, Montgomery Clift y Paul Newman: son los antihéroes del cine moderno, y ayudaron a toda una generación a eliminar algunos tabués de la sociedad de su época.
Dentro de este contexto, me gustaría subrayar en este post el entusiasmo con el que gays (las lesbianas aún eran invisibles) se apropiaban de la mínima referencia a la homosexualidad en la pantalla, por muy ambigua que sea, aunque venga de un personaje de reparto y esté muy muy escondida. Y hoy seguimos haciéndolo, al menos con el cine clásico. Me centraré en estos ejemplos, porque puedo terminar hablando del vaquero de Marlboro o, de Schwarzzie y su Terminator.

* * * * *



Rebelde sin causa (Elia Kazan, 1955)

Sal Mineo, igual que en la vida real, era "amigo" de Dean más allá de la admiración, del mismo modo que Platón le idolatraba en Rebelde sin causa. Jimmy era como su protector. En su primer encuentro en la comisaría le dice: «¿Quiéres mi chaqueta?, ¿está calentita?». La ausencia de una figura paterna camufla un deseo homosexual, patente en las miradas constantes que le lanza. «¿Quiéres venir a mi casa? Estoy solo. Podríamos charlar, desayunar. ...como hacía con mi padre. ¡Ojalá hubieras sido tú mi padre!». Natalie Wood también repara en ello: «Deberías haberle escuchado, hablaba de ti como si fueras el héroe del Mar de China».
En la última escena Jim le sube la cremallera de su chaqueta porque Platón siempre tenía frío... Sal Mineo repite el mismo rol en Crime in the streets, pero esta vez su objeto de deseo es John Casavettes, a quien tampoco puede evitar mirar fascinado. Es muy interesante también el rol de Mark Rydell, director de La Rosa y En el estanque dorado, aunque no se dice que sea homosexual, su personaje es muy amanerado; y un sádico en sus actos, pero esto daría para otro post.


Crime in the streets (Don Siegel, 1956)




«Su homosexualidad
era algo más que James tenía que llevar consigo desde niño,
no lo gritaba a los cuatro vientos, ni sentía vergüenza por ello,
pero nunca lo dijo en público, solo lo sabían sus amigos más íntimos,
las personas con las que convivió o trabajó,
y la disfrazaba con un cinismo festivo»
Elizabeth Taylor
«Lo único que Monty deseaba
era que representáramos todo el día Té y Simpatía»


Un lugar en el sol (George Stevens, 1951).

«No soy ni un joven rebelde, ni un viejo rebelde, ni siquiera un rebelde cansado, sino simplemente un actor que trata de hacer su trabajo con el máximo de convicción y sinceridad»
Monty

Montgomery Clift fue el más atormentado de todos ellos por su sexualidad, tanto que nunca pudo ser feliz en su vida personal. Al contrario que sus compañeros poseía una educación exquisita. Al morir su madre, empezó a salir con mujeres mayores buscando protección femenina, pero siempre tuvo amantes masculinos más o menos duraderos. El miedo a reconocer su homosexualidad le hizo sufrir toda la vida, la no-aceptación fue el origen de muchos de sus problemas: una excesiva afición al alcohol, los fármacos y otras drogas, un trágico accidente que le desfiguró la cara, estuvo a punto de morir en un incendio, y poco después fallecía de un ataque al corazón con 45 años. Con su buena amiga Liz Taylor sólo mantuvo una relación materno-filial, a pesar de que ella tenía 17 y él casi 30 cuando se conocieron. Gracias a ella pudo incorporarse al rodaje de El árbol de la vida, y consiguió imponerle en los repartos de De repente, el útimo verano y Reflejos en un ojo dorado, que finalmente interpretó Brando al fallecer Monty.
Y protagoniza una de las escenas homoeróticas más famosas del Western en Río Rojo de Howard Hawks. Durante el rodaje sufrió las burlas de John Wayne y Walter Brennan ("demasiado" educado para ellos, tampoco Monty soportaba sus rudos modales ni su conservadurismo). Solamente John Ireland parecía ocuparse de él.


Río Rojo (Howard Hawks, 1948)
Cherry (John Ireland): Es una pistola muy bonita esa que llevas, ¿puedo verla?...
Matt (Montgomery Clift se extraña con la proposición, se rasca la nariz, mete la mano en la funda, saca el arma, y se la pone en su mano).
Cherry: A lo mejor te gustaría ver la mía.
(Intercambian sus armas. Matt no parece prestar mucha atención a la pistola de su compañero, pero Cherry alaba su revólver).
Cherry: Bonita, muy bonita... Sólo hay dos cosas más hermosas que un arma: un reloj suizo y una mujer ...no importa de dónde. ¿Alguna vez has tenido un buen reloj suizo?
Matt no contesta. Empiezan a disparar sobre unas latas vacías.
Ambos elogian la puntería del otro:


Cherry: Sí, ahora sé quien eres. Eres Matthew Garth, ¿verdad?
Matt: Sí, así es.
C.: Eres tan bueno como dicen que eres. Quizás tan bueno como yo.
M.: Yo dejaría espacio para un tercero.
C.: ¿Sí? ¿Quién? ¿Es tan bueno?
M.: Dunson. Él me enseñó.


* * * * *

«La gente me decía que me comportaba como Brando incluso antes de saber quien era Brando. No me molesta la comparación, pero tampoco me halaga»
James Dean














Un tranvía llamado deseo (Elia Kazan, 1951)

Marlon Brando aúna en sí mismo varios iconos culturales, la camiseta sudada, la mantequilla y la chaqueta de cuero, un elemento más que indispensable en el uniforme de los leathers.






















Johnny,

I love you


Siempre había sospechado que había algo homoerótico en la brutal rivalidad entre los personajes de Johnny (Marlon Brando) y Chino (Lee Marvin) en El Salvaje. ¡Esa violencia! no es normal! El look de Brando sigue vigente como arquetipo gay, muy recurrente en particular en el ambiente leather. Me ha costado encontrar información sobre ello. Pero tenía razón.
http://www.filmforno.com/ The Wild One.


El Salvaje (László Benedek, 1953)





Picnic (Joshua Logan, 1955)

El pecho desnudo de William Holden fue un enorme escándalo cuando se estrenó Picnic en Estados Unidos. Los subtextos gays de las películas de Charlton Heston le sacaban de quicio. No entendía nada.


Ben-Hur (William Wyler, 1959)



Ostras y Caracoles...








Spartacus (Stanley Kubrick, 1960)

Craso (Laurence Olivier):
¿Robas, Antonino?

Antonino (Tony Curtis):
No, Amo.

— ¿Mientes?
— No, si puedo evitarlo.
— ¿Has deshonrado alguna vez a los dioses?
— No, Amo.
— ¿Te reprimes de todo vicio para respetar las virtudes morales?
— Sí, Amo.
— ¿Comes ostras?
— Cuando las tengo, Amo.
— ¿Comes caracoles?
— No, Amo.
— ¿Consideras moral comer ostras e inmoral comer caracoles?
— No, Amo. Claro que no.
— Cuestión de gustos, ¿no?
— Sí, Amo.
— Y el gusto no es lo mismo que el apetito, y por tanto no se trata de una cuestión de moralidad, ¿no es así?
— Podría verse de esa manera, Amo.
— Es suficiente. Mi toga, Antonino.
Mi gusto incluye... tanto los caracoles como las ostras.


Tony Curtis falleció el pasado 29 de septiembre. En Trapecio estaba mono, pero me van más tipo Burt Lancaster. Al lado de Kirk Douglas pasa desapercibido en Espartaco y Los Vikingos. Mi favorita de las suyas es Con faldas y a lo loco, pero aquí también me quedo con Jack Lemmon. Un día después moría Arthur Penn: El zurdo, El milagro de Ana Sullivan, La jauría humana o Bonnie & Clyde. Uno de los Grandes.



El zurdo (Arthur Penn, 1958)

Hay dos films de Arthur Penn que sirven para este análisis: El zurdo es un extraño western que muestra a un ambiguo Billy el Niño, un adolescente inadaptado que acabará como criminal. Paul Newman vino a llenar el hueco dejado por las prematuras muertes de Monty Clift y Jimmy Dean. Citar también La gata sobre el tejado de zinc, donde volvía a interpretar a un joven homosexual de un modo mucho más explícito.

Y Bonnie and Clyde. Fue Warren Beaty quien le propuso a Penn la reconstrucción de la biografía de los famosos atracadores Bonnie Parker y Clyde Barrow. En este film la homosexualidad es sustituida por la impotencia. Sea como fuere, Bonnie sin poder llevárselo a la cama... Como ya hiciera en El zurdo, muestra tan sólo unos personajes que son el reflejo de la sociedad en la que viven.





* * * * *

El caso Wilson.
(Continuará...)
* * * * *


YO QUIERO SER UN MACHO MAN: La representación camp de la masculinidad en la identidad gay-leather. Alfonso Ceballos Muñoz.
Bob and the Beefcake Boys. Hunk du jour.
http://elsolonline.com/ Rock Hudson: el príncipe valiente.
Montgomery Clift: la homosexualidad como una losa. Joaquín de las Heras.

18 comments:

Uno said...

Cuanto subterfugio y cuánto había que afinar para pillar el mensaje.

Ese aire de clandestinidad, ese hablar para "entendidos", con todo el horror que supone, tenía su morbo.

Otra vez me dejas anonadado.Apabullante selección. Perfecta. ¿Quizá Anthony Perkins?

Rocío said...

Qué gozada estética de blog tienes! Es una suerte haberlo encontrado pues estoy disfrutando mucho leyéndolo.
Un saludo.

erva_cidreira said...

¡Excelente entrada !

Y aquí algo más:
The Celluloid Closet
http://www.dailymotion.com/video/x4ewly_the-celluloid-closet-1-5_shortfilms
etc

Un Abrazo

pe-jota said...

Dos vías, dos líneas paralelas de nueva masculinidad, desde el sensible y dulce Sal Mineo a la masculinidad apolínea de Paul Newman o la pura testosterona de William Holden.

calamarin said...

Super post, que bien hecho... que chulo, una maravilla!!

Xim said...

Pues vaya repaso, lo has bordado a la perfección, algunos de los datos ya los conocía, otros no, pero vamos, que muy bien...

Plas,Plas,Plas,Kss

X

theodore said...

Estupendo repaso, también me he estado acordando de "El Celuloide Oculto". Deseandito me tienes de leer la continuación. Ay... cuánto mariconeo había en Hollywood. Y cuánto marilendrismo :-)

Besote.

pon said...

Y a mi que Centauros del desierto me ha parecido siempre el western más gay del mundo mundial.

Entre este post y el anterior, me mareo. Me quedo con Brando en todas sus formas, épocas, pelis y de principio a fin, hasta hecho un tonel. Newman en guapura masculina, Clive Owen igual....Monty y sus torturada mirada, McQueen.....me estoy volviendo a marear.....en voz baja, Terminator......

También el Heston sacaba torso sin ton ni son.

Vulcano Lover said...

A mí antes me parecía muchísimo más realmente buscado todo ese homoerotismo. Con la distancia lo veo más normal, más natural, menos rebuscado. No era declarado, pero creo que era menos retorcido de lo que hemos imaginado.

El Deme said...

Hasta que llegó Brokeback Mountain y puso los puntos sobre las íes. Que ya está bien, hombre, que ya está bien de darle vueltas y vueltas a algo tan simple como es una amistad masculina apasionada. Desde que la vida es vida.

Justo said...

Me gustaría que Sal Mineo estuviera más reivindicado. Terenci Moix hizo lo posible, pero..

(Me he quedado anonadado por lo que dice Pon de los Centauros. No es que lo niegue, pero le doy vueltas y no se me ocurre..).

senses and nonsenses said...

ya está bien, sí, pero Brokeback Mountain es sólo el principio, no puede ser la meta final. aunque casi prefiero el simbolismo de antaño que la obligada cuota actual de "personaje gay" por exigencias del guión.

a mí no me parece nada rebuscado. hollywood era el sitio del mundo donde había más gays por metro cuadrado: actores, guionistas, directores... la cosa es que se utilizaban subterfugios para colársela al estricto código Hays (la censura americana).
tb he oído hablar de subtextos gays en Perdición de wilder, de edward g.robinson hacia fred mcmurray, y en El enemigo público N1, de james cagney hacia su joven compañero. pero en éstas me parece que hay que cogerlo con pinzas.

tpc lo había pensado nunca con Centauros del desierto, pero la próxima vez la veré con una nueva perspectiva. te lo juro!
hasta hoy, Jeffrey Hunter es lo más gay que veía en la película.

que junto a Anthony Perkins, y otros, completarán este post: que son los beefcakes: t.donahue, t.hunter, y otros rubios sosaínas, que les dolía la cara de ser tan guapos, pero como actores ...bastante vacíos. los forracarpetas de hoy. desde luego, en otra galaxia que Brando, Monty o Newman.
Rock Hudson es la excepción en este grupo. pudo pasar de beefcake a ser el protagonista de grandes films con grandes directores como Sirk, Hawks, g.stevens, o r.mulligan.

sip, El Celuloide Oculto es una fuente fundamental. para encontrar subtextos gays.
creo que tb existe un doc. que recoge escenas de películas de rock hudson, montadas en torno a esta misma idea.

Rocío, bienvenida. y gracias.
gracias a todos.

guillo said...

genio que buen recorrido por estas peliculas y personajes inolvidables en mi vida gracias guillo

CRISTINA said...

oh cielossssssss...qué repaso!!!

Leí el otro día tu post, hoy otra vez...habrá una tercera, porque esto da para mucho disfrute.

Y con un poquito ma´s de tiempo leeré también los comentarios otro día.

Un gusto leerte siempre Senses. Mil besos

Merlín Púrpura said...

Felicitaciones!
Qué bello post, claro, documentado, objetivo, con excelentes referencias y muy ilustrativo.
¡Vaya periodista investigador!

Abrazos mágicos y púrpuras.

AntWaters said...

guaaaau. Estás documentado, ehhhh; no sé, maancantado, qué de cosas que yo no he visto.

Me gusta el saber de formas en que se decía cuando no se podía decir; "¿quieres mi chaqueta?", snif, snif y las referencias paternas cuando... amos, Lobito ya me ha cumplido 40 y, amos, es inevitable asociarlo, cuando me hace sentir seguro y :):)

Bueno, que espero que estés tan bien como se te ve la cabeza.

besos

Maribel said...

Felicidades por este post Senses, me ha fascinado el recorrido de todos estos actores, y tus comentarios son un lujo.
Un beso violeta,
Maribel

Mª Trinidad said...

FANTÁSTICO POST, ME HA ENCANTADO DE PRINCIPIO HASTA EL FINAL...GRACIAS UN ABRAZO...